El doble cálculo del índice verde urbano de Cuenca

El índice verde urbano es la cantidad de metros cuadrados de áreas verdes que hay por cada habitante. Cuenca tiene dos cifras: la del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, y la del Municipio.
Los parques lineales de Cuenca empezaron a construirse en 1996 durante la alcaldía de Fernando Cordero. Diego Cáceres. EL TIEMPO

De acuerdo al estudio realizado por el INEC en 2012, la ciudad tiene 10,46 metros cuadrados de áreas verdes por persona, en tanto que el índice que maneja el Municipio, según Jorge Tola, jefe de áreas verdes de la EMAC, es de 5,98. 

La Organización Mundial de la Salud, OMS, recomienda que las ciudades deben tener al menos 9,2 metros cuadrados de áreas verdes por persona, mientras que a juicio de la ONU el índice adecuado es de 16 metros cuadrados.

Metodología
La diferencia entre las cifras que maneja el INEC y el Municipio radica esencialmente en las metodologías empleadas en la investigación. Las categorías de medición que aplicaron ambas instituciones difieren en algunos rubros.
Para sacar su índice, el INEC midió jardines, plazas, parques, riberas de ríos, estadios, parterres, terrenos baldíos, cementerios y canchas deportivas.
De acuerdo a los resultados publicados en la página web de la institución, Cuenca tiene un total de 372.458 metros cuadrados de áreas verdes, lo que dividido para los 356.081 habitantes que hay en el casco urbano de Cuenca, según el INEC, deja un resultado de 10.46 metros cuadrados de áreas verdes por habitante.


Fernando Cordero, arquitecto urbanista, académico y alcalde de Cuenca de 1996 a enero de 2005, explica que “este concepto es correcto”, pero con una “salvedad”: “Los terrenos baldíos normalmente son privados, así que se trata de una masa verde que no va a crecer porque se supone que el espacio verde jamás debería decrecer. Podría decrecer en números relativos, pero siempre debería subir y no bajar”, comenta.
Cordero remarca que no debe haber límites al momento de pensar en áreas verdes, y si bien hay índices recomendados por organismos internacionales, no hay que conformarse, siempre hay que pensar en más y proveer a la ciudad de toda la cantidad posible de áreas verdes. “No debería haber límite, hay ciudades como Praga que hace más de 30 años tenía como 80 metros de área verde por habitante (...) Se confunde mucho área verde con espacio público”, afirma.

Índice del Municipio


Jorge Tola, jefe de áreas verdes de la Empresa Pública Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, refiere que el índice verde urbano de Cuenca es de 5,98 metros cuadrados por habitante.
El estudio, dijo Tola, se desarrolló el año pasado a través de la dirección de planificación del Municipio con la contrastación y el aval de la EMAC.
A juicio de Tola, la definición de área verde por habitante implica considerar “sólo el área útil que verdaderamente es para el uso del ser humano, para los ciudadanos”. “Se considera área verde lo que es para el disfrute, para el deleite, para el goce, para el aprovechamiento, para los juegos”, sostiene.


El funcionario puntualizó que “fundamentalmente” se tomó en cuenta parques lineales y parques, y no plazoletas y parterres. “Los parterres con área verde tampoco, pues no son para el disfrute”.
Tola refirió que el Municipio ha planificado elevar el índice verde urbano de Cuenca de 5,98 metros cuadrados a nueve en los próximos dos años, para lo cual se construirán los parques del Agua, Ictocruz, El Tablón y Yanacauri.


Sobre la cifra de 5,98 metros, Tola la define como “considerable”, “buena”, “aceptable”, aunque repara que a Cuenca le falta en espacios de juego, especialmente canchas. “Tenemos grandes petitorios de canchas de fútbol (...) no las tenemos”.
Respecto a la cifra de 10,46 metros cuadrados que el INEC sacó en 2012, Tola estima que la variación entre una cifra y otra tiene que ver con una cuestión metodológica, dado que esta institución “quizá consideró plazas, plazoletas, redondeles, parterres”.

