Vicealcaldesa

La reciente sentencia que fue expedida por un juez en Cuenca donde se declaró la vulneración del derecho constitucional a la “igualdad material en correlación con el derecho de participación y ocupación de la función pública aplicando criterios de paridad”, cuando el Concejo Cantonal de Cuenca no eligió como vicealcaldesa a una de las dos concejales mujeres. Esta decisión judicial que aparentemente defiende la paridad, la equidad de género, también puede tener sus consecuencias jurídicas que en cierto modo pueden ser complejas para la democracia y los derechos de participación. Es importante señalar que creemos profundamente en la necesidad de la equidad de género y para ello, no basta la actividad jurisdiccional, que debe ser residual, sino que más relevante debe ser el rol que debe asumir el legislador democrático. Es decir, debemos generar medidas legislativas que apunten a garantizar la participación de las mujeres.


¿Qué se manifiesta en la sentencia? De lo principal en la decisión, se dejó sin efecto la elección dada para la vicealcaldía y se ordenó que el Concejo Municipal del Cantón Cuenca, en un término de cinco días, debía proceder a la elección de la segunda autoridad del ejecutivo del correspondiente gobierno, de acuerdo con el principio de paridad entre mujeres y hombres, considerando la existencia, en el Concejo Municipal de únicamente dos concejalas. Hasta ahí uno podría señalar que esta pieza judicial es auténticamente garantista de los derechos de participación. Pero solamente reflexionemos, qué podría suceder si no hay cumplimiento de la sentencia. Evidentemente lo que podría desencadenar es la destitución de la autoridad pública que no la cumpla.


En síntesis, si no se hubiera llegado a elegir a una vicealcaldesa, la sanción podría corresponder a la destitución de las y los concejales. Lo cual podría restringir gravemente los derechos de participación, en principio del de elegir y ser elegidos. ¿Dónde nace esta vulneración? Pongamos el siguiente ejemplo: Usted es concejal y tiene una ideología de izquierdas, feminista, ambientalista, y la única mujer que está en el Concejo Cantonal, es de derechas, conservadora y del Opus Dei ¿Usted debería ser obligado por un juez a votar por esta mujer? Constitucionalmente, respetando mi libertad ideológica y el derecho a elegir me parece que no podría ser factible que me obliguen a votar por una persona, con la que no tenga alguna coincidencia política. O usted cree que sí deben obligarnos. (O)

Respetando mi libertad ideológica y el derecho a elegir me parece que no podría ser factible que me obliguen a votar por una persona.

Vicealcaldesa

La reciente sentencia que fue expedida por un juez en Cuenca donde se declaró la vulneración del derecho constitucional a la “igualdad material en correlación con el derecho de participación y ocupación de la función pública aplicando criterios de paridad”, cuando el Concejo Cantonal de Cuenca no eligió como vicealcaldesa a una de las dos concejales mujeres. Esta decisión judicial que aparentemente defiende la paridad, la equidad de género, también puede tener sus consecuencias jurídicas que en cierto modo pueden ser complejas para la democracia y los derechos de participación. Es importante señalar que creemos profundamente en la necesidad de la equidad de género y para ello, no basta la actividad jurisdiccional, que debe ser residual, sino que más relevante debe ser el rol que debe asumir el legislador democrático. Es decir, debemos generar medidas legislativas que apunten a garantizar la participación de las mujeres.


¿Qué se manifiesta en la sentencia? De lo principal en la decisión, se dejó sin efecto la elección dada para la vicealcaldía y se ordenó que el Concejo Municipal del Cantón Cuenca, en un término de cinco días, debía proceder a la elección de la segunda autoridad del ejecutivo del correspondiente gobierno, de acuerdo con el principio de paridad entre mujeres y hombres, considerando la existencia, en el Concejo Municipal de únicamente dos concejalas. Hasta ahí uno podría señalar que esta pieza judicial es auténticamente garantista de los derechos de participación. Pero solamente reflexionemos, qué podría suceder si no hay cumplimiento de la sentencia. Evidentemente lo que podría desencadenar es la destitución de la autoridad pública que no la cumpla.


En síntesis, si no se hubiera llegado a elegir a una vicealcaldesa, la sanción podría corresponder a la destitución de las y los concejales. Lo cual podría restringir gravemente los derechos de participación, en principio del de elegir y ser elegidos. ¿Dónde nace esta vulneración? Pongamos el siguiente ejemplo: Usted es concejal y tiene una ideología de izquierdas, feminista, ambientalista, y la única mujer que está en el Concejo Cantonal, es de derechas, conservadora y del Opus Dei ¿Usted debería ser obligado por un juez a votar por esta mujer? Constitucionalmente, respetando mi libertad ideológica y el derecho a elegir me parece que no podría ser factible que me obliguen a votar por una persona, con la que no tenga alguna coincidencia política. O usted cree que sí deben obligarnos. (O)

Respetando mi libertad ideológica y el derecho a elegir me parece que no podría ser factible que me obliguen a votar por una persona.