Puja por la ONU

Elías L. Benarroch /efe

La puja entre Honduras y Ecuador por la presidencia de la Asamblea General de la ONU se ha teñido de tonos mediorientales y la elección de uno u otro puede verse fuertemente influenciada por la cuestión palestina. Así reconocieron a Efe altas fuentes de la diplomacia ecuatoriana para los que es “inconcebible” que un Estado que “no reconoce las decisiones de la Asamblea General”, aspire a presidirla. “Cuarenta años de resoluciones en el tema de Palestina, y Honduras no respeta las decisiones... Honduras vota contra Palestina”, afirmaron las fuentes al defender la candidatura de la canciller María Fernanda Espinosa.


estas últimas semanas Ecuador ha esgrimido repetidamente como “valía diplomática” su incondicional apoyo a las aspiraciones nacionales palestinas, tratando con ello de arrastrar a su favor al bloque de países árabes e islámicos, a los de la Unión Africana -por el elemento anticolonial- y a los de Asia. En total, un centenar de países. No es ninguna casualidad en ese sentido que una buena parte de su discurso ante el Movimiento de los No-Alineados en Bakú (Azerbaiján), a principios del abril, lo dedicara “extensamente” (según precisa un comunicado oficial) a la cuestión palestina. Ecuador “reitera su rechazo a cualquier decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y cualquier intención de trasladar embajadas a esa ciudad.

Tales hechos serían contrarios al derecho internacional, a las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General”, afirmó entre otros muchos argumentos. Sin mencionarlo explícitamente, aludía al apoyo que Honduras ofrece en los últimos años a Israel en distintos foros y a su respaldoa la decisión del presidente de EE.UU. Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí su embajada. (O)
Ecuador defiende la carta palestina en su puja con Honduras por la presidencia de la Asamblea General