Observatorio Ciudadano

En la ciudad de Quito ha iniciado sus labores, formal y legalmente reconocidas, el Observatorio Ciudadano que tiene por objetivo el seguimiento del juicio instaurado en contra del Vicepresidente de la República Jorge Glas. La necesidad de tal instancia está más que justificada por la serie de irregularidades que se han cometido infringiendo el ‘debido proceso’, el desconocimiento del ‘derecho a la defensa’ del que debe gozar toda persona acusada del cometimiento de un supuesto delito, la imposición de medidas cautelares injustificadas, la admisión en el proceso de acusadores que se arrogan la representación de la ciudadanía y sin tener ninguna vinculación con la causa motivo del juicio, aceptar como pruebas en contra del acusado testimonios sin ningún sustento y, peor aún, desechadas por las instancias competentes, etc., etc.


Todo este cúmulo de irregularidades finalmente ha terminado por configurar el carácter político de las acciones emprendidas en contra del Vicepresidente de la República, legítimo ganador de las pasadas elecciones. Hasta hoy, una sola prueba no ha podido ser demostrada y, por el contrario, la ciudadanía ha podido constatar que delincuentes declarados culpables por sus actos de corrupción, bajo el paraguas de ‘colaboración con la justicia’, han podido gozar de la credibilidad de jueces y magistrados.


Un grupo de ciudadanos que no pueden ser insensibles frente al atropello de la justicia y el derecho, se ha reunido en la Capital de la República para reclamar por el debido proceso y la primacía absoluta de las normas legales y la jurisprudencia. El grupo lo integran personas de diferente ocupación y procedencia, unidos por su vocación democrática y de respeto a la justicia, encabezado por Alfredo Vera –Cachito-, personaje de incuestionable valía intelectual y moral.
En esta triste hora para el Ecuador y la Patria Grande, sometidos al acoso de la restauración conservadora internacional, es preciso tomar conciencia de la Law Fare, esta verdadera guerra jurídica, desatada contra los gobiernos progresistas de América Latina. Ya sucedió y sucede en Honduras, Paraguay, Brasil, Argentina, Venezuela. No, no es permisible cruzarse de brazos, la movilización ciudadana ante las cortes nacionales e internacionales, será siempre capaz de alcanzar la prevalencia de la justicia por más venales que sean ciertos ‘jueces’. (O)

Observatorio Ciudadano

En la ciudad de Quito ha iniciado sus labores, formal y legalmente reconocidas, el Observatorio Ciudadano que tiene por objetivo el seguimiento del juicio instaurado en contra del Vicepresidente de la República Jorge Glas. La necesidad de tal instancia está más que justificada por la serie de irregularidades que se han cometido infringiendo el ‘debido proceso’, el desconocimiento del ‘derecho a la defensa’ del que debe gozar toda persona acusada del cometimiento de un supuesto delito, la imposición de medidas cautelares injustificadas, la admisión en el proceso de acusadores que se arrogan la representación de la ciudadanía y sin tener ninguna vinculación con la causa motivo del juicio, aceptar como pruebas en contra del acusado testimonios sin ningún sustento y, peor aún, desechadas por las instancias competentes, etc., etc.


Todo este cúmulo de irregularidades finalmente ha terminado por configurar el carácter político de las acciones emprendidas en contra del Vicepresidente de la República, legítimo ganador de las pasadas elecciones. Hasta hoy, una sola prueba no ha podido ser demostrada y, por el contrario, la ciudadanía ha podido constatar que delincuentes declarados culpables por sus actos de corrupción, bajo el paraguas de ‘colaboración con la justicia’, han podido gozar de la credibilidad de jueces y magistrados.


Un grupo de ciudadanos que no pueden ser insensibles frente al atropello de la justicia y el derecho, se ha reunido en la Capital de la República para reclamar por el debido proceso y la primacía absoluta de las normas legales y la jurisprudencia. El grupo lo integran personas de diferente ocupación y procedencia, unidos por su vocación democrática y de respeto a la justicia, encabezado por Alfredo Vera –Cachito-, personaje de incuestionable valía intelectual y moral.
En esta triste hora para el Ecuador y la Patria Grande, sometidos al acoso de la restauración conservadora internacional, es preciso tomar conciencia de la Law Fare, esta verdadera guerra jurídica, desatada contra los gobiernos progresistas de América Latina. Ya sucedió y sucede en Honduras, Paraguay, Brasil, Argentina, Venezuela. No, no es permisible cruzarse de brazos, la movilización ciudadana ante las cortes nacionales e internacionales, será siempre capaz de alcanzar la prevalencia de la justicia por más venales que sean ciertos ‘jueces’. (O)