Llacta Lab iniciará proyecto piloto de barrio sostenible

Barrios compactos y sostenibles es la propuesta en la que el colectivo científico Llacta Lab y el Municipio de Cuenca trabajan como modelo de desarrollo de la ciudad para los próximos 20 años.
Los barrios de la parroquia Yanuncay, como la zona aledaña al parque Iberia, podrán servir como modelo piloto. EL TIEMPO

 Un proyecto piloto será puesto en marcha a partir del próximo año en uno de los barrios de la parroquia Yanuncay.
El colectivo científico presentó la propuesta ante el Municipio y según Esteban Orellana, director de Planificación, se trabaja en los trámites administrativos pertinentes para dar paso a la implementación de la idea.


Daniel Orellana, integrante del colectivo, detalló que se busca implementar un modelo “donde el vecino tenga todo lo que necesita a 10 minutos a pie de su casa”, eso incluye a más de los servicios de provisión de alimentos y artículos básicos, espacios para la recreación, cultura, desarrollo físico y la integración de la comunidad con el fin de mejorar la confraternidad y la seguridad.


Estas condiciones tratan de convencer al ciudadano de que opte por vivir en el barrio tradicional y no se cree la necesidad de construir urbanizaciones en la periferia, lo que permite un ahorro en el gasto que implica para el Municipio dotar se servicios básicos a zonas alejadas, costo que, según el colectivo Llacta Lab, “pagamos todos”. (JPM) (I)

Cuenca.

Llacta Lab iniciará proyecto piloto de barrio sostenible

Los barrios de la parroquia Yanuncay, como la zona aledaña al parque Iberia, podrán servir como modelo piloto. EL TIEMPO

 Un proyecto piloto será puesto en marcha a partir del próximo año en uno de los barrios de la parroquia Yanuncay.
El colectivo científico presentó la propuesta ante el Municipio y según Esteban Orellana, director de Planificación, se trabaja en los trámites administrativos pertinentes para dar paso a la implementación de la idea.


Daniel Orellana, integrante del colectivo, detalló que se busca implementar un modelo “donde el vecino tenga todo lo que necesita a 10 minutos a pie de su casa”, eso incluye a más de los servicios de provisión de alimentos y artículos básicos, espacios para la recreación, cultura, desarrollo físico y la integración de la comunidad con el fin de mejorar la confraternidad y la seguridad.


Estas condiciones tratan de convencer al ciudadano de que opte por vivir en el barrio tradicional y no se cree la necesidad de construir urbanizaciones en la periferia, lo que permite un ahorro en el gasto que implica para el Municipio dotar se servicios básicos a zonas alejadas, costo que, según el colectivo Llacta Lab, “pagamos todos”. (JPM) (I)

Cuenca.