Retos económicos y sociales para el 2018

Duros y complejos son los retos que debe enfrentar el Gobierno Nacional. La actividad económica evidencia síntomas de franca y sostenida recuperación (a partir de un crecimiento negativo del PIB por el orden del 1.5% en el 2016 se pasa a un crecimiento positivo del 1.5% para el año 2017, dejando con las narices largas al FMI y otros); pero, los niveles de desempleo y empleo inadecuado, se mantienen elevados, existiendo el serio riesgo de aumento de la pobreza y desigualdad. Sin duda, el primer desafío para el Presidente Lenin Moreno es la reducción drástica de la pobreza y la eliminación de la extrema pobreza. Este desafío demandada obligatoriamente la creación de fuentes de trabajo productivo y estable. Hay que reconocer que el desempleo, el subempleo y la informalidad (mal remunerada) no muestran claras señales de mejoría. La "Ley de Reactivación Económica..." recientemente aprobada constituye un buen instrumento para incentivar a la micro, pequeña y mediana empresa) .
En el marco del Plan Nacional de Desarrollo vigente y de una política económica contra cíclica, existe un conjunto de políticas públicas e instrumentos de acción capaces de dinamizar la producción y el empleo. En las actuales circunstancias, sería suicida un shock fiscal y social que signifique grandes recortes del gasto y la inversión estatales(tanto a nivel central como local) como pretenden algunos analistas y ciertos representantes de las cámaras y de la oposición. El diálogo como metodología de la construcción de soluciones consensuales, sin duda es absolutamente pertinente. Esto no significa por cierto que toda propuesta es viable. La experiencia aprendida en el Consejo de Política Productiva y Tributaria debe servir de lección para evitar falsas expectativas. Sigo pensando que, para entender la coyuntura actual y las perspectivas inmediatas, a los errores y omisiones de la política económica de la década anterior, que si los hubo, hay que sumar los errores y omisiones -que también los hubo, en el sector privado. El componente indispensable en cualquier diálogo es, no solamente, la crítica, sino también, la autocrítica.
Entre los temas urgentes podríamos citar los siguientes: reperfilamiento de la deuda pública (externa e interna) y que incluya una renegociación de la deuda con los gobiernos de los países "amigos", de manera que se abarate su servicio; renegociación de todos los contratos petroleros, tanto los de prestación de servicios como los de comercialización y preventas así como los de deuda; aprobación de una nueva ley de seguridad social y un nuevo Código del Trabajo( en la nueva ley deberá definirse los nuevos parámetros del conjunto de prestaciones y previsiones en función de la universalidad, solidaridad y sostenibilidad de la seguridad social); debería revisarse el pliego tarifario de los servicios eléctricos. El Plan Casa para Todos en el marco del Plan Toda una Vida, es fundamental para la reactivación de la construcción que tiene un enorme multiplicador de la actividad económica. Otras acciones y políticas como el manejo por parte de la banca privada y el sistema cooperativo del dinero electrónico como medio de pago debe ser rigurosamente regulado y controlado. Más TLCs o TBIs, hay que estudiarlos a profundidad. Hay que recordar que, precisamente, los tratados de inversión internacionales, no han constituido una buena experiencia para América Latina.
Auguramos, contrariamente, a los que piensan los "agoreros del desastre" que el 2018 sea el año definitivo de la reactivación económica y del mejoramiento de las condiciones de vida de la gran mayoría de ecuatorianos. ¡FELIZ AÑO 2018! (O)

Retos económicos y sociales para el 2018

Duros y complejos son los retos que debe enfrentar el Gobierno Nacional. La actividad económica evidencia síntomas de franca y sostenida recuperación (a partir de un crecimiento negativo del PIB por el orden del 1.5% en el 2016 se pasa a un crecimiento positivo del 1.5% para el año 2017, dejando con las narices largas al FMI y otros); pero, los niveles de desempleo y empleo inadecuado, se mantienen elevados, existiendo el serio riesgo de aumento de la pobreza y desigualdad. Sin duda, el primer desafío para el Presidente Lenin Moreno es la reducción drástica de la pobreza y la eliminación de la extrema pobreza. Este desafío demandada obligatoriamente la creación de fuentes de trabajo productivo y estable. Hay que reconocer que el desempleo, el subempleo y la informalidad (mal remunerada) no muestran claras señales de mejoría. La "Ley de Reactivación Económica..." recientemente aprobada constituye un buen instrumento para incentivar a la micro, pequeña y mediana empresa) .
En el marco del Plan Nacional de Desarrollo vigente y de una política económica contra cíclica, existe un conjunto de políticas públicas e instrumentos de acción capaces de dinamizar la producción y el empleo. En las actuales circunstancias, sería suicida un shock fiscal y social que signifique grandes recortes del gasto y la inversión estatales(tanto a nivel central como local) como pretenden algunos analistas y ciertos representantes de las cámaras y de la oposición. El diálogo como metodología de la construcción de soluciones consensuales, sin duda es absolutamente pertinente. Esto no significa por cierto que toda propuesta es viable. La experiencia aprendida en el Consejo de Política Productiva y Tributaria debe servir de lección para evitar falsas expectativas. Sigo pensando que, para entender la coyuntura actual y las perspectivas inmediatas, a los errores y omisiones de la política económica de la década anterior, que si los hubo, hay que sumar los errores y omisiones -que también los hubo, en el sector privado. El componente indispensable en cualquier diálogo es, no solamente, la crítica, sino también, la autocrítica.
Entre los temas urgentes podríamos citar los siguientes: reperfilamiento de la deuda pública (externa e interna) y que incluya una renegociación de la deuda con los gobiernos de los países "amigos", de manera que se abarate su servicio; renegociación de todos los contratos petroleros, tanto los de prestación de servicios como los de comercialización y preventas así como los de deuda; aprobación de una nueva ley de seguridad social y un nuevo Código del Trabajo( en la nueva ley deberá definirse los nuevos parámetros del conjunto de prestaciones y previsiones en función de la universalidad, solidaridad y sostenibilidad de la seguridad social); debería revisarse el pliego tarifario de los servicios eléctricos. El Plan Casa para Todos en el marco del Plan Toda una Vida, es fundamental para la reactivación de la construcción que tiene un enorme multiplicador de la actividad económica. Otras acciones y políticas como el manejo por parte de la banca privada y el sistema cooperativo del dinero electrónico como medio de pago debe ser rigurosamente regulado y controlado. Más TLCs o TBIs, hay que estudiarlos a profundidad. Hay que recordar que, precisamente, los tratados de inversión internacionales, no han constituido una buena experiencia para América Latina.
Auguramos, contrariamente, a los que piensan los "agoreros del desastre" que el 2018 sea el año definitivo de la reactivación económica y del mejoramiento de las condiciones de vida de la gran mayoría de ecuatorianos. ¡FELIZ AÑO 2018! (O)