Vergüenza

Visto

Amenazada de lluvias, tormentas y huracanes de vergüenzas sobrevive nuestro planeta. Mientras los árticos exponen desnudos sus rocosos rostros que antes eran polos abundantes en nieve acariciados por la ternura de quienes los habitaban. Hoy sucumben alaridos gritos de muerte en miles de rincones disfrazados con nuevas enfermedades, fruto de un descontrolado calentamiento global. La ONU expone al rojo vivo el grito de las más vulnerables víctimas del calentamiento global, niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos imploran en llanto al cuidado de la Madre Tierra. Pero muy pocos se detienen a escuchar el ritmo armónico de las aves, animales, peces, insectos y reptiles repudiando el “subdesarrollo humano”. Mientras masivos movimientos deambulan en rutas de migraciones e inmigraciones forzadas por el feroz hambre de corporaciones, transnacionales y gobiernos incapaces, creándose nuevas urbanizaciones completamente caóticas. El mundo siente a flor de piel como se van quemando sus sueños e ilusiones de emprendedores en sus propios molinos depredadores, inspirados a funcionar con su apasionado combustible llamado odio y poder desbordado en sus propios nidos, mientras millones perecen, sufren y desfallecen ante los ojos de los imperios económicos. La vergüenza ya no tiene máscara, se pasea desnuda en las arterias de los cobardes que galardonan o regalan premios a los indignos y causantes de mal a la Madre Tierra. Los mismos retazos de los medios masivos exponen las mentiras de sus pupilos, de arriba hacia abajo caminando en carpeta roja exponiendo sus mágicas vanidades al ritmo de la nupcial marcha del famoso pavo real.

La vergüenza más grande de un indigno es recibir un premio de otro indigno, mientras el monstruo del nuevo Apocalipsis con sus decenas de cabezas al servicio de su desbordada hambre de poder, no dijo ni se comprometió en nada en la reunión de la ONU ante el grito de clamor de la Santa Madre Tierra. ¿Será que la “riqueza” que acumule a costa de la muerte de un planeta en el futuro le proveerá algo para comer?

Vergüenza

Amenazada de lluvias, tormentas y huracanes de vergüenzas sobrevive nuestro planeta. Mientras los árticos exponen desnudos sus rocosos rostros que antes eran polos abundantes en nieve acariciados por la ternura de quienes los habitaban. Hoy sucumben alaridos gritos de muerte en miles de rincones disfrazados con nuevas enfermedades, fruto de un descontrolado calentamiento global. La ONU expone al rojo vivo el grito de las más vulnerables víctimas del calentamiento global, niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos imploran en llanto al cuidado de la Madre Tierra. Pero muy pocos se detienen a escuchar el ritmo armónico de las aves, animales, peces, insectos y reptiles repudiando el “subdesarrollo humano”. Mientras masivos movimientos deambulan en rutas de migraciones e inmigraciones forzadas por el feroz hambre de corporaciones, transnacionales y gobiernos incapaces, creándose nuevas urbanizaciones completamente caóticas. El mundo siente a flor de piel como se van quemando sus sueños e ilusiones de emprendedores en sus propios molinos depredadores, inspirados a funcionar con su apasionado combustible llamado odio y poder desbordado en sus propios nidos, mientras millones perecen, sufren y desfallecen ante los ojos de los imperios económicos. La vergüenza ya no tiene máscara, se pasea desnuda en las arterias de los cobardes que galardonan o regalan premios a los indignos y causantes de mal a la Madre Tierra. Los mismos retazos de los medios masivos exponen las mentiras de sus pupilos, de arriba hacia abajo caminando en carpeta roja exponiendo sus mágicas vanidades al ritmo de la nupcial marcha del famoso pavo real.

La vergüenza más grande de un indigno es recibir un premio de otro indigno, mientras el monstruo del nuevo Apocalipsis con sus decenas de cabezas al servicio de su desbordada hambre de poder, no dijo ni se comprometió en nada en la reunión de la ONU ante el grito de clamor de la Santa Madre Tierra. ¿Será que la “riqueza” que acumule a costa de la muerte de un planeta en el futuro le proveerá algo para comer?

Visto