Universidad de Cuenca fortalece la investigación

El Plan de Aprovechamiento y Control del Agua, en la provincia de Los Ríos-PACALORI, entregado hace varios días por la Universidad de Cuenca a la Senagua, es una muestra de los resultados de la investigación que realiza la institución.
PROMAS ejecutó la consultoría de un Plan de Aprovechamiento y Control del Agua en la provincia de Los Ríos, con investigación aplicada. Cortesía PROMAS

Este trabajo incluyó el esfuerzo de 40 estudiantes que desarrollaron su tesis, docentes de 10 áreas de diferentes especialidades, implementación tecnológica que permitió la elaboración de siete modelos de optimización de obras hidráulicas, 13 presas de tierras y 50 kilómetros de túneles de suelo.

Esta consultoría que inició en el 2012 está basada en la investigación aplicada, además, ha generado la publicación de varios artículos internacionales en el área de geotecnia e hidráulica.

Pero este es solo un ejemplo de los proyectos de investigación que realiza el Alma Máter, que busca convertirse en un centro que permita dar solución a problemas reales existentes en la provincia, en la región y en el país.

Presupuesto

Pablo Vanegas, rector de la universidad, indicó que, en la actualidad, cuentan con un presupuesto que bordea los 10 millones de dólares para desarrollo de investigación.

Recordó que este año realizaron una convocatoria a través de la Dirección de Investigación de la Universidad de Cuenca, DIUC, que entrega entre 30.000 y 40.000 dólares por proyectos, cada uno de los cuales fue seleccionado con evaluadores externos.

La Universidad de Cuenca ha destinado 2’400.000 dólares para cubrir nuevos proyectos de investigación y otros que están en marcha.
De estos últimos, Vanegas mencionó a los que habían sido financiado por VLIR-UOS durante 10 años y cuyo compromiso terminó en el 2016. La idea es que entre 2017 y 2018 esos trabajos vayan teniendo sostenibilidad en el tiempo.

También existen proyectos que tienen apoyo externo como de la Red Nacional de Investigación y Educación del Ecuador, Red Cedia, institución financiada por varias universidades. Otros proyectos en marcha reciben también recursos de la Senescyt.

El Rector mencionó que, adicionalmente, invierten alrededor de siete millones de dólares para pago de docentes titulares y ocasionales que cubren horas de investigación.

A5

La universidad busca convertirse en un espacio que a través de la investigación, aporte con soluciones a la sociedad.

Aplicación

El campo de la investigación es amplio, algunas siguen manteniendo la hegemonía en el área de recursos hídricos, tanto en investigación como de consultoría especializada, “estos recursos hídricos son los que reciben recursos de la Senescyt y de la universidad”, recalcó Vanegas.

Algunos son de alcance nacional como el entregado por el Programa para el Manejo del Agua y del Suelo, PROMAS, por un monto de ocho millones de dólares.

Felipe Cisneros, docente de la Universidad y director de PROMAS, indicó que desarrollar la consultoría de PACALORI les permitió generar utilidades que se transformaron en beneficio para la academia porque se dotó de equipos de última tecnología, que fue de la mano con la capacitación al personal.

Uno de los resultados permitió que la universidad obtenga la primera patente tras una investigación realizada por la docente Adriana Orellana, quien halló propiedades anticonvulsivas en la cúrcuma.

Existen otros proyectos más pequeños en el área de la comunicación, en el tratamiento de imágenes, en sexualidad humana, ciudad patrimonio, calidad de agua y otras.

Acercamientos

Vanegas resaltó el aporte que la universidad busca dar a la sociedad cuencana, del Azuay y de la región, y por tanto, que es importante la vinculación con los sectores productivos.

Detalló que, dentro del presupuesto que maneja la DIUC, se encuentra el apoyo financiero a proyectos que ya cuentan con recursos, es decir, si tienen financiamiento por una empresa, fábrica o industria, la universidad entrega una contraparte.

