Neoconstitucionalismo

Visto

A cuenta gotas desde la expedición de la Constitución ecuatoriana del año 2008, se han vertido diversas opiniones, unas más sistemáticas y teóricas, u otras más ideológicas, sobre el fenómeno constitucional ecuatoriano.
Esta vez analizaré lo que a menudo quienes estamos en el mundo jurídico y también fuera de él con la expresión neoconstitucionalismo. desde Paolo Comanducci, jurista italiano, hasta Rodolfo Vigo, jurista argentino, han presentado varios textos que nos permiten analizar lo que implica este término.
No obstante, quizás muchos de los teóricos del derecho, no han logrado unificarse más que en una sola idea: No somos neoconstitucionalistas. A excepción de un puñado de juristas que si asumen esa condición.
Esta confusión se inicio en nuestra cultura jurídica, en especial con el aparecimiento de algunos textos, que fueron coordinados por el jurista mexicano Miguel Carbonell.
Donde la mayor parte de autores trataban de explicar distintos tópicos jurídicos, desde su perspectiva teórica, entre ellos Gustavo Zagrebelsky, Luis Prieto Sanchís, Luigi Ferrajoli o Riccardo Guastini.
Sin embargo, un lector agudo puede observar que las premisas de donde parten los artículos de estos juristas son diferentes y claramente devienen de su postura frente al derecho.
Pero, en el caso ecuatoriano algunos de nuestros mas conspicuos dogmáticos asumieron varias de estas tesis, sin el debido beneficio de inventario, lo que generó esta ola de ambigüedad de lo que en realidad era por un lado el fenómeno constitucional y por otro su estudio -teorización-.
Si bien hoy tenemos mejores condiciones en nuestra cultura jurídica para explicar el fenómeno constitucional y la ideología.
También debemos reconocer que el mal este hecho para una generación de juristas que asumimos que una pretendida “teoría” denominada neoconstitucionalismo podía dar cuenta de la naciente Constitución del año 2008.
A diez años, a cuestas de múltiples eventos académicos como simposios, seminarios, congresos aún no logramos darle una respuesta definitiva a la pregunta de si el neoconstitucionalismo es o no una nueva teoría jurídica que permite explicar el derecho. Hasta ello quizás lo más seguro es asumir que no soy un neoconstitucionalista. (O)
Hasta ello quizás lo más seguro es asumir que no soy un neoconstitucio-nalista. ¿Es una teoría jurídica que explica el derecho?

Neoconstitucionalismo

A cuenta gotas desde la expedición de la Constitución ecuatoriana del año 2008, se han vertido diversas opiniones, unas más sistemáticas y teóricas, u otras más ideológicas, sobre el fenómeno constitucional ecuatoriano.
Esta vez analizaré lo que a menudo quienes estamos en el mundo jurídico y también fuera de él con la expresión neoconstitucionalismo. desde Paolo Comanducci, jurista italiano, hasta Rodolfo Vigo, jurista argentino, han presentado varios textos que nos permiten analizar lo que implica este término.
No obstante, quizás muchos de los teóricos del derecho, no han logrado unificarse más que en una sola idea: No somos neoconstitucionalistas. A excepción de un puñado de juristas que si asumen esa condición.
Esta confusión se inicio en nuestra cultura jurídica, en especial con el aparecimiento de algunos textos, que fueron coordinados por el jurista mexicano Miguel Carbonell.
Donde la mayor parte de autores trataban de explicar distintos tópicos jurídicos, desde su perspectiva teórica, entre ellos Gustavo Zagrebelsky, Luis Prieto Sanchís, Luigi Ferrajoli o Riccardo Guastini.
Sin embargo, un lector agudo puede observar que las premisas de donde parten los artículos de estos juristas son diferentes y claramente devienen de su postura frente al derecho.
Pero, en el caso ecuatoriano algunos de nuestros mas conspicuos dogmáticos asumieron varias de estas tesis, sin el debido beneficio de inventario, lo que generó esta ola de ambigüedad de lo que en realidad era por un lado el fenómeno constitucional y por otro su estudio -teorización-.
Si bien hoy tenemos mejores condiciones en nuestra cultura jurídica para explicar el fenómeno constitucional y la ideología.
También debemos reconocer que el mal este hecho para una generación de juristas que asumimos que una pretendida “teoría” denominada neoconstitucionalismo podía dar cuenta de la naciente Constitución del año 2008.
A diez años, a cuestas de múltiples eventos académicos como simposios, seminarios, congresos aún no logramos darle una respuesta definitiva a la pregunta de si el neoconstitucionalismo es o no una nueva teoría jurídica que permite explicar el derecho. Hasta ello quizás lo más seguro es asumir que no soy un neoconstitucionalista. (O)
Hasta ello quizás lo más seguro es asumir que no soy un neoconstitucio-nalista. ¿Es una teoría jurídica que explica el derecho?

Visto