Llactalab
Natasha Cabrera, académica y miembro de LlactaLab, grupo de investigación de ciudades sustentables de la Universidad de Cuenca, refiere que el departamento llevó a cabo un estudio sobre el índice verde urbano en la zona sur oeste de la ciudad, compuesta especialmente por la parroquia Yanuncay, que dejó un resultado que “no supera los cuatro metros cuadrados por habitante”.


“Tomamos en cuenta el verde público que esté o no tratado, incluso plazas verdes, y no consideramos los lotes vacíos (...) La cifra no llega ni a la mitad de lo que sugiere la Organización Mundial de la Salud”, comenta Cabrera.


La investigadora explica que no se ha logrado encontrar una metodología clara que delimite lo que se debe calcular, y remarca que las cifras que manejan organizaciones internacionales sobre el índice verde urbano varían unas de otras. “Algunos calculan solo lo que es parques, otros incluyen las orillas de los ríos así no estén tratadas, los criterios varían. Es un tema de discusión pues diferentes organizaciones recomiendan cifras diferentes”.

Parques lineales
En 1980 el índice verde urbano de la ciudad era de 1,2 metros cuadrado por habitante, comenta Fernando Cordero, quien fue parte del equipo consultor que contrató el Municipio para estructurar el Plan del Área Metropolitana de Cuenca.
Fue entonces cuando por primera vez en la historia de Cuenca se comenzó a hablar de planificación, de normas, de índice verde urbano, en un tiempo en el que, refiere Cordero, “las orillas de los ríos eran escombreras”.
Entre las propuestas que se formuló en el curso de la consultoría estaban construir parques lineales e incrementar el índice verde urbano a 12 metros cuadrados. Estos planes entregados por las firmas INTEXA y Consulplan, sin embargo, no se cumplieron, y los parques lineales de Cuenca empezaron a construirse en 1996, durante la primera alcaldía de Cordero. (ARO) (I)

Cuenca. 

El doble cálculo del índice verde urbano de Cuenca

Los parques lineales de Cuenca empezaron a construirse en 1996 durante la alcaldía de Fernando Cordero. Diego Cáceres. EL TIEMPO

De acuerdo al estudio realizado por el INEC en 2012, la ciudad tiene 10,46 metros cuadrados de áreas verdes por persona, en tanto que el índice que maneja el Municipio, según Jorge Tola, jefe de áreas verdes de la EMAC, es de 5,98. 

La Organización Mundial de la Salud, OMS, recomienda que las ciudades deben tener al menos 9,2 metros cuadrados de áreas verdes por persona, mientras que a juicio de la ONU el índice adecuado es de 16 metros cuadrados.

Metodología
La diferencia entre las cifras que maneja el INEC y el Municipio radica esencialmente en las metodologías empleadas en la investigación. Las categorías de medición que aplicaron ambas instituciones difieren en algunos rubros.
Para sacar su índice, el INEC midió jardines, plazas, parques, riberas de ríos, estadios, parterres, terrenos baldíos, cementerios y canchas deportivas.
De acuerdo a los resultados publicados en la página web de la institución, Cuenca tiene un total de 372.458 metros cuadrados de áreas verdes, lo que dividido para los 356.081 habitantes que hay en el casco urbano de Cuenca, según el INEC, deja un resultado de 10.46 metros cuadrados de áreas verdes por habitante.


Fernando Cordero, arquitecto urbanista, académico y alcalde de Cuenca de 1996 a enero de 2005, explica que “este concepto es correcto”, pero con una “salvedad”: “Los terrenos baldíos normalmente son privados, así que se trata de una masa verde que no va a crecer porque se supone que el espacio verde jamás debería decrecer. Podría decrecer en números relativos, pero siempre debería subir y no bajar”, comenta.
Cordero remarca que no debe haber límites al momento de pensar en áreas verdes, y si bien hay índices recomendados por organismos internacionales, no hay que conformarse, siempre hay que pensar en más y proveer a la ciudad de toda la cantidad posible de áreas verdes. “No debería haber límite, hay ciudades como Praga que hace más de 30 años tenía como 80 metros de área verde por habitante (...) Se confunde mucho área verde con espacio público”, afirma.

