Poesía

El 21 de marzo, es el día que, en su Trigésima Conferencia General, la UNESCO adoptó como el Día Mundial de la Poesía. La poesía es “ese arte único que nos hace sensibles a la extraordinaria diversidad humana, diversidad de lenguas y de culturas. Es un lugar de encuentro entre el individuo y el mundo; una iniciación a la diferencia, al diálogo, a la paz; un testimonio de la universalidad de la condición humana más allá de los innumerables medios que sirven para describirla” refiere Audrey Azoulay, Directora General de UNESCO. La poesía es sensibilidad extraordinaria: lectura, amor, pasión, denuncia, irreverencia, protesta, grito o susurro; la poesía es la voz del tiempo y la conciencia; la poesía es la diversidad que se describe desde la lente de la cultura cuando mira, interpreta, canta y relata en su modo y a su estilo. La poesía es encuentro en tanto interpreta, describe, denuncia y transforma, o pretende transformar, el mundo y sus relaciones; la poesía es iniciación en el lenguaje plural de la estética y la metáfora; es testimonio como registro e interpretación para entender y describir el tiempo en que se desarrolla… La poesía es personal, así: “cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: Ya lo llevaba dentro”, (Octavio Paz)  La poesía es universal, para Rabindranath Tagore “el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos”,  melodía que se escucha, se siente y nos envuelve en cada línea de su pluma, recordemos, por ejemplo, El Jardinero… La poesía es esa capacidad de interpretar, describir o denunciar el mundo y sus rincones, como sentencia Warren: “en el fondo, un poema no es algo que se ve, sino la luz que nos permite ver. Y lo que vemos es la vida”.  La poesía es la belleza que subyace en lo simple, es “la unión de dos palabras que uno nunca supo que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio” (García Lorca).
La poesía es realidad cotidiana, porque “grande o pequeño, todo hombre es poeta si sabe ver el ideal, más allá de sus actos” (Henril Ibsen).
Finalmente Como la define Benedetti, la poesía es, y sobre todo, “el género de la sinceridad última e irreversible”…
Y, a manera de postdata, como dice mi Tuga: “a la poesía, leída o escrita, simple, sencilla, literalmente… una caricia” (O)

“La poesía no quiere adeptos, quiere amantes”, dice
García Lorca. La poesía es sensibilidad extraordinaria: lectura, amor, pasión...

Poesía

El 21 de marzo, es el día que, en su Trigésima Conferencia General, la UNESCO adoptó como el Día Mundial de la Poesía. La poesía es “ese arte único que nos hace sensibles a la extraordinaria diversidad humana, diversidad de lenguas y de culturas. Es un lugar de encuentro entre el individuo y el mundo; una iniciación a la diferencia, al diálogo, a la paz; un testimonio de la universalidad de la condición humana más allá de los innumerables medios que sirven para describirla” refiere Audrey Azoulay, Directora General de UNESCO. La poesía es sensibilidad extraordinaria: lectura, amor, pasión, denuncia, irreverencia, protesta, grito o susurro; la poesía es la voz del tiempo y la conciencia; la poesía es la diversidad que se describe desde la lente de la cultura cuando mira, interpreta, canta y relata en su modo y a su estilo. La poesía es encuentro en tanto interpreta, describe, denuncia y transforma, o pretende transformar, el mundo y sus relaciones; la poesía es iniciación en el lenguaje plural de la estética y la metáfora; es testimonio como registro e interpretación para entender y describir el tiempo en que se desarrolla… La poesía es personal, así: “cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: Ya lo llevaba dentro”, (Octavio Paz)  La poesía es universal, para Rabindranath Tagore “el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos”,  melodía que se escucha, se siente y nos envuelve en cada línea de su pluma, recordemos, por ejemplo, El Jardinero… La poesía es esa capacidad de interpretar, describir o denunciar el mundo y sus rincones, como sentencia Warren: “en el fondo, un poema no es algo que se ve, sino la luz que nos permite ver. Y lo que vemos es la vida”.  La poesía es la belleza que subyace en lo simple, es “la unión de dos palabras que uno nunca supo que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio” (García Lorca).
La poesía es realidad cotidiana, porque “grande o pequeño, todo hombre es poeta si sabe ver el ideal, más allá de sus actos” (Henril Ibsen).
Finalmente Como la define Benedetti, la poesía es, y sobre todo, “el género de la sinceridad última e irreversible”…
Y, a manera de postdata, como dice mi Tuga: “a la poesía, leída o escrita, simple, sencilla, literalmente… una caricia” (O)

“La poesía no quiere adeptos, quiere amantes”, dice
García Lorca. La poesía es sensibilidad extraordinaria: lectura, amor, pasión...