Paridad en Cuenca

La reciente elección del concejal Pablo Burbano como vicealcalde de la ciudad de Cuenca, ha generado un intenso debate sobre la posible vulneración al principio de paridad de género, al no haber elegido a Paola Flores o Marisol Peñaloza en ese cargo. Varios colectivos han expresado su discrepancia con la decisión tomada por parte del concejo municipal, sobre todo expresando que el inciso segundo del articulo 317 del COOTAD señala que en la sesión inaugural “los consejos regionales, concejos metropolitanos y municipales procederán a elegir de entre sus miembros a la segunda autoridad del ejecutivo del correspondiente gobierno, de acuerdo con el principio de paridad entre mujeres y hombres en donde fuere posible”. Por tanto, el enunciado normativo “en donde fuere posible”, se entendería como una norma mandatoria que obliga a que sea electa una concejal como vicealcaldesa. No obstante, quedan varias dudas ¿Esta disposición ha ser interpretada en realidad determina una obligación? ¿Quién debe realizar esa interpretación? En primer lugar, la expresión antes mencionada es ciertamente ambigua y podría expresar diversos significados o normas, entre ellas la que ha expresado los colectivos de mujeres, aunque mas forzosa porque la modalidad deóntica no es la obligación, es decir no tiene un carácter obligatorio, no obstante, también hay otras interpretaciones como la que permitiría que en la elección se deba proponer a una concejal, pero no así resultar electa, por cuanto no se contaría con los votos necesarios como sucedió en realidad, norma que también seria valida.
Si bien esta discusión pasa por el plano de una decisión en cuanto a la interpretación, la Constitución determina en su articulo 120 numeral 6 que el expedir, codificar, reformar y derogar las leyes, e interpretarlas con carácter generalmente obligatorio es la atribución de la Asamblea Nacional, lo que indica que ésta es la que debe ser el intérprete auténtico de la misma. Ahora bien ¿Esa norma legal puede vulnerar alguna de rango constitucional? Si, en efecto, entonces, es posible analizar su constitucionalidad. O es mejor una reforma que pueda ser debatida en la Asamblea Nacional que permita al igual que en el caso de la elección de prefecto o prefecta se elije un viceprefecto o viceprefecta, se elija también un alcalde y una vicealcaldesa. Con lo cual hay múltiples soluciones, si el fin es garantizar la paridad. (O)
Al igual que en el caso de la elección de prefecto o prefecta se elije un viceprefecto o viceprefecta, se elija también alcalde y vicealcaldesa.

Paridad en Cuenca

La reciente elección del concejal Pablo Burbano como vicealcalde de la ciudad de Cuenca, ha generado un intenso debate sobre la posible vulneración al principio de paridad de género, al no haber elegido a Paola Flores o Marisol Peñaloza en ese cargo. Varios colectivos han expresado su discrepancia con la decisión tomada por parte del concejo municipal, sobre todo expresando que el inciso segundo del articulo 317 del COOTAD señala que en la sesión inaugural “los consejos regionales, concejos metropolitanos y municipales procederán a elegir de entre sus miembros a la segunda autoridad del ejecutivo del correspondiente gobierno, de acuerdo con el principio de paridad entre mujeres y hombres en donde fuere posible”. Por tanto, el enunciado normativo “en donde fuere posible”, se entendería como una norma mandatoria que obliga a que sea electa una concejal como vicealcaldesa. No obstante, quedan varias dudas ¿Esta disposición ha ser interpretada en realidad determina una obligación? ¿Quién debe realizar esa interpretación? En primer lugar, la expresión antes mencionada es ciertamente ambigua y podría expresar diversos significados o normas, entre ellas la que ha expresado los colectivos de mujeres, aunque mas forzosa porque la modalidad deóntica no es la obligación, es decir no tiene un carácter obligatorio, no obstante, también hay otras interpretaciones como la que permitiría que en la elección se deba proponer a una concejal, pero no así resultar electa, por cuanto no se contaría con los votos necesarios como sucedió en realidad, norma que también seria valida.
Si bien esta discusión pasa por el plano de una decisión en cuanto a la interpretación, la Constitución determina en su articulo 120 numeral 6 que el expedir, codificar, reformar y derogar las leyes, e interpretarlas con carácter generalmente obligatorio es la atribución de la Asamblea Nacional, lo que indica que ésta es la que debe ser el intérprete auténtico de la misma. Ahora bien ¿Esa norma legal puede vulnerar alguna de rango constitucional? Si, en efecto, entonces, es posible analizar su constitucionalidad. O es mejor una reforma que pueda ser debatida en la Asamblea Nacional que permita al igual que en el caso de la elección de prefecto o prefecta se elije un viceprefecto o viceprefecta, se elija también un alcalde y una vicealcaldesa. Con lo cual hay múltiples soluciones, si el fin es garantizar la paridad. (O)
Al igual que en el caso de la elección de prefecto o prefecta se elije un viceprefecto o viceprefecta, se elija también alcalde y vicealcaldesa.