El 30S dejó lecciones en los ecuatorianos

Con una amplia avalancha publicitaria el país recuerda hoy tres años de los acontecimientos que marcaron la sublevación policial el 30 de septiembre de 2010, 30S, cuando un grupo de integrantes de las fuerzas del orden, en defensa de una supuesta violación de sus derechos, marcaron uno de los hechos más recordados del país.
Una mujer visita el lugar donde fue asesinado el policía Froilán Jiménez. Archivo

Sin embargo, este acontecimiento dejó conclusiones poco alentadoras para algunos ciudadanos, mientras que otros lo consideran como el paso para la fortaleza del Gobierno, que lo calificó como un intento de golpe de Estado.

Para Henry Calle, representante de un movimiento juvenil, el 30S influyó de forma positiva en la sociedad, debido a que inició y se demostró la defensa del pueblo por la democracia y la transformación social que se vive en el país.

“A diferencia de otros años se mostró a un pueblo evocado por defender a su presidente, de ciertos grupos que hasta ahora buscan truncar un proceso positivo de cambio que se vive desde que Correa asumió el poder”, dijo Calle.

Gladys Pulla, comerciante de un centro de abastos, tiene una visión diferente, para ella el hecho que vivió el país el 30 de septiembre del 2010, fue algo que el presidente Rafael Correa aprovechó para ratificar su poder e incrementar más dominio hacia los sectores que buscan reclamar sus derechos.

“Hacen tanto alarde del 30S, pero es algo que no nos beneficia para nada, el presidente Correa aprovechó de eso para consolidarse en el poder con el respaldo de sus simpatizantes”, dijo Pulla.

 Opiniones

Fernando Aguirre, ex asambleísta por el Azuay, considera que con los hechos del 30S se ha tratado de manipular al país en todos los aspectos, mencionó además que nunca existió un golpe de Estado como se lo quiere hacer creer.

“Lamentablemente todo lo relacionado a esta fecha cae en el fanatismo político y aún se usa esto para hacer marketing político, en ninguna parte del mundo se ha visto que un secuestrado de órdenes a los secuestradores”, dijo Aguirre.

El ex asambleísta del Partido Sociedad Patriótica acotó que el hecho de querer hacer un día de fiesta es absurdo, pues considera que el 30 de septiembre del 2010 fue un día de luto para el país.

Por su parte Oswaldo Larriva, exgobernador de la provincia, indicó que este hecho influyó en la ciudadanía, debido a que existió la percepción de que la democracia no estaba del todo consolidada, por lo que considera que se la debe fortalecer.

El ahora asambleísta, acotó que la justicia no parará hasta aclarar y encontrar a todos los involucrados en el hecho que resultó en un día fatídico para el país.

Para el sociólogo Marco Salamea, los hechos suscitados el día de la sublevación policial, es un síndrome para el Gobierno del cual no alcanza a recuperarse y que lo tomó como un símbolo de lucha por la democracia y la victimización.

“Fue una equivocación del Presidente de ir al lugar equivocado y sigue insistiendo en que fue un golpe de Estado”, dijo Salamea.

 Análisis

El sociólogo afirma que ante este tema, en ciertos sectores sociales existe un cansancio de la repetición de las mismas frases, aunque asegura que estos hechos no van a tener incidencia en el ámbito político electoral. (JBS)   

Cuenca. 

El 30S dejó lecciones en los ecuatorianos

Una mujer visita el lugar donde fue asesinado el policía Froilán Jiménez. Archivo

Sin embargo, este acontecimiento dejó conclusiones poco alentadoras para algunos ciudadanos, mientras que otros lo consideran como el paso para la fortaleza del Gobierno, que lo calificó como un intento de golpe de Estado.

Para Henry Calle, representante de un movimiento juvenil, el 30S influyó de forma positiva en la sociedad, debido a que inició y se demostró la defensa del pueblo por la democracia y la transformación social que se vive en el país.

“A diferencia de otros años se mostró a un pueblo evocado por defender a su presidente, de ciertos grupos que hasta ahora buscan truncar un proceso positivo de cambio que se vive desde que Correa asumió el poder”, dijo Calle.

Gladys Pulla, comerciante de un centro de abastos, tiene una visión diferente, para ella el hecho que vivió el país el 30 de septiembre del 2010, fue algo que el presidente Rafael Correa aprovechó para ratificar su poder e incrementar más dominio hacia los sectores que buscan reclamar sus derechos.

“Hacen tanto alarde del 30S, pero es algo que no nos beneficia para nada, el presidente Correa aprovechó de eso para consolidarse en el poder con el respaldo de sus simpatizantes”, dijo Pulla.

 Opiniones

Fernando Aguirre, ex asambleísta por el Azuay, considera que con los hechos del 30S se ha tratado de manipular al país en todos los aspectos, mencionó además que nunca existió un golpe de Estado como se lo quiere hacer creer.

“Lamentablemente todo lo relacionado a esta fecha cae en el fanatismo político y aún se usa esto para hacer marketing político, en ninguna parte del mundo se ha visto que un secuestrado de órdenes a los secuestradores”, dijo Aguirre.

El ex asambleísta del Partido Sociedad Patriótica acotó que el hecho de querer hacer un día de fiesta es absurdo, pues considera que el 30 de septiembre del 2010 fue un día de luto para el país.

Por su parte Oswaldo Larriva, exgobernador de la provincia, indicó que este hecho influyó en la ciudadanía, debido a que existió la percepción de que la democracia no estaba del todo consolidada, por lo que considera que se la debe fortalecer.

El ahora asambleísta, acotó que la justicia no parará hasta aclarar y encontrar a todos los involucrados en el hecho que resultó en un día fatídico para el país.

Para el sociólogo Marco Salamea, los hechos suscitados el día de la sublevación policial, es un síndrome para el Gobierno del cual no alcanza a recuperarse y que lo tomó como un símbolo de lucha por la democracia y la victimización.

“Fue una equivocación del Presidente de ir al lugar equivocado y sigue insistiendo en que fue un golpe de Estado”, dijo Salamea.

 Análisis

El sociólogo afirma que ante este tema, en ciertos sectores sociales existe un cansancio de la repetición de las mismas frases, aunque asegura que estos hechos no van a tener incidencia en el ámbito político electoral. (JBS)   

Cuenca.