Simple lógica

Visto

Precio de venta al público, meno costo  es igual a la utilidad; ó, utilidad esperada del ejercicio, más costos igual a precio de venta al público; ó, precio de venta al público menos utilidad igual al costo; en tanto que, el costo de oportunidad es el punto que encera la relación costo-precio y provoca una utilidad igual a cero…
Las matemáticas son exactas y la lógica no tiene curvas ni atajos, si voy a invertir, el primer paso es definir una utilidad mínima esperada, misma que se cruza-compara contra otras opciones de inversión, eso se llama costo de oportunidad. El segundo paso es calcular los costos, entre fijos y variables, directos e indirectos, de producción, comercialización, promoción, etc.; la inversión inicial se amortiza para recuperación en un plazo mayor, pero en lo inmediato calculamos los costos totales, sobre los cuales definimos los precios con que entraremos en el mercado.El adecuado cálculo de costos es fundamental pues determina las alternativas de precios razonables de cara a dos condiciones fundamentales: en la primera que el precio, en la relación costo-beneficio-alternativa sea atractivo para el consumidor; y, en el segundo, define la factibilidad de mi inversión…
“No se aplica para el caso de proyectos públicos que persiguen una utilidad social más que rentabilidad financiera”, me podría decir; sin embargo, la lógica es la misma, aunque las variables del modelo, totalmente simétrico, deben ampliarse y ajustarse un poco… Así, el costo de oportunidad que, en el caso de proyectos de inversión privada comparan la rentabilidad financiera entre opciones, para el caso de proyectos de inversión pública deben comparar la rentabilidad social; la utilidad social sobre la financiera puede demandar del establecimiento de subsidios que hagan sostenible el funcionamiento del proyecto; pero, de manera invariable, costos y precios determinan una relación que debe ser tenida y entendida desde el planteamiento de la idea que se traduce en proyecto…
¿Y todo esto para qué?, simple, para decirle al municipio que, tres administraciones después, no debería mantener el discurso de que no sabe cual es la tarifa de equilibrio en la que los costos de tranvía se igualan para no generar pérdidas que compliquen la sostenibilidad de la obra más cara (no solo costosa) de la historia de nuestra urbe.
Antes de invertir defino mi utilidad, luego calculo los costos y defino los precios, lógica y matemática -casi que solamente sentido común- al servicio de las decisiones trascendentes que caminamos… (O)
Antes de invertir defino mi utilidad, luego calculo los costos y defino los precios, lógica y matemática- casi que sentido común.

Simple lógica

Precio de venta al público, meno costo  es igual a la utilidad; ó, utilidad esperada del ejercicio, más costos igual a precio de venta al público; ó, precio de venta al público menos utilidad igual al costo; en tanto que, el costo de oportunidad es el punto que encera la relación costo-precio y provoca una utilidad igual a cero…
Las matemáticas son exactas y la lógica no tiene curvas ni atajos, si voy a invertir, el primer paso es definir una utilidad mínima esperada, misma que se cruza-compara contra otras opciones de inversión, eso se llama costo de oportunidad. El segundo paso es calcular los costos, entre fijos y variables, directos e indirectos, de producción, comercialización, promoción, etc.; la inversión inicial se amortiza para recuperación en un plazo mayor, pero en lo inmediato calculamos los costos totales, sobre los cuales definimos los precios con que entraremos en el mercado.El adecuado cálculo de costos es fundamental pues determina las alternativas de precios razonables de cara a dos condiciones fundamentales: en la primera que el precio, en la relación costo-beneficio-alternativa sea atractivo para el consumidor; y, en el segundo, define la factibilidad de mi inversión…
“No se aplica para el caso de proyectos públicos que persiguen una utilidad social más que rentabilidad financiera”, me podría decir; sin embargo, la lógica es la misma, aunque las variables del modelo, totalmente simétrico, deben ampliarse y ajustarse un poco… Así, el costo de oportunidad que, en el caso de proyectos de inversión privada comparan la rentabilidad financiera entre opciones, para el caso de proyectos de inversión pública deben comparar la rentabilidad social; la utilidad social sobre la financiera puede demandar del establecimiento de subsidios que hagan sostenible el funcionamiento del proyecto; pero, de manera invariable, costos y precios determinan una relación que debe ser tenida y entendida desde el planteamiento de la idea que se traduce en proyecto…
¿Y todo esto para qué?, simple, para decirle al municipio que, tres administraciones después, no debería mantener el discurso de que no sabe cual es la tarifa de equilibrio en la que los costos de tranvía se igualan para no generar pérdidas que compliquen la sostenibilidad de la obra más cara (no solo costosa) de la historia de nuestra urbe.
Antes de invertir defino mi utilidad, luego calculo los costos y defino los precios, lógica y matemática -casi que solamente sentido común- al servicio de las decisiones trascendentes que caminamos… (O)
Antes de invertir defino mi utilidad, luego calculo los costos y defino los precios, lógica y matemática- casi que sentido común.

Visto