Mujeres y la participación en la democracia

Según el Código de la Democracia ecuatoriano vigente en su art. 94.- “Las candidatas o candidatos deberán ser seleccionados mediante elecciones primarias o procesos democráticos electorales internos, que garanticen la participación igualitaria entre hombres y mujeres aplicando los principios de paridad, alternabilidad, secuencialidad”.
Matilde Hidalgo de Procel, fue la primera mujer ecuatoriana en ejercer el voto en nuestro país y en toda América Latina un 9 de Junio de1929, hecho histórico sin duda, que marca un avance en derechos por alcanzar una equidad de género, 90 años después y pese a la normativa vigente que busca proporcionalidad, igualdad del voto, equidad, paridad y alternabilidad entre mujeres y hombres, en cargos de elección popular y promover la representación paritaria en los cargos de nominación o designación de la función pública, en sus instancias de dirección y decisión. Las últimas elecciones indican que las medidas afirmativas no son suficientes. La participación de mujeres en la candidatura de la Alcaldía de Cuenca representó apenas el 10%, el caso de la prefectura repite la tónica la participación de candidaturas femeninas fue del 8%, tan solo dos mujeres electas como concejales en Cuenca de un total de 15 concejales, y ninguna mujer electa como alcaldesa en los 15 cantones de la provincia del Azuay, denota la ausencia de mujeres en cargos de autoridad de elección popular, y esta ausencia puede no garantizar representatividad en la lucha por derechos; sin embargo, es un aspecto mínimo que la participación de mujeres sea en equidad, tomando en cuenta que se representa a la mitad del electorado. Esto es solo una muestra de las brechas entre hombres y mujeres dentro de los mismos partidos políticos que deberían promover perfiles de mujeres valiosas , ( si se pudiera hacer una lista cuan larga seria) incluyendo a las que integraron las listas actuales en concejalías, que poco o nada las promovieron; que lejos de garantizar el desarrollo de las capacidades de mujeres y disfrute de los derechos, confirma el machismo, y qué a medida que aumenta la posición de liderazgo en una organización, disminuye o desaparece la presencia femenina, aunque muchas mujeres tienen mayor grado de preparación, este aumento no se ha traducido en la igualdad de oportunidades pues persisten barreras estructurales basada en modelos patriarcales.  Cabe también mencionar ver en esta última campaña política el grado de agresividad, burla y falta de respeto al adversario, los electores esperaron de sus líderes a que pongan más énfasis en dar a conocer sus planes programas y proyectos y no tanta agresión que de alguna manera quitaron votos a ciertas candidaturas. (O)
La ausencia de mujeres en las dignidades electas pueden no garantizar representatividad en la lucha de derechos. 

Mujeres y la participación en la democracia

Según el Código de la Democracia ecuatoriano vigente en su art. 94.- “Las candidatas o candidatos deberán ser seleccionados mediante elecciones primarias o procesos democráticos electorales internos, que garanticen la participación igualitaria entre hombres y mujeres aplicando los principios de paridad, alternabilidad, secuencialidad”.
Matilde Hidalgo de Procel, fue la primera mujer ecuatoriana en ejercer el voto en nuestro país y en toda América Latina un 9 de Junio de1929, hecho histórico sin duda, que marca un avance en derechos por alcanzar una equidad de género, 90 años después y pese a la normativa vigente que busca proporcionalidad, igualdad del voto, equidad, paridad y alternabilidad entre mujeres y hombres, en cargos de elección popular y promover la representación paritaria en los cargos de nominación o designación de la función pública, en sus instancias de dirección y decisión. Las últimas elecciones indican que las medidas afirmativas no son suficientes. La participación de mujeres en la candidatura de la Alcaldía de Cuenca representó apenas el 10%, el caso de la prefectura repite la tónica la participación de candidaturas femeninas fue del 8%, tan solo dos mujeres electas como concejales en Cuenca de un total de 15 concejales, y ninguna mujer electa como alcaldesa en los 15 cantones de la provincia del Azuay, denota la ausencia de mujeres en cargos de autoridad de elección popular, y esta ausencia puede no garantizar representatividad en la lucha por derechos; sin embargo, es un aspecto mínimo que la participación de mujeres sea en equidad, tomando en cuenta que se representa a la mitad del electorado. Esto es solo una muestra de las brechas entre hombres y mujeres dentro de los mismos partidos políticos que deberían promover perfiles de mujeres valiosas , ( si se pudiera hacer una lista cuan larga seria) incluyendo a las que integraron las listas actuales en concejalías, que poco o nada las promovieron; que lejos de garantizar el desarrollo de las capacidades de mujeres y disfrute de los derechos, confirma el machismo, y qué a medida que aumenta la posición de liderazgo en una organización, disminuye o desaparece la presencia femenina, aunque muchas mujeres tienen mayor grado de preparación, este aumento no se ha traducido en la igualdad de oportunidades pues persisten barreras estructurales basada en modelos patriarcales.  Cabe también mencionar ver en esta última campaña política el grado de agresividad, burla y falta de respeto al adversario, los electores esperaron de sus líderes a que pongan más énfasis en dar a conocer sus planes programas y proyectos y no tanta agresión que de alguna manera quitaron votos a ciertas candidaturas. (O)
La ausencia de mujeres en las dignidades electas pueden no garantizar representatividad en la lucha de derechos.