Ciclistas tendrán más espacios interconectados

La necesidad de contar con más espacios para movilidad alternativa en Cuenca e interconectar las rutas existentes motivó a la Empresa de Movilidad, EMOV, y LlactaLab a generar un proyecto para el incremento de ciclovías en la ciudad.
La ciclovía de la avenida Solano es una de las más completas de la ciudad. Franklin Minchala I EL TIEMPO

Así lo dio a conocer Pablo Sánchez, gerente de gestión técnica de la EMOV, quien sostuvo que “es una necesidad tener ciclo rutas seguras que permitan a la ciudadanía hacer uso de modelos alternativos de movilidad”.
El proyecto, según Sánchez, será ejecutado este año, “aún no se ha definido el costo y el alcance que tendremos en la primera etapa, pero en los próximos meses lo tendremos concretado”.

Ciclistas
Andrea Machuca, ciudadana que utiliza la bicicleta a diario, opinó que la ampliación de las rutas para bicicletas “deben estar acompañadas de la educación a conductores y peatones. De repente tú vas en tu bici y te encuentras un carro parqueado, a gente vendiendo o que transita por la ciclovía. Aún no se respeta este espacio”.


Con ella coincide Omar Castro, quien asegura que ser ciclistas “es un peligro. Los conductores se molestan cuando tienes que pasar porque se corta la ciclovía y no tenemos más espacios”.

Estudio
En una encuesta que hizo LlactaLab sobre cómo es la movilidad en Cuenca se determinó que el dos por ciento de la población se mueve a diario en bicicleta, como lo hace Suárez.


La encuesta la hicieron en 1.200 hogares, según uno de los investigadores, Daniel Orellana, quien dijo que faltó contar a los “ciclistas invisibles”, que son obreros de la construcción, guardias de seguridad o adolescentes que usan la bicicleta por ser un vehículo fácil de manejar, económico y rápido. “Así que ese dos por ciento puede llegar a tres o más”, asegura Orellana.


Agregó además que en Cuenca hay 38 kilómetros de ciclovías. Sánchez las divide en ciclovías, sendas de uso compartido, ciclocarriles, cicloveredas y rutas recreativas que son de superficie de tierra y están junto a las orillas de los ríos Tomebamba, Yanuncay y Tarqui. Las rutas recreativas tienen una longitud de 25 kilómetros.
Los ciclistas esperan que el proyecto esté listo lo más pronto posible, “para que exista

n más espacios y se pueda transitar con seguridad en las calles de la ciudad”, sostuvo Machuca. (TPM) (I)

Cuenca.

Ciclistas tendrán más espacios interconectados

La ciclovía de la avenida Solano es una de las más completas de la ciudad. Franklin Minchala I EL TIEMPO

Así lo dio a conocer Pablo Sánchez, gerente de gestión técnica de la EMOV, quien sostuvo que “es una necesidad tener ciclo rutas seguras que permitan a la ciudadanía hacer uso de modelos alternativos de movilidad”.
El proyecto, según Sánchez, será ejecutado este año, “aún no se ha definido el costo y el alcance que tendremos en la primera etapa, pero en los próximos meses lo tendremos concretado”.

Ciclistas
Andrea Machuca, ciudadana que utiliza la bicicleta a diario, opinó que la ampliación de las rutas para bicicletas “deben estar acompañadas de la educación a conductores y peatones. De repente tú vas en tu bici y te encuentras un carro parqueado, a gente vendiendo o que transita por la ciclovía. Aún no se respeta este espacio”.


Con ella coincide Omar Castro, quien asegura que ser ciclistas “es un peligro. Los conductores se molestan cuando tienes que pasar porque se corta la ciclovía y no tenemos más espacios”.

Estudio
En una encuesta que hizo LlactaLab sobre cómo es la movilidad en Cuenca se determinó que el dos por ciento de la población se mueve a diario en bicicleta, como lo hace Suárez.


La encuesta la hicieron en 1.200 hogares, según uno de los investigadores, Daniel Orellana, quien dijo que faltó contar a los “ciclistas invisibles”, que son obreros de la construcción, guardias de seguridad o adolescentes que usan la bicicleta por ser un vehículo fácil de manejar, económico y rápido. “Así que ese dos por ciento puede llegar a tres o más”, asegura Orellana.


Agregó además que en Cuenca hay 38 kilómetros de ciclovías. Sánchez las divide en ciclovías, sendas de uso compartido, ciclocarriles, cicloveredas y rutas recreativas que son de superficie de tierra y están junto a las orillas de los ríos Tomebamba, Yanuncay y Tarqui. Las rutas recreativas tienen una longitud de 25 kilómetros.
Los ciclistas esperan que el proyecto esté listo lo más pronto posible, “para que exista

n más espacios y se pueda transitar con seguridad en las calles de la ciudad”, sostuvo Machuca. (TPM) (I)

Cuenca.