Notre Dame….

Visto
Lo último de Carlos Jaramillo Medina

El estilo Gótico europeo continúa, profundiza y concluye la investigación del estilo arquitectónico anterior, el Románico.
La arquitectura Gótica se desarrolla del siglo 12 hasta el 16, se agiliza y se tensa para alcanzar el paroxismo de la fuerza estructural. Es un haz de arcos ojivales, arbotantes y contrafuertes, fibras y músculos como un esqueleto arquitectónico recubierto solo de cartílago inmaterial. El norte de Francia, Inglaterra y Alemania, carentes de la luz mediterránea, fueron los lugares donde el Gótico encontró su afirmación para descarnar la materialidad de la arquitectura, para negar las paredes y establecer una continuidad del espacio entre el interior y el exterior. Para ello los grandes vitrales historiados anulan el sentido de los planos verticales para dejar que entren los rayos de luz como espadas celestiales y para reducir el vocabulario arquitectónico a una sola frase: pura espiritualidad, espacios rítmicos elevados hasta el infinito, sin interrupciones de su continuidad.
Por primera vez en la historia de la arquitectura de las iglesias cristianas los anónimos arquitectos góticos conciben los espacios para contradecir la escala humana. No para contemplar la arquitectura de modo sosegado, sino para inducir a los creyentes a un estado de ánimo de emociones y de intensas sensaciones espirituales.
El incendio de la catedral gótica de Notre Dame, cuya construcción comenzó en 1163 y se completó en 1345, encogió los corazones de los multimillonarios mercaderes que corrieron para restaurar el templo. ¡Bien por ellos! Pero sería también loable que otra pequeña porción de sus inmensas fortunas del tamaño de las catedrales góticas, dispongan igual de rápido para los chamuscados por la pobreza. El patrimonio de la humanidad y la misma humanidad. (O)
El incendio de la catedral de Notre Dame encogió los corazones de los adinerados para salvar el templo.

Notre Dame….

El estilo Gótico europeo continúa, profundiza y concluye la investigación del estilo arquitectónico anterior, el Románico.
La arquitectura Gótica se desarrolla del siglo 12 hasta el 16, se agiliza y se tensa para alcanzar el paroxismo de la fuerza estructural. Es un haz de arcos ojivales, arbotantes y contrafuertes, fibras y músculos como un esqueleto arquitectónico recubierto solo de cartílago inmaterial. El norte de Francia, Inglaterra y Alemania, carentes de la luz mediterránea, fueron los lugares donde el Gótico encontró su afirmación para descarnar la materialidad de la arquitectura, para negar las paredes y establecer una continuidad del espacio entre el interior y el exterior. Para ello los grandes vitrales historiados anulan el sentido de los planos verticales para dejar que entren los rayos de luz como espadas celestiales y para reducir el vocabulario arquitectónico a una sola frase: pura espiritualidad, espacios rítmicos elevados hasta el infinito, sin interrupciones de su continuidad.
Por primera vez en la historia de la arquitectura de las iglesias cristianas los anónimos arquitectos góticos conciben los espacios para contradecir la escala humana. No para contemplar la arquitectura de modo sosegado, sino para inducir a los creyentes a un estado de ánimo de emociones y de intensas sensaciones espirituales.
El incendio de la catedral gótica de Notre Dame, cuya construcción comenzó en 1163 y se completó en 1345, encogió los corazones de los multimillonarios mercaderes que corrieron para restaurar el templo. ¡Bien por ellos! Pero sería también loable que otra pequeña porción de sus inmensas fortunas del tamaño de las catedrales góticas, dispongan igual de rápido para los chamuscados por la pobreza. El patrimonio de la humanidad y la misma humanidad. (O)
El incendio de la catedral de Notre Dame encogió los corazones de los adinerados para salvar el templo.

Visto
Lo último de Carlos Jaramillo Medina