Recordando derrotas

Corrían los años 20 del s.XX. Nicaragua, como casi toda la cuenca del Caribe, estaba ocupada por las tropas estadounidenses. Finalizada la I Guerra Mundial EE.UU. consideró que había llegado la hora de la sentencia de John Quincy Adams «América para los americanos», conocida como Doctrina Monroe. En 1926, Augusto César Sandino, dejar el exilio y retorna a su país natal que se encontraba sumido en un interminable conflicto entre conservadores y liberales; tenía 31 años, de origen campesino y trabajaba como jornalero agrícola y minero. Desencantado de la política, resuelve tomar las armas y organiza su Pequeño Ejército Loco para expulsar a los invasores. En 1933, los marines se retiran de Nicaragua sin lograr derrotar al General de Hombres Libres, como lo calificó Henri Barbusse. De hecho, la victoria de Sandino significó la primera derrota militar para EE.UU.
Enero 1 de l959 Cuba: fue noticia. En las primeras horas de aquel día, el dictador Batista huyó ante el avance victorioso de Fidel y sus barbudos que ya habían bajado de la Sierra Maestra y se dirigían a La Habana. La inquietud en la Casa Blanca crecía al igual que la voluntad soberana y libertaria de los cubanos, algo inadmisible para el imperio acostumbrado a mandar en su ‘patio trasero’. La Casa Blanca dispone iniciar los preparativos para invadir la isla. El sábado 15 de Abril de 1961 inicia la invasión en Bahía de los Cochinos, con bombardeos de la aviación norteamericana camuflada con banderas cubanas y se intentó el desembarco de tropas para la toma de una cabeza de playa que permita la formación de un gobierno provisional que solicitaría el reconocimiento de la OEA y apoyo internacional. La operación fracasó en 65 horas. La segunda derrota del poderío militar estadounidense se concretó en Bahía de los Cochinos.
Sábado 23/02/2019, la ciudadanía a nivel mundial despertó con la expectativa de invasión americana a Venezuela. El ciudadano Guaidó, autoproclamado presidente encargado y el Presidente Trump anunciaron al mundo que este día ingresarían a territorio venezolano para entregar ayuda humanitaria. Todo estaba preparado: el concierto musical, el Grupo de Lima con los presidentes de Perú, Paraguay y Chile, y, el ‘falso positivo’ que permitiría a Trump ordenar la invasión. Finalmente, aparte de un confuso incidente en territorio colombiano, había tranquilidad. Guaidó eligió el exilio y Trump viajó a Vietnam para reunirse con el Presidente de Corea del Norte. (O)
Sandino manifestó una de sus más célebres frases: “No me vendo, ni me rindo. Yo quiero patria libre o morir.

Recordando derrotas

Corrían los años 20 del s.XX. Nicaragua, como casi toda la cuenca del Caribe, estaba ocupada por las tropas estadounidenses. Finalizada la I Guerra Mundial EE.UU. consideró que había llegado la hora de la sentencia de John Quincy Adams «América para los americanos», conocida como Doctrina Monroe. En 1926, Augusto César Sandino, dejar el exilio y retorna a su país natal que se encontraba sumido en un interminable conflicto entre conservadores y liberales; tenía 31 años, de origen campesino y trabajaba como jornalero agrícola y minero. Desencantado de la política, resuelve tomar las armas y organiza su Pequeño Ejército Loco para expulsar a los invasores. En 1933, los marines se retiran de Nicaragua sin lograr derrotar al General de Hombres Libres, como lo calificó Henri Barbusse. De hecho, la victoria de Sandino significó la primera derrota militar para EE.UU.
Enero 1 de l959 Cuba: fue noticia. En las primeras horas de aquel día, el dictador Batista huyó ante el avance victorioso de Fidel y sus barbudos que ya habían bajado de la Sierra Maestra y se dirigían a La Habana. La inquietud en la Casa Blanca crecía al igual que la voluntad soberana y libertaria de los cubanos, algo inadmisible para el imperio acostumbrado a mandar en su ‘patio trasero’. La Casa Blanca dispone iniciar los preparativos para invadir la isla. El sábado 15 de Abril de 1961 inicia la invasión en Bahía de los Cochinos, con bombardeos de la aviación norteamericana camuflada con banderas cubanas y se intentó el desembarco de tropas para la toma de una cabeza de playa que permita la formación de un gobierno provisional que solicitaría el reconocimiento de la OEA y apoyo internacional. La operación fracasó en 65 horas. La segunda derrota del poderío militar estadounidense se concretó en Bahía de los Cochinos.
Sábado 23/02/2019, la ciudadanía a nivel mundial despertó con la expectativa de invasión americana a Venezuela. El ciudadano Guaidó, autoproclamado presidente encargado y el Presidente Trump anunciaron al mundo que este día ingresarían a territorio venezolano para entregar ayuda humanitaria. Todo estaba preparado: el concierto musical, el Grupo de Lima con los presidentes de Perú, Paraguay y Chile, y, el ‘falso positivo’ que permitiría a Trump ordenar la invasión. Finalmente, aparte de un confuso incidente en territorio colombiano, había tranquilidad. Guaidó eligió el exilio y Trump viajó a Vietnam para reunirse con el Presidente de Corea del Norte. (O)
Sandino manifestó una de sus más célebres frases: “No me vendo, ni me rindo. Yo quiero patria libre o morir.