Opinión consultiva igualdad y no discriminación

La Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió el pasado 09 de enero la Opinión Consultiva (OC) 24/17 en la que se refiere a la identidad de género, e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo y la tutela que sobre estos brinda la Convención Americana de Derechos Humanos. Esta decisión fue emitida el 24 de noviembre de 2017 con base en un pedido de la República de Costa Rica. Este histórico fallo judicial entre lo principal señala que los Estados “deben reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”.
En este sentido, los Estados deben “garantizar el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, para asegurar la protección de los todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas por parejas heterosexuales”. Esto implica que deben necesariamente realizar las medidas legislativas, administrativas o judiciales con el fin de garantizar la modificación de estas figuras jurídicas para cumplir con esta decisión judicial.
Si bien la discusión sobre la obligatoriedad de las Opiniones Consultivas, o su fuerza vinculante es un tema de discusión controversial. La propia Corte IDH ha señalado que sus OC no tienen el mismo efecto vinculante que se reconoce para sus sentencias en materia contenciosa en el artículo 68 de la Convención, pero a su vez señala que sí tiene efectos jurídicos tanto para los países que se encuentran bajo su competencia y de mayor manera para el país que realizó la consulta. Así la función consultiva de la Corte IDH es de especial relevancia para la interpretación de la Convención Americana y su aplicación por los Estados Parte.
La labor en búsqueda de eliminar la discriminación sobre los derechos de las personas LGBTI, ha sido cumplida por la Corte IDH al determinar que los Estados tienen la obligación de garantizar los derechos familiares a las parejas del mismo sexo, entre ellos el matrimonio. Nuestra Constitución establece como principio fundamental la igualdad, y la prohibición de discriminación por diversas razones, entre ellas sexo, identidad de género y orientación sexual. Entonces la tarea ahora está en la Corte Constitucional que deberá tutelar la posibilidad de cambio de género, sexo, nombres y otros elementos de la identidad y la protección de los vínculos familiares de las parejas del mismo sexo más allá de las distintas posiciones religiosas o ideológicas. En sí, solo la igualdad de los ciudadanos nos permitirá vivir en un verdadero Estado constitucional de derechos y justicia. (O)

Opinión consultiva igualdad y no discriminación

La Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió el pasado 09 de enero la Opinión Consultiva (OC) 24/17 en la que se refiere a la identidad de género, e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo y la tutela que sobre estos brinda la Convención Americana de Derechos Humanos. Esta decisión fue emitida el 24 de noviembre de 2017 con base en un pedido de la República de Costa Rica. Este histórico fallo judicial entre lo principal señala que los Estados “deben reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”.
En este sentido, los Estados deben “garantizar el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, para asegurar la protección de los todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas por parejas heterosexuales”. Esto implica que deben necesariamente realizar las medidas legislativas, administrativas o judiciales con el fin de garantizar la modificación de estas figuras jurídicas para cumplir con esta decisión judicial.
Si bien la discusión sobre la obligatoriedad de las Opiniones Consultivas, o su fuerza vinculante es un tema de discusión controversial. La propia Corte IDH ha señalado que sus OC no tienen el mismo efecto vinculante que se reconoce para sus sentencias en materia contenciosa en el artículo 68 de la Convención, pero a su vez señala que sí tiene efectos jurídicos tanto para los países que se encuentran bajo su competencia y de mayor manera para el país que realizó la consulta. Así la función consultiva de la Corte IDH es de especial relevancia para la interpretación de la Convención Americana y su aplicación por los Estados Parte.
La labor en búsqueda de eliminar la discriminación sobre los derechos de las personas LGBTI, ha sido cumplida por la Corte IDH al determinar que los Estados tienen la obligación de garantizar los derechos familiares a las parejas del mismo sexo, entre ellos el matrimonio. Nuestra Constitución establece como principio fundamental la igualdad, y la prohibición de discriminación por diversas razones, entre ellas sexo, identidad de género y orientación sexual. Entonces la tarea ahora está en la Corte Constitucional que deberá tutelar la posibilidad de cambio de género, sexo, nombres y otros elementos de la identidad y la protección de los vínculos familiares de las parejas del mismo sexo más allá de las distintas posiciones religiosas o ideológicas. En sí, solo la igualdad de los ciudadanos nos permitirá vivir en un verdadero Estado constitucional de derechos y justicia. (O)