Matilde Hidalgo y los cimientos del voto femenino

El voto femenino fue la piedra angular en el ingreso formal de las mujeres a la vida política. En el último proceso electoral del país un total de 5.427.261 de mujeres estuvieron habilitadas para ejercer su derecho al voto
Este año, más de cinco millones de mujeres ejercieron su derecho al votar. En el país representan más de la mitad de los votantes. Diego Cáceres I EL TIEMPO


Fue la lojana Matilde Hidalgo de Procel, quien hace 93 años, un 10 de mayo de 1924 marcó un hito en la historia del país y Latinoamérica, convirtiéndose en la primera mujer en ejercer el derecho al voto; ella hizo posible que en la actualidad más de la mitad de la población que goce de este derecho.


La directora de la Cátedra Abierta de la Historia de Cuenca y su Región de la Universidad de Cuenca, Ana Luz Borrero,  relató que a través de  Matilde Hidalgo de Procel, Ecuador se convierte  en el primer país que concede el voto a las mujeres.  Borrero la describe como una mujer “luchadora, innovadora, que demostró su interés por lo profesional y lo público”.


La Catedrática señaló que el 2 de mayo de 1924, Matilde Hidalgo de Procel se registró en Machala para poder sufragar en las elecciones. Un día como hoy, hace 93 años ejerció su derecho a voto. “Este hecho levantó una consulta al Consejo de Estado el cual emitió un dictamen que consagró el derecho a votar y ser elegida por parte de la mujer”, señala el artículo de Mercedes Prieto y Ana María Goetschel, El sufragio femenino en Ecuador.
Pues en la Constitución de la época, afirma Borrero, en el artículo 13 decía que para ejercer el derecho al voto, el ciudadano debía ser mayor de edad y tenía que saber leer y escribir; no distinguía el sexo, por lo que Matilde cumplía constitucionalmente con los requisitos.


Ahora, las ecuatorianas nacen ya con el derecho a votar, de hecho, la Constitución del 2008 señala en su artículo 61: “Las ecuatorianas y ecuatorianos gozan del derecho de elegir y ser elegidos”.
Para el periodo 2017-2021 un total de 47 mujeres estarán conformando la Asamblea Nacional de los 137 puestos que existen. En el 2013 Gabriela Rivadeneira se convirtió en la primera presidenta de la Asamblea, acompañada de dos mujeres como vicepresidentas, Rosana Alvarado y Marcela Aguiñaga.

Logros
La lucha de Matilde Hidalgo de Procel por hacer historia en el país y en Latinoamérica, inicia a muy temprana edad.  Apoyada por su familia, cuenta Borrero, logra ingresar al colegio Bernardo Valdivieso de Loja, que era una institución solo para varones, culmina el bachillerato y es la Universidad de Cuenca en donde le abren las puertas para obtener su título de Licenciado en Medicina.
Borrero señaló que el título obedecía a la época, ya que era una carrera que solo admitía varones.


Posteriormente, la Universidad Central del Ecuador en Quito, le da la posibilidad de estudiar su doctorado, siendo la primera mujer médica en el país.
“Se dice que es la primera en acceder a un cargo de elección popular, que vendría a ser como una vicealcalde. Ella no solo accede al voto, sino que accede al derecho de ser elegida, y le da a las mujeres la oportunidad de ser parte activa de la vida política del país”, indicó Borrero.


En la actualidad todos los ecuatorianos gozan del libre ingreso al sistema educativo, además de garantizar la gratuidad del mismo en todos sus niveles, el artículo 26 de la Constitución así lo contempla.
 
Opinión pública
Matilde Hidalgo de Procel tuvo que enfrentarse, junto a su familia, a las críticas de la opinión pública. “Ella rompió esquemas, y quien rompe esquemas siempre será juzgado o mal visto socialmente, porque lo más fácil es seguir una corriente", enfatiza la catedrática.  


Matilde Hidalgo de Procel inauguró el ejercicio de la medicina, el ejercicio de derechos, ella propició un espacio para la mujer en el espacio público”, señaló Borrero.


El artículo de Prieto y Goetschel también hace referencia a este aspecto y señala que el haber permitido que Matilde Hidalgo de Procel ejerza su derecho al voto en ese entonces “produjo diversas reacciones en los medios educados de la sociedad, además de desconcierto; estas reacciones fueron expresadas a través de revistas y la prensa”, señala el escritor. (TPM) (I)

Cuenca. 

