Ser más creativos

Para crecer en la vida  y alcanzar esas metas y sueños, tenemos que desarrollar la capacidad y la agresividad de mantener una actitud positiva y hacer constantemente apuestas en la vida. No solamente en la vida personal o profesional, sino en absolutamente todos, como se dice en el argot popular “quien no arriesga, no gana”.
Las grandes potencias mundiales se construyeron en base de esas apuestas;  apostaron a crecer, a industrializarse, a mejorar los ingresos de su gente. No recuerdo haber aprendido o escuchado de países o economías que salieron de la pobreza o llegaron a ser potencia, en base a los recortes y la reducción de su tamaño.
Igual sucede  con los negocios. Cuando hay problemas en las empresas, pensamos en que la solución más sencilla y ortodoxa es  ajustar los gastos o las estructuras.
¡Qué empresa líder en el mercado creció o construyó un imperio económico a partir de que empezó a reducirse?, ninguna. Las empresas crecen con ideas, con proyectos, con afán de expansión y apostándole a lo que saben hacer. Incluso la mayoría de las veces, son las crisis las que sacan lo mejor de cada empresa y esto produce que se encuentren oportunidades que llevan el negocio a otro nivel.
Como país, hay que apostarle al crecimiento, tenemos  que lograr que el  tamaño del pastel (del mercado) sea más grande. Tenemos que buscar la forma de colocar  dinero en la gente, generar empleo, mejorar ingresos per cápita,  para que esa gente sea precisamente la que adquiere productos de las empresas y al mismo tiempo estas empresas inicien un círculo virtuoso de crecimiento-inversión-generación de empleo-mayor.
¿Cómo atraer inversión extranjera si el mercado cada vez es más pequeño?
 Entonces, cuando un inversionista extranjero mira al país y decide entrar en él, lo único que logrará es ganar una facturación a costilla de que otros jugadores nacionales la pierdan, pues si el mercado no crece, los negocios solo pasarán de una mano a otra, es decir el mismo pastel solo se dividirá en más pedazos.
No creo en los de Ajustes y no creo en los recortes,  creo en las apuestas, en las grandes ideas, en cambiar los modelos, en reinventar lo que se estamos haciendo,  para  que todos como sociedad,  tengamos esa capacidad adquisitiva incremental que permite incrementar el consumo y como consecuencia la producción del país vaya creciendo, solamente así y  aprovechando economías de escala, seremos más competitivos para en algún momento si salir a competir en ese mercado global. (O)
No creo en los de ajustes. Creo en las apuestas, en las grandes ideas, en cambiar los modelos, en reinventar lo que se estamos haciendo.

Ser más creativos

Para crecer en la vida  y alcanzar esas metas y sueños, tenemos que desarrollar la capacidad y la agresividad de mantener una actitud positiva y hacer constantemente apuestas en la vida. No solamente en la vida personal o profesional, sino en absolutamente todos, como se dice en el argot popular “quien no arriesga, no gana”.
Las grandes potencias mundiales se construyeron en base de esas apuestas;  apostaron a crecer, a industrializarse, a mejorar los ingresos de su gente. No recuerdo haber aprendido o escuchado de países o economías que salieron de la pobreza o llegaron a ser potencia, en base a los recortes y la reducción de su tamaño.
Igual sucede  con los negocios. Cuando hay problemas en las empresas, pensamos en que la solución más sencilla y ortodoxa es  ajustar los gastos o las estructuras.
¡Qué empresa líder en el mercado creció o construyó un imperio económico a partir de que empezó a reducirse?, ninguna. Las empresas crecen con ideas, con proyectos, con afán de expansión y apostándole a lo que saben hacer. Incluso la mayoría de las veces, son las crisis las que sacan lo mejor de cada empresa y esto produce que se encuentren oportunidades que llevan el negocio a otro nivel.
Como país, hay que apostarle al crecimiento, tenemos  que lograr que el  tamaño del pastel (del mercado) sea más grande. Tenemos que buscar la forma de colocar  dinero en la gente, generar empleo, mejorar ingresos per cápita,  para que esa gente sea precisamente la que adquiere productos de las empresas y al mismo tiempo estas empresas inicien un círculo virtuoso de crecimiento-inversión-generación de empleo-mayor.
¿Cómo atraer inversión extranjera si el mercado cada vez es más pequeño?
 Entonces, cuando un inversionista extranjero mira al país y decide entrar en él, lo único que logrará es ganar una facturación a costilla de que otros jugadores nacionales la pierdan, pues si el mercado no crece, los negocios solo pasarán de una mano a otra, es decir el mismo pastel solo se dividirá en más pedazos.
No creo en los de Ajustes y no creo en los recortes,  creo en las apuestas, en las grandes ideas, en cambiar los modelos, en reinventar lo que se estamos haciendo,  para  que todos como sociedad,  tengamos esa capacidad adquisitiva incremental que permite incrementar el consumo y como consecuencia la producción del país vaya creciendo, solamente así y  aprovechando economías de escala, seremos más competitivos para en algún momento si salir a competir en ese mercado global. (O)
No creo en los de ajustes. Creo en las apuestas, en las grandes ideas, en cambiar los modelos, en reinventar lo que se estamos haciendo.