Aseguró que cuentan con una iniciativa para definir la creación del primer Centro de Innovación y Emprendimiento de la universidad, que se convertirá en un espacio donde confluyan varios actores de la sociedad.

“Será el inicio de lo que nosotros esperamos. Que permita la construcción de una sociedad basada en el conocimiento, que no solo es responsabilidad de la universidad, sino del municipio, de la prefectura, de los sectores productivos, de las empresas públicas y privadas”, recalcó.

El objetivo es depender menos de la producción primaria a tener productos y servicios con un valor agregado, “contribuir con este nuevo modelo de sociedad, una sociedad que basa su desarrollo en el conocimiento”.

Para Jaime Moreno, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, es fundamental la vinculación entre la universidad y la academia “para poder generar una nueva economía sustentable, que sea de largo plazo, que observe la realidad material que posee el cantón y la provincia”.

Este acercamiento, según Moreno, permitirá dar apoyo a los sectores ya existentes y generar nuevos sectores de producción, “que sí tenemos, que pueda generar la riqueza pública y privada, cuánto más fuentes de empleo”.

Concuerda con Vanegas al resaltar que es importante el diálogo, “Cuenca ha tenido algo que se está olvidando y que se debe retomar: la capacidad, responsbilidad de sentarse diferentes sectores, académico, público y privado para tratar temas comunes”, concluyó Moreno.

A5F

Los estudiantes de la Universidad de Cuenca forman parte los proyectos de investigación, como los que realizan Llactalab. Miguel Arévalo | El Tiempo

 Apoyo

Aunque tienen los recursos y la capacidad, Vanegas aseguró que se necesita la transferencia de recursos y una estructura que le dé fuerza a la investigación, pues esta todavía está bajo la tutela de las facultades. Reconoce el aporte que dan, pero hace falta que tengan autonomía administrativa, financiera “que permitan agilizar los proceso de investigación”.

Cree profundamente en la investigación aplicada, que solucione problemas de la sociedad.
“Esa es la visión: Acercarnos mucho más a los sectores sociales, productivos de la ciudad y de la región”, concluyó. (CMR) (I)

Cuenca.

Universidad de Cuenca fortalece la investigación

PROMAS ejecutó la consultoría de un Plan de Aprovechamiento y Control del Agua en la provincia de Los Ríos, con investigación aplicada. Cortesía PROMAS

Este trabajo incluyó el esfuerzo de 40 estudiantes que desarrollaron su tesis, docentes de 10 áreas de diferentes especialidades, implementación tecnológica que permitió la elaboración de siete modelos de optimización de obras hidráulicas, 13 presas de tierras y 50 kilómetros de túneles de suelo.

Esta consultoría que inició en el 2012 está basada en la investigación aplicada, además, ha generado la publicación de varios artículos internacionales en el área de geotecnia e hidráulica.

Pero este es solo un ejemplo de los proyectos de investigación que realiza el Alma Máter, que busca convertirse en un centro que permita dar solución a problemas reales existentes en la provincia, en la región y en el país.

Presupuesto

Pablo Vanegas, rector de la universidad, indicó que, en la actualidad, cuentan con un presupuesto que bordea los 10 millones de dólares para desarrollo de investigación.

Recordó que este año realizaron una convocatoria a través de la Dirección de Investigación de la Universidad de Cuenca, DIUC, que entrega entre 30.000 y 40.000 dólares por proyectos, cada uno de los cuales fue seleccionado con evaluadores externos.

La Universidad de Cuenca ha destinado 2’400.000 dólares para cubrir nuevos proyectos de investigación y otros que están en marcha.
De estos últimos, Vanegas mencionó a los que habían sido financiado por VLIR-UOS durante 10 años y cuyo compromiso terminó en el 2016. La idea es que entre 2017 y 2018 esos trabajos vayan teniendo sostenibilidad en el tiempo.

También existen proyectos que tienen apoyo externo como de la Red Nacional de Investigación y Educación del Ecuador, Red Cedia, institución financiada por varias universidades. Otros proyectos en marcha reciben también recursos de la Senescyt.