Índice del Municipio


Jorge Tola, jefe de áreas verdes de la Empresa Pública Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, refiere que el índice verde urbano de Cuenca es de 5,98 metros cuadrados por habitante.
El estudio, dijo Tola, se desarrolló el año pasado a través de la dirección de planificación del Municipio con la contrastación y el aval de la EMAC.
A juicio de Tola, la definición de área verde por habitante implica considerar “sólo el área útil que verdaderamente es para el uso del ser humano, para los ciudadanos”. “Se considera área verde lo que es para el disfrute, para el deleite, para el goce, para el aprovechamiento, para los juegos”, sostiene.


El funcionario puntualizó que “fundamentalmente” se tomó en cuenta parques lineales y parques, y no plazoletas y parterres. “Los parterres con área verde tampoco, pues no son para el disfrute”.
Tola refirió que el Municipio ha planificado elevar el índice verde urbano de Cuenca de 5,98 metros cuadrados a nueve en los próximos dos años, para lo cual se construirán los parques del Agua, Ictocruz, El Tablón y Yanacauri.


Sobre la cifra de 5,98 metros, Tola la define como “considerable”, “buena”, “aceptable”, aunque repara que a Cuenca le falta en espacios de juego, especialmente canchas. “Tenemos grandes petitorios de canchas de fútbol (...) no las tenemos”.
Respecto a la cifra de 10,46 metros cuadrados que el INEC sacó en 2012, Tola estima que la variación entre una cifra y otra tiene que ver con una cuestión metodológica, dado que esta institución “quizá consideró plazas, plazoletas, redondeles, parterres”.

Llactalab
Natasha Cabrera, académica y miembro de LlactaLab, grupo de investigación de ciudades sustentables de la Universidad de Cuenca, refiere que el departamento llevó a cabo un estudio sobre el índice verde urbano en la zona sur oeste de la ciudad, compuesta especialmente por la parroquia Yanuncay, que dejó un resultado que “no supera los cuatro metros cuadrados por habitante”.


“Tomamos en cuenta el verde público que esté o no tratado, incluso plazas verdes, y no consideramos los lotes vacíos (...) La cifra no llega ni a la mitad de lo que sugiere la Organización Mundial de la Salud”, comenta Cabrera.


La investigadora explica que no se ha logrado encontrar una metodología clara que delimite lo que se debe calcular, y remarca que las cifras que manejan organizaciones internacionales sobre el índice verde urbano varían unas de otras. “Algunos calculan solo lo que es parques, otros incluyen las orillas de los ríos así no estén tratadas, los criterios varían. Es un tema de discusión pues diferentes organizaciones recomiendan cifras diferentes”.

Parques lineales
En 1980 el índice verde urbano de la ciudad era de 1,2 metros cuadrado por habitante, comenta Fernando Cordero, quien fue parte del equipo consultor que contrató el Municipio para estructurar el Plan del Área Metropolitana de Cuenca.
Fue entonces cuando por primera vez en la historia de Cuenca se comenzó a hablar de planificación, de normas, de índice verde urbano, en un tiempo en el que, refiere Cordero, “las orillas de los ríos eran escombreras”.
Entre las propuestas que se formuló en el curso de la consultoría estaban construir parques lineales e incrementar el índice verde urbano a 12 metros cuadrados. Estos planes entregados por las firmas INTEXA y Consulplan, sin embargo, no se cumplieron, y los parques lineales de Cuenca empezaron a construirse en 1996, durante la primera alcaldía de Cordero. (ARO) (I)

Cuenca.