Lenín Moreno en las Naciones Unidas

Visto

Notable fue la participación del presidente Lenín Moreno en la 72 Asamblea de la ONU. Con un discurso innovador, sencillo y profundo, el Presidente se hizo merecedor a gestos de beneplácito y afirmación por parte de los participantes. Entre los temas abordados, consta el plan ‘Toda una vida’, que se ha convertido en el proyecto emblemático del gobierno de Lenín Moreno y que trata de la responsabilidad social y estatal de todos, desde la concepción hasta el fin de la vida. Sin duda, este proyecto, por su alcance y profundo sentido humano y de justicia social, tiene un futuro muy promisorio. Sobre los logros de los objetivos y metas del milenio, alcanzados en la década anterior, consolidar y emprender en nuevos retos en torno al mejoramiento de la calidad de vida de todos los ecuatorianos, es encomiable. Capítulo especial fue dedicado a resaltar el diálogo como el mejor camino para la paz y la democracia. Demandó con firmeza el fin del embargo estadounidense a Cuba, que por más de medio siglo se mantiene a pesar de la reiterada exigencia mundial por su terminación (en las últimas votaciones de la ONU, ningún país votó a favor del embargo). “Insistimos que se respete la soberanía de los Estados y la no injerencia”, manifestó enfáticamente. Moreno cuestionó duramente la ética del armamentismo: “que condena y persigue a los traficantes y no a los productores de armas”.
Los ejes del discurso de Lenín se concentraron en el plan ‘Toda una vida’ –incluyendo el plan ‘Casa para todos’– enfocado en las personas “por la paz y una vida decente para todos, en un planeta sostenible”. Otro de los ejes temáticos fue su propuesta de diálogo, tratando de que internacionalmente su metodología de gobernabilidad que viene impulsando en Ecuador. La inclusión y el combate a la pobreza y la desigualdad, mereció mención especial por parte del presidente Moreno. También se refirió –y con mucha fuerza– a la necesidad de hacer causa común al combate a la corrupción. Se refirió a las acciones –incluida una consulta popular y la aprobación de un conjunto de leyes– para poner fin a la opacidad que brindan los paraísos fiscales, facilitando el cometimiento de una serie de malas prácticas fiscales que ocultan patrimonios ilegítimos que afectan gravemente el desarrollo de los países, sobre todo del Sur.
Bien por Ecuador, bien por el presidente Moreno. Nuestro país estuvo extraordinariamente bien representado. El discurso de Lenín Moreno nos consolida en un sitial importante. Ecuador, por su posición altiva y soberana, por su preocupación y atención prioritaria a la Vida, su vocación pacifista, se ha ganado el respeto internacional. Nunca más será el patito feo de los cónclaves internacionales. ¡Si así llueve que no escampe! (O)

Lenín Moreno en las Naciones Unidas

Notable fue la participación del presidente Lenín Moreno en la 72 Asamblea de la ONU. Con un discurso innovador, sencillo y profundo, el Presidente se hizo merecedor a gestos de beneplácito y afirmación por parte de los participantes. Entre los temas abordados, consta el plan ‘Toda una vida’, que se ha convertido en el proyecto emblemático del gobierno de Lenín Moreno y que trata de la responsabilidad social y estatal de todos, desde la concepción hasta el fin de la vida. Sin duda, este proyecto, por su alcance y profundo sentido humano y de justicia social, tiene un futuro muy promisorio. Sobre los logros de los objetivos y metas del milenio, alcanzados en la década anterior, consolidar y emprender en nuevos retos en torno al mejoramiento de la calidad de vida de todos los ecuatorianos, es encomiable. Capítulo especial fue dedicado a resaltar el diálogo como el mejor camino para la paz y la democracia. Demandó con firmeza el fin del embargo estadounidense a Cuba, que por más de medio siglo se mantiene a pesar de la reiterada exigencia mundial por su terminación (en las últimas votaciones de la ONU, ningún país votó a favor del embargo). “Insistimos que se respete la soberanía de los Estados y la no injerencia”, manifestó enfáticamente. Moreno cuestionó duramente la ética del armamentismo: “que condena y persigue a los traficantes y no a los productores de armas”.
Los ejes del discurso de Lenín se concentraron en el plan ‘Toda una vida’ –incluyendo el plan ‘Casa para todos’– enfocado en las personas “por la paz y una vida decente para todos, en un planeta sostenible”. Otro de los ejes temáticos fue su propuesta de diálogo, tratando de que internacionalmente su metodología de gobernabilidad que viene impulsando en Ecuador. La inclusión y el combate a la pobreza y la desigualdad, mereció mención especial por parte del presidente Moreno. También se refirió –y con mucha fuerza– a la necesidad de hacer causa común al combate a la corrupción. Se refirió a las acciones –incluida una consulta popular y la aprobación de un conjunto de leyes– para poner fin a la opacidad que brindan los paraísos fiscales, facilitando el cometimiento de una serie de malas prácticas fiscales que ocultan patrimonios ilegítimos que afectan gravemente el desarrollo de los países, sobre todo del Sur.
Bien por Ecuador, bien por el presidente Moreno. Nuestro país estuvo extraordinariamente bien representado. El discurso de Lenín Moreno nos consolida en un sitial importante. Ecuador, por su posición altiva y soberana, por su preocupación y atención prioritaria a la Vida, su vocación pacifista, se ha ganado el respeto internacional. Nunca más será el patito feo de los cónclaves internacionales. ¡Si así llueve que no escampe! (O)

Visto