Retroalimentación

La imagen cerebral nos muestra que el apren-dizaje es más eficaz cuando es positivo, correctivo y rápido. Estos tres elementos estabilizan el aprendizaje, lo cual significa que el castigo como un medio para mejorar, el silencio sobre aquello que estuvo mal, y el tiempo extendido para corregir, tienen un papel nefasto en la educación. La pedagogía de Freire también ha insistido sobre la necesidad de separarse una visión bancaria del aprendizaje, de hacer y re-trabajar al estudiante. El cerebro no es una caja donde podemos colocar todo lo que queramos de cualquier manera. Además, la repetición debe ser pensada como una profun-dización, y ella debe permitir al niño o la niña retomar el camino de ma-nera progresiva y cada vez más autónoma. Luego, no hay educación sí los estudiantes no logran aprender por sí mismos y los conocimientos solo se estabi-lizan por medio de un acompañamiento, positivo, correctivo y rápido. El Feedback de las Neuro-ciencias insiste sobre una corrección rápida, y la pedagogía insiste sobre la necesidad de re-em-prender para mejorar, e interiorizar la exigencia. La exigencia en el aprendizaje es para lograr hacer los trabajos con precisión, justicia y dentro de los parámetros de la búsqueda de la verdad. Sin duda que la retro-alimentación debe ser per-manente, pero el estudiante no puede esperarla para corregir. Todo debe ser revisado, analizado, comprendido, de lo contrario no se interioriza la exigencia. La exigencia no se ubica solo en el maestro sino en el estudiante. Por consiguiente, el sujeto debe manifestar la exigencia de sí mismo. En suma, así como el Feedback debe ser positivo, correctivo y rápido para nuevas configuraciones cerebrales, necesitamos que este sea integrado en el acto pedagógico y que toda evaluación se convierta en una auto-evaluación. (O)
El Feedback de Neurociencias insiste sobre una corrección rápida, y la pedagogía insiste sobre la necesidad de re-emprender.

Retroalimentación

La imagen cerebral nos muestra que el apren-dizaje es más eficaz cuando es positivo, correctivo y rápido. Estos tres elementos estabilizan el aprendizaje, lo cual significa que el castigo como un medio para mejorar, el silencio sobre aquello que estuvo mal, y el tiempo extendido para corregir, tienen un papel nefasto en la educación. La pedagogía de Freire también ha insistido sobre la necesidad de separarse una visión bancaria del aprendizaje, de hacer y re-trabajar al estudiante. El cerebro no es una caja donde podemos colocar todo lo que queramos de cualquier manera. Además, la repetición debe ser pensada como una profun-dización, y ella debe permitir al niño o la niña retomar el camino de ma-nera progresiva y cada vez más autónoma. Luego, no hay educación sí los estudiantes no logran aprender por sí mismos y los conocimientos solo se estabi-lizan por medio de un acompañamiento, positivo, correctivo y rápido. El Feedback de las Neuro-ciencias insiste sobre una corrección rápida, y la pedagogía insiste sobre la necesidad de re-em-prender para mejorar, e interiorizar la exigencia. La exigencia en el aprendizaje es para lograr hacer los trabajos con precisión, justicia y dentro de los parámetros de la búsqueda de la verdad. Sin duda que la retro-alimentación debe ser per-manente, pero el estudiante no puede esperarla para corregir. Todo debe ser revisado, analizado, comprendido, de lo contrario no se interioriza la exigencia. La exigencia no se ubica solo en el maestro sino en el estudiante. Por consiguiente, el sujeto debe manifestar la exigencia de sí mismo. En suma, así como el Feedback debe ser positivo, correctivo y rápido para nuevas configuraciones cerebrales, necesitamos que este sea integrado en el acto pedagógico y que toda evaluación se convierta en una auto-evaluación. (O)
El Feedback de Neurociencias insiste sobre una corrección rápida, y la pedagogía insiste sobre la necesidad de re-emprender.