San Francisco

Visto
Lo último de Carlos Jaramillo Medina

Las intervenciones en los centros históricos deben tener una consideración socio-cultural con la intención de hacerlos habi-tables; son problemas constructivos de restau-ración o rehabilitación de su estructura física para su puesta en valor; y además, desde su considera-ción urbanística deben propiciar la búsqueda de mecanismos de inserción creativa entre la ciudad antigua y la ciudad contemporánea. Por estos motivos las nuevas intervenciones deben ser fundamentarse en el conocimiento de la historia y en la observación del lugar. Sin embargo, interve-nir en los centros históricos tiene sus dificultades, aunque las recomenda-ciones aconsejan contener el principio de la adaptabilidad, fundamentado en una interpretación particularizada del contexto cultural y urbano. Esta acción permitirá la elección del enfoque metodológico a seguir y el partido arquitectónico a elegir, pero siempre continuando con la historia para hacer que lo nuevo dialogue con el lugar histórico preexistente. De este modo se trata de impulsar intervenciones creativas condicionadas por la historia decantada de cada lugar. Una obra que represente una buena solución, será la que cumpla la determinación de su objetivo, como la que aporta por su construcción algo nuevo con calidad al contexto urbano preexistente.
Cuando se interviene en los centros históricos de las ciudades sin un objetivo claro (qué se quiere hacer) y sin una metodología precisa (cómo hacer) se obtienen respuestas prosaicas que adolecen de emoción o interés y que no aportan de modo positivo a la ciudad antigua. La intervención realizada en la plaza de San Francisco carece de estos principios del buen diseño. El espacio vacío, insustancial, gris, anodino y sin alma de la plaza, no invita a disfrutar ni a la resignificar el lugar. (O)
La intervención realizada en la plaza de San Francisco carece de los principios del buen diseño.

San Francisco

Las intervenciones en los centros históricos deben tener una consideración socio-cultural con la intención de hacerlos habi-tables; son problemas constructivos de restau-ración o rehabilitación de su estructura física para su puesta en valor; y además, desde su considera-ción urbanística deben propiciar la búsqueda de mecanismos de inserción creativa entre la ciudad antigua y la ciudad contemporánea. Por estos motivos las nuevas intervenciones deben ser fundamentarse en el conocimiento de la historia y en la observación del lugar. Sin embargo, interve-nir en los centros históricos tiene sus dificultades, aunque las recomenda-ciones aconsejan contener el principio de la adaptabilidad, fundamentado en una interpretación particularizada del contexto cultural y urbano. Esta acción permitirá la elección del enfoque metodológico a seguir y el partido arquitectónico a elegir, pero siempre continuando con la historia para hacer que lo nuevo dialogue con el lugar histórico preexistente. De este modo se trata de impulsar intervenciones creativas condicionadas por la historia decantada de cada lugar. Una obra que represente una buena solución, será la que cumpla la determinación de su objetivo, como la que aporta por su construcción algo nuevo con calidad al contexto urbano preexistente.
Cuando se interviene en los centros históricos de las ciudades sin un objetivo claro (qué se quiere hacer) y sin una metodología precisa (cómo hacer) se obtienen respuestas prosaicas que adolecen de emoción o interés y que no aportan de modo positivo a la ciudad antigua. La intervención realizada en la plaza de San Francisco carece de estos principios del buen diseño. El espacio vacío, insustancial, gris, anodino y sin alma de la plaza, no invita a disfrutar ni a la resignificar el lugar. (O)
La intervención realizada en la plaza de San Francisco carece de los principios del buen diseño.

Visto
Lo último de Carlos Jaramillo Medina