Memoria del fútbol

Inicios de julio del 66 y mi preocupación central era la sustentación de mi tesis de grado en la Universidad de la Amistad de los Pueblos, Moscú–URSS. La noticia llegó de pronto: encuentro Brasil-URSS en el estadio Lenin, camino al Mundial de Inglaterra. Hubo lleno completo, sin embargo, la reducida barra latina, con euforia y aplausos no pasó desapercibida para la dupla Pelé-Garrincha. La 8ª Copa del Mundo ha sido la más comentada y la que marcó un antes y un después. Eran tiempos de guerra fría y los años 60’s; pese a tratarse de un evento deportivo, el mundial no podía estar libre de su influencia. Las 16 selecciones 11 representaban a Europa, 4 a Sudamérica, 1 a Asia; pero la geopolítica era diferente: capitalismo 12, socialismo 4, con el peso que representaba la Unión Soviética que traía en su palmarés la primera Eurocopa, ganada en la inauguración del evento en 1960 y el 2º  lugar en 1964 y el 4º puesto en Chile62.


En lo deportivo, la figura de Pelé, auguraba una impecable participación de Brasil, algo que fue truncado por la lesión de su estrella, sacando a la verde-amarela en la primera ronda. Otra sorpresa fue el accionar de Corea: contra todas las predicciones, sacó en primera ronda al bicampeón Italia y estuvo a un paso de sacar a Portugal en un partido que iba ganando 3-0. Los partidos de semifinal no estuvieron exentos de dudas: los árbitros sorteados pitaron los partidos intercambiados: Inglaterra-Portugal el alemán y el Alemania-URRS el inglés. (Recuérdese que entonces Alemania estaba dividida y la que participó fue Alemania Federal).

El mayor reclamo: Argentina nunca  ha aceptado el gol que sancionó el árbitro a favor de Inglaterra. Los intercambios de camisetas no eran comunes y el técnico del equipo inglés fue consultado por qué no lo practicaban, contestó: “mis jugadores no cambian camisetas con animales”. La figura del Mundial fue el angoleño Eusebio, la ‘Pantera Negra’, integrante de la selección portuguesa ya que Angola en esa época era colonia de Portugal. El mejor arquero fue el soviético Lev Yashin, la ‘Araña Negra’ que luego fue reconocido como el mejor del s.XX, y se retiró del fútbol a los 42 años de edad.
La nominación de Moscú como sede del Mundial fue cuestionada y, en la línea de la guerra fría, durante 6 años se hizo todo lo posible para impedir que la mayor fiesta del fútbol llegue a Rusia. Hoy, finalmente sonará el pitazo inicial de lo que se espera sea un gran triunfo deportivo. (O)

Memoria del fútbol

Inicios de julio del 66 y mi preocupación central era la sustentación de mi tesis de grado en la Universidad de la Amistad de los Pueblos, Moscú–URSS. La noticia llegó de pronto: encuentro Brasil-URSS en el estadio Lenin, camino al Mundial de Inglaterra. Hubo lleno completo, sin embargo, la reducida barra latina, con euforia y aplausos no pasó desapercibida para la dupla Pelé-Garrincha. La 8ª Copa del Mundo ha sido la más comentada y la que marcó un antes y un después. Eran tiempos de guerra fría y los años 60’s; pese a tratarse de un evento deportivo, el mundial no podía estar libre de su influencia. Las 16 selecciones 11 representaban a Europa, 4 a Sudamérica, 1 a Asia; pero la geopolítica era diferente: capitalismo 12, socialismo 4, con el peso que representaba la Unión Soviética que traía en su palmarés la primera Eurocopa, ganada en la inauguración del evento en 1960 y el 2º  lugar en 1964 y el 4º puesto en Chile62.


En lo deportivo, la figura de Pelé, auguraba una impecable participación de Brasil, algo que fue truncado por la lesión de su estrella, sacando a la verde-amarela en la primera ronda. Otra sorpresa fue el accionar de Corea: contra todas las predicciones, sacó en primera ronda al bicampeón Italia y estuvo a un paso de sacar a Portugal en un partido que iba ganando 3-0. Los partidos de semifinal no estuvieron exentos de dudas: los árbitros sorteados pitaron los partidos intercambiados: Inglaterra-Portugal el alemán y el Alemania-URRS el inglés. (Recuérdese que entonces Alemania estaba dividida y la que participó fue Alemania Federal).

El mayor reclamo: Argentina nunca  ha aceptado el gol que sancionó el árbitro a favor de Inglaterra. Los intercambios de camisetas no eran comunes y el técnico del equipo inglés fue consultado por qué no lo practicaban, contestó: “mis jugadores no cambian camisetas con animales”. La figura del Mundial fue el angoleño Eusebio, la ‘Pantera Negra’, integrante de la selección portuguesa ya que Angola en esa época era colonia de Portugal. El mejor arquero fue el soviético Lev Yashin, la ‘Araña Negra’ que luego fue reconocido como el mejor del s.XX, y se retiró del fútbol a los 42 años de edad.
La nominación de Moscú como sede del Mundial fue cuestionada y, en la línea de la guerra fría, durante 6 años se hizo todo lo posible para impedir que la mayor fiesta del fútbol llegue a Rusia. Hoy, finalmente sonará el pitazo inicial de lo que se espera sea un gran triunfo deportivo. (O)