Tecnología

Cualquier cosa que intentemos hacer hoy en la educación no puede pasar por alto el hecho de que nos encontramos en sociedades de la información y del conocimiento. La inundación de conocimientos cuestiona profundamente la educación y provoca una descolocación del acto educativo. Google nos entrega al instante la información que deseamos y necesitamos. Estamos en la percepción de que todo lo podemos conocer, solo necesitamos estar conectados y para ello, la palabra mágica es Internet.
Hoy el analfabetismo resulta extraño; su constatación es un escándalo. La interculturalidad nos ayuda a considerar que el analfabetismo es creado por la cultura dominante. Con respecto a las propias culturas, las poblaciones y los individuos señalados como analfabetos, no lo son. Las nuevas sociedades producen nuevos analfabetos; por ejemplo, los nativos digitales nos colocan en una situación de analfabetismo digital. Paradójicamente, la saturación de información es responsable de la creación de nuevas ignorancias. Sorprendentemente, con las culturas digitales crece el iletrismo.
Las sociedades de la información y del conocimiento generan nuevas posibilidades y desafíos. El uso de las tecnologías es el nuevo abecedario de la escuela. La memoria deja de ser un requerimiento después de una larga época en el reino de la educación. El pensamiento computacional avanza entre miedos, ignorancias e incertidumbres.
En un mundo donde se aceleraron las naves del conocimiento, la innovación que inició como una pequeña barcaza sin rumbo, ahora es un crucero con destinos abiertos. Ella irrumpe porque lo desconocido entró en escena. La paradoja socrática se hizo realidad, entre más conocemos menos sabemos. (O)
La saturación de información es responsable de la creación de nuevas ignorancias; con las culturas digitales crece el iletrismo.

Tecnología

Cualquier cosa que intentemos hacer hoy en la educación no puede pasar por alto el hecho de que nos encontramos en sociedades de la información y del conocimiento. La inundación de conocimientos cuestiona profundamente la educación y provoca una descolocación del acto educativo. Google nos entrega al instante la información que deseamos y necesitamos. Estamos en la percepción de que todo lo podemos conocer, solo necesitamos estar conectados y para ello, la palabra mágica es Internet.
Hoy el analfabetismo resulta extraño; su constatación es un escándalo. La interculturalidad nos ayuda a considerar que el analfabetismo es creado por la cultura dominante. Con respecto a las propias culturas, las poblaciones y los individuos señalados como analfabetos, no lo son. Las nuevas sociedades producen nuevos analfabetos; por ejemplo, los nativos digitales nos colocan en una situación de analfabetismo digital. Paradójicamente, la saturación de información es responsable de la creación de nuevas ignorancias. Sorprendentemente, con las culturas digitales crece el iletrismo.
Las sociedades de la información y del conocimiento generan nuevas posibilidades y desafíos. El uso de las tecnologías es el nuevo abecedario de la escuela. La memoria deja de ser un requerimiento después de una larga época en el reino de la educación. El pensamiento computacional avanza entre miedos, ignorancias e incertidumbres.
En un mundo donde se aceleraron las naves del conocimiento, la innovación que inició como una pequeña barcaza sin rumbo, ahora es un crucero con destinos abiertos. Ella irrumpe porque lo desconocido entró en escena. La paradoja socrática se hizo realidad, entre más conocemos menos sabemos. (O)
La saturación de información es responsable de la creación de nuevas ignorancias; con las culturas digitales crece el iletrismo.