Un mapa para entregar ayuda

Unas 250 personas se han sumado a la construcción de un mapa digital que facilite establecer rutas para la llegada de ayuda a los damnificados por el terremoto de Manabí y Esmeraldas, y que permita a las autoridades reconstruir las ciudades afectadas por el sismo.
Voluntarios de Llactalab durante el mapeo digital de las zonas afectadas por el sismo. Franklin Minchala | EL TIEMPO

 La iniciativa se denomina Mapping Ecuador y tiene su centro de operaciones en la Universidad de Cuenca.

El grupo científico Llactalab dio el primer paso en el mapeo con el trabajo de 15 voluntarios de su propio equipo que laboran hasta 18 horas diarias en la iniciativa. De a poco se va sumando gente y ahora tienen “mapeadores” en todo el mundo, indicó Daniel Orellana, uno de los organizadores.
Mañana en el Aula Magna Mario Vintimilla de la Universidad de Cuenca, a partir de las 10:00, se desarrollará una actividad denominada “mapatón”, actividad académica en la que se facilitará un espacio para que todo aquel que quiera colaborar con esta iniciativa se sume al intenso trabajo de Llactalab, informó Orellana.

Importancia
El mapeo digital es una actividad poco conocida pero muy útil al momento de enfrentar desastres. Entidades públicas como la Secretaría Nacional de Planificación, la Secretaría de Gestión de Riesgos y el Ministerio de Vivienda, las Naciones Unidas, entre otras entidades, necesitan este trabajo para definir las zonas de mayor afectación y planificar su reconstrucción.


El mapeo permite además conocer de forma rápida cuáles son los sectores afectados a los que aún no ha llegado la ayuda suficiente, el real estado de las infraestructuras, puentes, carreteras, y abre la oportunidad de encontrar rutas de ayuda a zonas de difícil acceso.
En cuanto al rescate de personas, la noche de ayer un grupo de expertos de Llactalab con un equipo de drones de alta tecnología partió hacia Portoviejo para encontrar posibles víctimas y facilitar su rescate.


El Sistema Nacional de Información, la Senplades, el Sistema Nacional de Información y Gestión de Tierras, el Instituto Geofísico Militar y la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología requieren desde ya del mapeo.

 Cómo participar
Quienes quieran sumarse a la iniciativa pueden hacerlo en su tiempo libre a través de la plataforma www.openstreetmap.org.
Para iniciar se puede ingresar a la página web http://learnosm.org para aprender a mapear a través de un tutorial.
Para facilitar el acceso a los voluntarios, el grupo Llactalab subió un video explicativo a su cuenta en la plataforma Youtube y coordina tutorías a través de la red social Twitter con el hashtag #MappingEcuador.


Los voluntarios con un nivel básico pueden aportar con el mapeo de edificios y puentes colapsados. Los voluntarios más expertos pueden colaborar con el mapeo de vías y rutas de acceso, así como la identificación de calles y direcciones de sitios afectados.
Los usuarios con drones deben comunicarse con el grupo Llactalab a través de la red social Twitter para coordinar su aporte al proyecto. (JPM) (I)

Cuenca.

Un mapa para entregar ayuda

Voluntarios de Llactalab durante el mapeo digital de las zonas afectadas por el sismo. Franklin Minchala | EL TIEMPO

 La iniciativa se denomina Mapping Ecuador y tiene su centro de operaciones en la Universidad de Cuenca.

El grupo científico Llactalab dio el primer paso en el mapeo con el trabajo de 15 voluntarios de su propio equipo que laboran hasta 18 horas diarias en la iniciativa. De a poco se va sumando gente y ahora tienen “mapeadores” en todo el mundo, indicó Daniel Orellana, uno de los organizadores.
Mañana en el Aula Magna Mario Vintimilla de la Universidad de Cuenca, a partir de las 10:00, se desarrollará una actividad denominada “mapatón”, actividad académica en la que se facilitará un espacio para que todo aquel que quiera colaborar con esta iniciativa se sume al intenso trabajo de Llactalab, informó Orellana.

Importancia
El mapeo digital es una actividad poco conocida pero muy útil al momento de enfrentar desastres. Entidades públicas como la Secretaría Nacional de Planificación, la Secretaría de Gestión de Riesgos y el Ministerio de Vivienda, las Naciones Unidas, entre otras entidades, necesitan este trabajo para definir las zonas de mayor afectación y planificar su reconstrucción.


El mapeo permite además conocer de forma rápida cuáles son los sectores afectados a los que aún no ha llegado la ayuda suficiente, el real estado de las infraestructuras, puentes, carreteras, y abre la oportunidad de encontrar rutas de ayuda a zonas de difícil acceso.
En cuanto al rescate de personas, la noche de ayer un grupo de expertos de Llactalab con un equipo de drones de alta tecnología partió hacia Portoviejo para encontrar posibles víctimas y facilitar su rescate.


El Sistema Nacional de Información, la Senplades, el Sistema Nacional de Información y Gestión de Tierras, el Instituto Geofísico Militar y la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología requieren desde ya del mapeo.

 Cómo participar
Quienes quieran sumarse a la iniciativa pueden hacerlo en su tiempo libre a través de la plataforma www.openstreetmap.org.
Para iniciar se puede ingresar a la página web http://learnosm.org para aprender a mapear a través de un tutorial.
Para facilitar el acceso a los voluntarios, el grupo Llactalab subió un video explicativo a su cuenta en la plataforma Youtube y coordina tutorías a través de la red social Twitter con el hashtag #MappingEcuador.


Los voluntarios con un nivel básico pueden aportar con el mapeo de edificios y puentes colapsados. Los voluntarios más expertos pueden colaborar con el mapeo de vías y rutas de acceso, así como la identificación de calles y direcciones de sitios afectados.
Los usuarios con drones deben comunicarse con el grupo Llactalab a través de la red social Twitter para coordinar su aporte al proyecto. (JPM) (I)

Cuenca.