Matilde Hidalgo y los cimientos del voto femenino

Este año, más de cinco millones de mujeres ejercieron su derecho al votar. En el país representan más de la mitad de los votantes. Diego Cáceres I EL TIEMPO


Fue la lojana Matilde Hidalgo de Procel, quien hace 93 años, un 10 de mayo de 1924 marcó un hito en la historia del país y Latinoamérica, convirtiéndose en la primera mujer en ejercer el derecho al voto; ella hizo posible que en la actualidad más de la mitad de la población que goce de este derecho.


La directora de la Cátedra Abierta de la Historia de Cuenca y su Región de la Universidad de Cuenca, Ana Luz Borrero,  relató que a través de  Matilde Hidalgo de Procel, Ecuador se convierte  en el primer país que concede el voto a las mujeres.  Borrero la describe como una mujer “luchadora, innovadora, que demostró su interés por lo profesional y lo público”.


La Catedrática señaló que el 2 de mayo de 1924, Matilde Hidalgo de Procel se registró en Machala para poder sufragar en las elecciones. Un día como hoy, hace 93 años ejerció su derecho a voto. “Este hecho levantó una consulta al Consejo de Estado el cual emitió un dictamen que consagró el derecho a votar y ser elegida por parte de la mujer”, señala el artículo de Mercedes Prieto y Ana María Goetschel, El sufragio femenino en Ecuador.
Pues en la Constitución de la época, afirma Borrero, en el artículo 13 decía que para ejercer el derecho al voto, el ciudadano debía ser mayor de edad y tenía que saber leer y escribir; no distinguía el sexo, por lo que Matilde cumplía constitucionalmente con los requisitos.


Ahora, las ecuatorianas nacen ya con el derecho a votar, de hecho, la Constitución del 2008 señala en su artículo 61: “Las ecuatorianas y ecuatorianos gozan del derecho de elegir y ser elegidos”.
Para el periodo 2017-2021 un total de 47 mujeres estarán conformando la Asamblea Nacional de los 137 puestos que existen. En el 2013 Gabriela Rivadeneira se convirtió en la primera presidenta de la Asamblea, acompañada de dos mujeres como vicepresidentas, Rosana Alvarado y Marcela Aguiñaga.

Logros
La lucha de Matilde Hidalgo de Procel por hacer historia en el país y en Latinoamérica, inicia a muy temprana edad.  Apoyada por su familia, cuenta Borrero, logra ingresar al colegio Bernardo Valdivieso de Loja, que era una institución solo para varones, culmina el bachillerato y es la Universidad de Cuenca en donde le abren las puertas para obtener su título de Licenciado en Medicina.
Borrero señaló que el título obedecía a la época, ya que era una carrera que solo admitía varones.


Posteriormente, la Universidad Central del Ecuador en Quito, le da la posibilidad de estudiar su doctorado, siendo la primera mujer médica en el país.
“Se dice que es la primera en acceder a un cargo de elección popular, que vendría a ser como una vicealcalde. Ella no solo accede al voto, sino que accede al derecho de ser elegida, y le da a las mujeres la oportunidad de ser parte activa de la vida política del país”, indicó Borrero.


En la actualidad todos los ecuatorianos gozan del libre ingreso al sistema educativo, además de garantizar la gratuidad del mismo en todos sus niveles, el artículo 26 de la Constitución así lo contempla.
 
Opinión pública
Matilde Hidalgo de Procel tuvo que enfrentarse, junto a su familia, a las críticas de la opinión pública. “Ella rompió esquemas, y quien rompe esquemas siempre será juzgado o mal visto socialmente, porque lo más fácil es seguir una corriente", enfatiza la catedrática.  


Matilde Hidalgo de Procel inauguró el ejercicio de la medicina, el ejercicio de derechos, ella propició un espacio para la mujer en el espacio público”, señaló Borrero.


El artículo de Prieto y Goetschel también hace referencia a este aspecto y señala que el haber permitido que Matilde Hidalgo de Procel ejerza su derecho al voto en ese entonces “produjo diversas reacciones en los medios educados de la sociedad, además de desconcierto; estas reacciones fueron expresadas a través de revistas y la prensa”, señala el escritor. (TPM) (I)

Cuenca.