La memoria

Visto

Las Neurociencias nos muestran que las in-formaciones y los procedimientos se inscri-ben en el cerebro de manera progresiva. La memoria se parece a la metáfora del sendero en el bosque y del camino que ha sido desmontado, pe-ro si este camino no es transitado, terminará por desaparecer. Así, con las investigaciones de las Neurociencias se nos indica que el cerebro debe ser colocado en actividad constante a partir de las situaciones de aprendizaje a fin de que los cono-cimientos y procedimientos sean estabilizados de una manera efectiva. Algunas investigaciones han demostrado que los aprendizajes que usaron imá-genes de dife-rente conteni-do emocional lograron modu-lar mejor la memoria de los estudiantes, así fuesen tareas de una gran dificultad; por el contrario, cuando se usa-ron imágenes neutras se lo-graron olvidar más fácilmen-te. Para algu-nos neurocien-tíficos el cerebro tiene una huella emocional que recurre a veces a la razón. Tal emocionalidad es parte de la evolución, y proviene desde que el Homo Sapiens se encontraba en la condición de cazador- recolector. En consecuencia, el miedo, la angustia y la ansiedad tienen un origen ancestral y se pueden ubicar en zonas concretas del cerebro. La pedagogía está de acuerdo con la metáfora del bosque porque la repetición debe ser sostenida como profundización, en tal sentido ella busca que el niño pueda transitar ese camino y hacerlo de modo progresivo y de manera cada vez más autónoma. Generar la capacidad para que logre hacerlo por sí mismo es lo que provoca la estabi-lización interna de los conocimientos. No puede existir la memoria sin la comprensión y ésta es lo que permite el transfer. La transitividad es, enton-ces, un procedimiento que permite descontextua-lizar y contextualizar los conocimientos que fue-ron memorizados, comprendidos y aprendidos. (O)
El miedo, la angustia y la ansiedad tienen un origen ancestral y se pueden ubicar en zonas concretas del cerebro.

La memoria

Las Neurociencias nos muestran que las in-formaciones y los procedimientos se inscri-ben en el cerebro de manera progresiva. La memoria se parece a la metáfora del sendero en el bosque y del camino que ha sido desmontado, pe-ro si este camino no es transitado, terminará por desaparecer. Así, con las investigaciones de las Neurociencias se nos indica que el cerebro debe ser colocado en actividad constante a partir de las situaciones de aprendizaje a fin de que los cono-cimientos y procedimientos sean estabilizados de una manera efectiva. Algunas investigaciones han demostrado que los aprendizajes que usaron imá-genes de dife-rente conteni-do emocional lograron modu-lar mejor la memoria de los estudiantes, así fuesen tareas de una gran dificultad; por el contrario, cuando se usa-ron imágenes neutras se lo-graron olvidar más fácilmen-te. Para algu-nos neurocien-tíficos el cerebro tiene una huella emocional que recurre a veces a la razón. Tal emocionalidad es parte de la evolución, y proviene desde que el Homo Sapiens se encontraba en la condición de cazador- recolector. En consecuencia, el miedo, la angustia y la ansiedad tienen un origen ancestral y se pueden ubicar en zonas concretas del cerebro. La pedagogía está de acuerdo con la metáfora del bosque porque la repetición debe ser sostenida como profundización, en tal sentido ella busca que el niño pueda transitar ese camino y hacerlo de modo progresivo y de manera cada vez más autónoma. Generar la capacidad para que logre hacerlo por sí mismo es lo que provoca la estabi-lización interna de los conocimientos. No puede existir la memoria sin la comprensión y ésta es lo que permite el transfer. La transitividad es, enton-ces, un procedimiento que permite descontextua-lizar y contextualizar los conocimientos que fue-ron memorizados, comprendidos y aprendidos. (O)
El miedo, la angustia y la ansiedad tienen un origen ancestral y se pueden ubicar en zonas concretas del cerebro.

Visto