UN POQUITO DE GENEROSIDAD

Visto

El Ecuador está de pláceme. La Canciller de la República, María Fernanda Espinosa, fue electa por una abrumadora mayoría de los 193 países que integran la Organización de las Naciones Unidas -ONU- como Presidenta de la 73 Asamblea General que se instalará en septiembre próximo. Sin ninguna duda, este hecho constituye para nuestro país y para la señora Canciller un altísimo honor. Estamos seguros que nos representará con brillantez y prestancia. Mientras esto ocurre en el concierto internacional, algunos asambleístas se aprestan a realizar un juicio político en contra de María Fernanda Espinosa.

Los asambleístas, en una suerte de prevaricato, sin escuchar las pruebas de descargo y seguir el debido proceso, inclusive anticipan su voto por la censura y destitución.  Los argumentos que esgrimen para justificar dicho juicio se resumen en los siguientes: No haber cumplido adecuadamente sus funciones respecto a los lamentables y fatales sucesos en la frontera con Colombia. En segundo lugar, dicen que la Canciller descuidó a nuestros compatriotas migrantes. Por otra parte, expresan su total desacuerdo con el tratamiento que se da al caso  del señor Asange (asilado en nuestra embajada en Londres). También se argumenta como causal para el juicio -y se rechaza- la posición ecuatoriana respecto a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. En general, consideran, particularmente los asambleístas que representan a los bloques de las derechas, que nuestra política exterior es un fracaso. Sin explicitarlo, creen que la política exterior debería alinearse a la Casa Blanca. Por lo tanto, habría que aplaudir la xenofobia, el bilateralismo, el calentamiento global y la intromisión en asuntos internos de cada país.


Si finalmente se da el juicio político, peor aún, si hay "censura y destitución" se afectaría gravemente la imagen, no solamente de María Fernanda, sino del país entero. Hay que ser un poquito generosos y reconocer que la nominación de la Canciller se debe a la importante presencia y liderazgo ecuatoriano en los últimos años. Hay varios temas relevantes que han destacado la posición e iniciativa de Ecuador. Por supuesto, los significativos méritos de María Fernanada Espinosa, fueron también definitorios para su elección. ¿Será mucho pedir a los honorables que piensen en el país y con un poquito de generosidad, depongan sus intenciones de convocar a juicio político, censurar y destituir a la señora Canciller?

UN POQUITO DE GENEROSIDAD

El Ecuador está de pláceme. La Canciller de la República, María Fernanda Espinosa, fue electa por una abrumadora mayoría de los 193 países que integran la Organización de las Naciones Unidas -ONU- como Presidenta de la 73 Asamblea General que se instalará en septiembre próximo. Sin ninguna duda, este hecho constituye para nuestro país y para la señora Canciller un altísimo honor. Estamos seguros que nos representará con brillantez y prestancia. Mientras esto ocurre en el concierto internacional, algunos asambleístas se aprestan a realizar un juicio político en contra de María Fernanda Espinosa.

Los asambleístas, en una suerte de prevaricato, sin escuchar las pruebas de descargo y seguir el debido proceso, inclusive anticipan su voto por la censura y destitución.  Los argumentos que esgrimen para justificar dicho juicio se resumen en los siguientes: No haber cumplido adecuadamente sus funciones respecto a los lamentables y fatales sucesos en la frontera con Colombia. En segundo lugar, dicen que la Canciller descuidó a nuestros compatriotas migrantes. Por otra parte, expresan su total desacuerdo con el tratamiento que se da al caso  del señor Asange (asilado en nuestra embajada en Londres). También se argumenta como causal para el juicio -y se rechaza- la posición ecuatoriana respecto a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. En general, consideran, particularmente los asambleístas que representan a los bloques de las derechas, que nuestra política exterior es un fracaso. Sin explicitarlo, creen que la política exterior debería alinearse a la Casa Blanca. Por lo tanto, habría que aplaudir la xenofobia, el bilateralismo, el calentamiento global y la intromisión en asuntos internos de cada país.


Si finalmente se da el juicio político, peor aún, si hay "censura y destitución" se afectaría gravemente la imagen, no solamente de María Fernanda, sino del país entero. Hay que ser un poquito generosos y reconocer que la nominación de la Canciller se debe a la importante presencia y liderazgo ecuatoriano en los últimos años. Hay varios temas relevantes que han destacado la posición e iniciativa de Ecuador. Por supuesto, los significativos méritos de María Fernanada Espinosa, fueron también definitorios para su elección. ¿Será mucho pedir a los honorables que piensen en el país y con un poquito de generosidad, depongan sus intenciones de convocar a juicio político, censurar y destituir a la señora Canciller?

Visto