Las llantas reencauchadas tienen la misma vida útil que las nuevas

Muchas veces los transportistas o conductores desechan sus neumáticos una vez que cumplen su vida útil y optan por comprar nuevas a precios altos, más ahora que la nueva Ley de Tránsito obliga a cambiar de llantas cuando están desgastadas.

Cuenca. Sin embargo, la empresa cuencana Isollanta ubicada en el Parque Industrial, ofrece una alternativa para los propietarios de vehículos y transportistas pesados con el servicio de reencauche al frío.

 

Esta empresa lleva en el mercado alrededor de doce años y en el mes de agosto obtuvo dos certificaciones ISO 9001 2000 de parte de dos agencias: American Certificación Group de Estados Unidos y Quality Service de Europa.

 

Arturo Paredes, gerente general de Isollanta, explicó que estas certificaciones garantizan al cliente un producto de calidad y con una duración comprobada, igual o mayor a una llanta nueva.

 

 

Ahorro

 

 

El ahorro al utilizar una llanta reencauchada es de hasta el 60 por ciento. Por ejemplo, si una llanta nueva para un bus urbano cuesta alrededor de 400 dólares, el reencauche de la misma llanta sale por 160 dólares, lo que representa un considerable ahorro.

 

En el segmento de taxis o llantas pequeñas la tiene un valor de 40 dólares aproximadamente, mientras que reencauchada cuesta 18 dólares. Toda llanta se puede reencauchar, obviamente debe cumplir ciertos requisitos como el desgaste, labor, entre otras, explicó Paredes.

 

Esta empresa también capacita y atiende a los conductores en su local, con el fin de que aprendan a reconocer el nivel de desgaste del neumático para poderlo reencauchar y de esa forma acceder al ahorro.

 

Isollanta tiene una producción promedio al mes de 2.000 neumáticos y también ofrece el servicio de montaje, alineación y balanceo en su filial Nitro Llanta ubicada en el Parque Industrial.

 

 

El dato

 

 

Isollanta logró sus certificaciones ISO gracias a sus procesos de producción y administración, según explicó Diana Pesántez, jefe y control de calidad de la empresa.

 

Cuentan con modernos sistemas de producción, inspección, embandado y vulcanización para fabricar productos con garantía certificada y probada.

Las llantas reencauchadas tienen la misma vida útil que las nuevas

Cuenca. Sin embargo, la empresa cuencana Isollanta ubicada en el Parque Industrial, ofrece una alternativa para los propietarios de vehículos y transportistas pesados con el servicio de reencauche al frío.

 

Esta empresa lleva en el mercado alrededor de doce años y en el mes de agosto obtuvo dos certificaciones ISO 9001 2000 de parte de dos agencias: American Certificación Group de Estados Unidos y Quality Service de Europa.

 

Arturo Paredes, gerente general de Isollanta, explicó que estas certificaciones garantizan al cliente un producto de calidad y con una duración comprobada, igual o mayor a una llanta nueva.

 

 

Ahorro

 

 

El ahorro al utilizar una llanta reencauchada es de hasta el 60 por ciento. Por ejemplo, si una llanta nueva para un bus urbano cuesta alrededor de 400 dólares, el reencauche de la misma llanta sale por 160 dólares, lo que representa un considerable ahorro.

 

En el segmento de taxis o llantas pequeñas la tiene un valor de 40 dólares aproximadamente, mientras que reencauchada cuesta 18 dólares. Toda llanta se puede reencauchar, obviamente debe cumplir ciertos requisitos como el desgaste, labor, entre otras, explicó Paredes.

 

Esta empresa también capacita y atiende a los conductores en su local, con el fin de que aprendan a reconocer el nivel de desgaste del neumático para poderlo reencauchar y de esa forma acceder al ahorro.

 

Isollanta tiene una producción promedio al mes de 2.000 neumáticos y también ofrece el servicio de montaje, alineación y balanceo en su filial Nitro Llanta ubicada en el Parque Industrial.

 

 

El dato

 

 

Isollanta logró sus certificaciones ISO gracias a sus procesos de producción y administración, según explicó Diana Pesántez, jefe y control de calidad de la empresa.

 

Cuentan con modernos sistemas de producción, inspección, embandado y vulcanización para fabricar productos con garantía certificada y probada.