1.000 kilos al día de excremento se recoge en parques

Rosa Medina recoge el excremento de su mascota durante una caminata por el Paseo Tres de Noviembre.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

En una muestra tomada por la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, en varios parques de la ciudad, se pesó 5.000 kilos de desechos de mascotas al mes, lo que evidencia descuido ciudadano.

Algo más de una tonelada diaria de excremento de perro queda en parques y áreas verdes de la ciudad cada día, debido a que los propietarios de las mascotas no utilizan fundas para recoger los desechos de sus mascotas.

La cifra fue calculada por la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, luego de pesar la cantidad de excrementos que diariamente recogía el personal de limpieza de parques y jardines en varios puntos de la ciudad.

El técnico de la EMAC, Nelson Dias, explica que en un solo parque se recogió, en un día, cuatro kilos de excrementos de perro. Esto multiplicado por los 225 parques de Cuenca da la tonelada diaria.

Pero la EMAC hizo además mediciones por sectores. Así, en el parque Machángara, por ejemplo, se recogen 80 kilos de excremento de mascota por mes, en Retamas Bajas, un espacio que ocupa una tercera parte del parque Machángara, se dejan en el área verde hasta 64 kilos de desechos de perros por mes, algo similar a lo que sucede en el parque Bello Horizonte, ubicado al norte de la ciudad.

También hay ejemplos de buenas prácticas. Por mencionar un caso, en el Parque de la Libertad se recogen seis kilos de excremento cada 30 días, indica el técnico de la EMAC.

Responsabilidad
Karina Fajardo, activista por los derechos de los animales, sostiene que las mascotas no son los culpables del problema, sino los “tenedores irresponsables” que sacan a sus perros al parque con la intención de que hagan sus necesidades fuera de la casa sin pensar en los demás.

“Tener una mascota implica una responsabilidad que se debe asumir de manera correcta. El baño periódico, el control de plagas, la limpieza del espacio en el que vive y por supuesto del área que comparte con otros perros y con los vecinos, es una obligación de los tenedores” sostiene la activista por los derechos animales.

El técnico Dias coincide en ese criterio, recuerda a la ciudadanía que existen multas por no recoger el excremento de las mascotas, que llegan hasta los 39,40 dólares, y que el propietario del can es responsable por la gestión de los desechos.

Reconoce también que emitir las sanciones es una tarea complicada. “No podemos tener un guardia ciudadano en cada parque para obligar a la gente a recoger el excremento de su mascota” asegura Dias, quien sostiene que la única forma de cambiar esta realidad es a través de mejorar la cultura ciudadana.

Para lograrlo, la EMAC emprende la campaña ‘Buenos hábitos por Cuenca’, en la que a través de redes sociales se emiten mensajes llamando a la población a tomar conciencia de la molestia que su accionar representa. “Todos podemos mejorar y hacer una Cuenca mejor” indica el funcionario. (I)

1.000 kilos al día de excremento se recoge en parques

Rosa Medina recoge el excremento de su mascota durante una caminata por el Paseo Tres de Noviembre.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

En una muestra tomada por la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, en varios parques de la ciudad, se pesó 5.000 kilos de desechos de mascotas al mes, lo que evidencia descuido ciudadano.

Algo más de una tonelada diaria de excremento de perro queda en parques y áreas verdes de la ciudad cada día, debido a que los propietarios de las mascotas no utilizan fundas para recoger los desechos de sus mascotas.

La cifra fue calculada por la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca, EMAC, luego de pesar la cantidad de excrementos que diariamente recogía el personal de limpieza de parques y jardines en varios puntos de la ciudad.

El técnico de la EMAC, Nelson Dias, explica que en un solo parque se recogió, en un día, cuatro kilos de excrementos de perro. Esto multiplicado por los 225 parques de Cuenca da la tonelada diaria.

Pero la EMAC hizo además mediciones por sectores. Así, en el parque Machángara, por ejemplo, se recogen 80 kilos de excremento de mascota por mes, en Retamas Bajas, un espacio que ocupa una tercera parte del parque Machángara, se dejan en el área verde hasta 64 kilos de desechos de perros por mes, algo similar a lo que sucede en el parque Bello Horizonte, ubicado al norte de la ciudad.

También hay ejemplos de buenas prácticas. Por mencionar un caso, en el Parque de la Libertad se recogen seis kilos de excremento cada 30 días, indica el técnico de la EMAC.

Responsabilidad
Karina Fajardo, activista por los derechos de los animales, sostiene que las mascotas no son los culpables del problema, sino los “tenedores irresponsables” que sacan a sus perros al parque con la intención de que hagan sus necesidades fuera de la casa sin pensar en los demás.

“Tener una mascota implica una responsabilidad que se debe asumir de manera correcta. El baño periódico, el control de plagas, la limpieza del espacio en el que vive y por supuesto del área que comparte con otros perros y con los vecinos, es una obligación de los tenedores” sostiene la activista por los derechos animales.

El técnico Dias coincide en ese criterio, recuerda a la ciudadanía que existen multas por no recoger el excremento de las mascotas, que llegan hasta los 39,40 dólares, y que el propietario del can es responsable por la gestión de los desechos.

Reconoce también que emitir las sanciones es una tarea complicada. “No podemos tener un guardia ciudadano en cada parque para obligar a la gente a recoger el excremento de su mascota” asegura Dias, quien sostiene que la única forma de cambiar esta realidad es a través de mejorar la cultura ciudadana.

Para lograrlo, la EMAC emprende la campaña ‘Buenos hábitos por Cuenca’, en la que a través de redes sociales se emiten mensajes llamando a la población a tomar conciencia de la molestia que su accionar representa. “Todos podemos mejorar y hacer una Cuenca mejor” indica el funcionario. (I)