Niñas, no madres

Visto
Lo último de Pedro Gutiérrez Guevara

Romantizar la maternidad en un contexto de violencias es propio de una estructura legal, social y cultural que objetiviza a niñas, adolescentes y mujeres como las mártires que deben aguantar todo, porque madre solo hay una, y como única, debe cumplir con roles y cargas de un sistema hetero-patriarcal.
El Día de la Madre pasó, y alrededor de 20.052 niñas y adolescentes madres que parieron en Ecuador entre 2008 y 2018 de acuerdo al Ministerio de Salud Pública deben haber sido felicitadas como si fueran señoras, todas fueron atendidas en el sistema de salud, y su única opción fue llevar a término el embarazo, esto, debido a que en el Ecuador el aborto no punible solo es posible cuando se ha practicado para evitar un peligro para la vida o salud de la mujer embarazada y, si el embarazo es consecuencia de una violación en una mujer que padezca de discapacidad mental. Una cobertura menor al 0.5% de mujeres en el país.
De 515.983 adolescentes entre 15 y 19 años que parieron en los últimos 10 años, una de cada cuatro de estas mujeres sufrió violencia sexual de acuerdo con la Encuesta de Relaciones de Género del INEC en 2012. Es decir, 128.995 tuvieron su embarazo en medio de violencia sexual, siendo generalmente de zonas rurales y empobrecidas.
La comisión de Justicia de la Asamblea aprobó con nueve votos a favor y tres en contra, el 9 de mayo el informe para segundo debate del proyecto de reformas al COIP. Documento que incluye la recomendación de incorporar el aborto por violación, incesto, estupro e inseminación no consentida, una modificación al artículo 150, para tener seis causales por las que una niña, adolescente y mujer no deba ir presa por tomar una decisión libre, informada y autónoma.
El Comité de los Derechos del Niño de la ONU insta al Estado ecuatoriano, “Garantice que las niñas tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo el aborto terapéutico, y considere la despenalización del aborto, prestando especial atención a la edad de la niña embarazada y a los casos de incesto y violencia sexual”.
El sentir de los movimientos feministas y de derechos humanos es claro, “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Esto implica realizar modificaciones en los sistemas caducos de educación, salud y justicia, de la mano de profundos cambios culturales.
La maternidad será deseada, o no será. (O)
Cada año, unas 2.181 niñas menores de 14 años son madres en Ecuador producto de violencia sexual de familiares docentes.

Niñas, no madres

Romantizar la maternidad en un contexto de violencias es propio de una estructura legal, social y cultural que objetiviza a niñas, adolescentes y mujeres como las mártires que deben aguantar todo, porque madre solo hay una, y como única, debe cumplir con roles y cargas de un sistema hetero-patriarcal.
El Día de la Madre pasó, y alrededor de 20.052 niñas y adolescentes madres que parieron en Ecuador entre 2008 y 2018 de acuerdo al Ministerio de Salud Pública deben haber sido felicitadas como si fueran señoras, todas fueron atendidas en el sistema de salud, y su única opción fue llevar a término el embarazo, esto, debido a que en el Ecuador el aborto no punible solo es posible cuando se ha practicado para evitar un peligro para la vida o salud de la mujer embarazada y, si el embarazo es consecuencia de una violación en una mujer que padezca de discapacidad mental. Una cobertura menor al 0.5% de mujeres en el país.
De 515.983 adolescentes entre 15 y 19 años que parieron en los últimos 10 años, una de cada cuatro de estas mujeres sufrió violencia sexual de acuerdo con la Encuesta de Relaciones de Género del INEC en 2012. Es decir, 128.995 tuvieron su embarazo en medio de violencia sexual, siendo generalmente de zonas rurales y empobrecidas.
La comisión de Justicia de la Asamblea aprobó con nueve votos a favor y tres en contra, el 9 de mayo el informe para segundo debate del proyecto de reformas al COIP. Documento que incluye la recomendación de incorporar el aborto por violación, incesto, estupro e inseminación no consentida, una modificación al artículo 150, para tener seis causales por las que una niña, adolescente y mujer no deba ir presa por tomar una decisión libre, informada y autónoma.
El Comité de los Derechos del Niño de la ONU insta al Estado ecuatoriano, “Garantice que las niñas tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo el aborto terapéutico, y considere la despenalización del aborto, prestando especial atención a la edad de la niña embarazada y a los casos de incesto y violencia sexual”.
El sentir de los movimientos feministas y de derechos humanos es claro, “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Esto implica realizar modificaciones en los sistemas caducos de educación, salud y justicia, de la mano de profundos cambios culturales.
La maternidad será deseada, o no será. (O)
Cada año, unas 2.181 niñas menores de 14 años son madres en Ecuador producto de violencia sexual de familiares docentes.

Visto
Lo último de Pedro Gutiérrez Guevara