Sueños de ciudad

Desde niños soñamos en algo, en tener un juguete y compartir con los amigos, en jugar sobre el llano o en el patio. Los adultos debemos soñar en una ciudad mejor, en donde la imaginación rebase realidades, deben ser sueños que hablen de tus relaciones contigo mismo y con tu entorno. Porque si sueñas con una ciudad de calles ordenadas, movilidad sostenible, con amplias zonas verdes y sin contaminación, es que te sientes en paz contigo mismo y has encontrado el equilibrio emocional, ese que te permite disfrutar tanto de ti como de tu entorno humano y natural.
Propongo fortalecer la educación ciudadana, la democracia participativa, el cambio de comportamiento, actitud, hábitos y acciones, a fin de transformar a Cuenca en una ciudad más tolerante, amable y con una mejor calidad de vida. Debemos encontrar alternativas frente a la crisis de cultura, infraestructura, convivencia política y cohesión social. Se hace necesario realizar tareas que contribuyan a la formación de una nueva cultura ciudadana, basada en la tolerancia, el pluralismo, la solución pacífica de las controversias y la participación. Mis sueños de ciudad serán en convertirle en la nueva acrópolis, la urbe líder, atractiva y competitiva.
Fruto de la colaboración, promovemos ideas y nuevas formas de gobernar y cuidar la ciudad entre todos. De lo que se trata es de articular la voz de las personas y darles herramientas para mejorar y activar sus comunidades, colaborando con nuestros vecinos y así convertirnos en agentes activos con impacto social. El ciudadano es clave para ayudar a tomar mejores decisiones para la ciudad, ya que al tener en cuenta sus opiniones se podrá optimizar los recursos y las acciones. De esta forma el ciudadano ayuda a crear procesos transparentes, basados en la participación y escucha activa. Este proceso de mejora, basado en la colaboración y en la participación de todos los vecinos, nos ayuda a repensar la ciudad.
Mediante los procesos de participación ciudadana, todos podemos mejorar la ciudad y convertirnos en ciudadanos colaborativos, para lograr el buen vivir, porque al involucrar a todos los actores, podemos diseñar una ciudad más inclusiva, humana y habitable. Mi sueño siempre será en imaginar la ciudad ideal, enfocada en las personas y en la colaboración. Mi propuesta consiste en humanizar la ciudad y fomentar la participación ciudadana en la toma de decisiones. Si bien soñar no cuesta nada, más caro será no soñar. (O)

Sueños de ciudad

Desde niños soñamos en algo, en tener un juguete y compartir con los amigos, en jugar sobre el llano o en el patio. Los adultos debemos soñar en una ciudad mejor, en donde la imaginación rebase realidades, deben ser sueños que hablen de tus relaciones contigo mismo y con tu entorno. Porque si sueñas con una ciudad de calles ordenadas, movilidad sostenible, con amplias zonas verdes y sin contaminación, es que te sientes en paz contigo mismo y has encontrado el equilibrio emocional, ese que te permite disfrutar tanto de ti como de tu entorno humano y natural.
Propongo fortalecer la educación ciudadana, la democracia participativa, el cambio de comportamiento, actitud, hábitos y acciones, a fin de transformar a Cuenca en una ciudad más tolerante, amable y con una mejor calidad de vida. Debemos encontrar alternativas frente a la crisis de cultura, infraestructura, convivencia política y cohesión social. Se hace necesario realizar tareas que contribuyan a la formación de una nueva cultura ciudadana, basada en la tolerancia, el pluralismo, la solución pacífica de las controversias y la participación. Mis sueños de ciudad serán en convertirle en la nueva acrópolis, la urbe líder, atractiva y competitiva.
Fruto de la colaboración, promovemos ideas y nuevas formas de gobernar y cuidar la ciudad entre todos. De lo que se trata es de articular la voz de las personas y darles herramientas para mejorar y activar sus comunidades, colaborando con nuestros vecinos y así convertirnos en agentes activos con impacto social. El ciudadano es clave para ayudar a tomar mejores decisiones para la ciudad, ya que al tener en cuenta sus opiniones se podrá optimizar los recursos y las acciones. De esta forma el ciudadano ayuda a crear procesos transparentes, basados en la participación y escucha activa. Este proceso de mejora, basado en la colaboración y en la participación de todos los vecinos, nos ayuda a repensar la ciudad.
Mediante los procesos de participación ciudadana, todos podemos mejorar la ciudad y convertirnos en ciudadanos colaborativos, para lograr el buen vivir, porque al involucrar a todos los actores, podemos diseñar una ciudad más inclusiva, humana y habitable. Mi sueño siempre será en imaginar la ciudad ideal, enfocada en las personas y en la colaboración. Mi propuesta consiste en humanizar la ciudad y fomentar la participación ciudadana en la toma de decisiones. Si bien soñar no cuesta nada, más caro será no soñar. (O)