El Rector mencionó que, adicionalmente, invierten alrededor de siete millones de dólares para pago de docentes titulares y ocasionales que cubren horas de investigación.

A5

La universidad busca convertirse en un espacio que a través de la investigación, aporte con soluciones a la sociedad.

Aplicación

El campo de la investigación es amplio, algunas siguen manteniendo la hegemonía en el área de recursos hídricos, tanto en investigación como de consultoría especializada, “estos recursos hídricos son los que reciben recursos de la Senescyt y de la universidad”, recalcó Vanegas.

Algunos son de alcance nacional como el entregado por el Programa para el Manejo del Agua y del Suelo, PROMAS, por un monto de ocho millones de dólares.

Felipe Cisneros, docente de la Universidad y director de PROMAS, indicó que desarrollar la consultoría de PACALORI les permitió generar utilidades que se transformaron en beneficio para la academia porque se dotó de equipos de última tecnología, que fue de la mano con la capacitación al personal.

Uno de los resultados permitió que la universidad obtenga la primera patente tras una investigación realizada por la docente Adriana Orellana, quien halló propiedades anticonvulsivas en la cúrcuma.

Existen otros proyectos más pequeños en el área de la comunicación, en el tratamiento de imágenes, en sexualidad humana, ciudad patrimonio, calidad de agua y otras.

Acercamientos

Vanegas resaltó el aporte que la universidad busca dar a la sociedad cuencana, del Azuay y de la región, y por tanto, que es importante la vinculación con los sectores productivos.

Detalló que, dentro del presupuesto que maneja la DIUC, se encuentra el apoyo financiero a proyectos que ya cuentan con recursos, es decir, si tienen financiamiento por una empresa, fábrica o industria, la universidad entrega una contraparte.

Aseguró que cuentan con una iniciativa para definir la creación del primer Centro de Innovación y Emprendimiento de la universidad, que se convertirá en un espacio donde confluyan varios actores de la sociedad.

“Será el inicio de lo que nosotros esperamos. Que permita la construcción de una sociedad basada en el conocimiento, que no solo es responsabilidad de la universidad, sino del municipio, de la prefectura, de los sectores productivos, de las empresas públicas y privadas”, recalcó.

El objetivo es depender menos de la producción primaria a tener productos y servicios con un valor agregado, “contribuir con este nuevo modelo de sociedad, una sociedad que basa su desarrollo en el conocimiento”.

Para Jaime Moreno, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, es fundamental la vinculación entre la universidad y la academia “para poder generar una nueva economía sustentable, que sea de largo plazo, que observe la realidad material que posee el cantón y la provincia”.

Este acercamiento, según Moreno, permitirá dar apoyo a los sectores ya existentes y generar nuevos sectores de producción, “que sí tenemos, que pueda generar la riqueza pública y privada, cuánto más fuentes de empleo”.

Concuerda con Vanegas al resaltar que es importante el diálogo, “Cuenca ha tenido algo que se está olvidando y que se debe retomar: la capacidad, responsbilidad de sentarse diferentes sectores, académico, público y privado para tratar temas comunes”, concluyó Moreno.

A5F

Los estudiantes de la Universidad de Cuenca forman parte los proyectos de investigación, como los que realizan Llactalab. Miguel Arévalo | El Tiempo

 Apoyo

Aunque tienen los recursos y la capacidad, Vanegas aseguró que se necesita la transferencia de recursos y una estructura que le dé fuerza a la investigación, pues esta todavía está bajo la tutela de las facultades. Reconoce el aporte que dan, pero hace falta que tengan autonomía administrativa, financiera “que permitan agilizar los proceso de investigación”.

Cree profundamente en la investigación aplicada, que solucione problemas de la sociedad.
“Esa es la visión: Acercarnos mucho más a los sectores sociales, productivos de la ciudad y de la región”, concluyó. (CMR) (I)

Cuenca.