La cerviz del poder mediático

¨La noticia llegó tras más de tres meses de análisis. La Unión Europea, UE, embargó a Venezuela la venta de armas e insumos para la represión. Canadá y Estados Unidos tomaron iguales medidas.” (El Comercio, 14/11/17)


Obsesionada, como está desde hace ya casi dos décadas, la ‘prensa libre’ criolla no podía dejar pasar la noticia para, por enésima vez, configurar una situación de dictadura en la patria de Bolívar. Resulta difícil pensar, por no decir imposible, que los émulos de Larenas añoren algún día un titular a seis columnas: “EE.UU., Canadá y la Unión Europea se autoembargan venta de armas para el asesinato de ciudadanos en cualquier parte del Mundo”; o, uno similar: “EE.UU., Canadá y la Unión Europea convocan a elecciones universales para refundar sus repúblicas con bases democráticas y de reconocimiento de los derechos universales del Hombre y el respeto a la soberanía de los pueblos en cualquier parte del Mundo”.
No, para el poder mediático criollo está bien que un ciudadano extranjero ejerza de hecho la presidencia de la República; no hay ningún problema en que los medios estatales estén a su servicio; es permisible que se burle la voluntad del soberano, reiterada en cada proceso electoral de la última década; que se violenten los debidos procesos para condenar sin la necesidad de presentar pruebas irrefutables.


Luego de que el soberano triunfara en las urnas el 02/04/17, hoy el pueblo ecuatoriano cada día, al levantarse, constata la tragedia anunciada por Juan Jacobo Rousseau en su ‘Contrato Social’: la negación de éste –del Contrato- por incumplimiento con lo pactado de parte del cuerpo político. El triunfador en las elecciones fue el Programa de Gobierno de la Revolución Ciudadana por sobre el ciudadano electo presidente y mucho más por sobre el equipo ministerial al que, moral y éticamente, le corresponde ejecutar dicho programa. Pero no, al Poder Mediático no le preocupan sutilezas morales ni éticas, más aún cuando puede afirmar que el “contrato social” ya es pieza de museo: lo que hoy predomina, según ellos, es el imponderable poder financiero internacional, más concretamente, esta ‘criatura’ siamesa: Poder Financiero-Poder Mediático.


Si hace 100 años, la humanidad era testigo del anuncio de una nueva política económica –NEP- en el oriente europeo, no debemos tener ninguna duda de que hoy esos vientos soplan en América Latina. Las felonías son pasajeras.(O)

La cerviz del poder mediático

¨La noticia llegó tras más de tres meses de análisis. La Unión Europea, UE, embargó a Venezuela la venta de armas e insumos para la represión. Canadá y Estados Unidos tomaron iguales medidas.” (El Comercio, 14/11/17)


Obsesionada, como está desde hace ya casi dos décadas, la ‘prensa libre’ criolla no podía dejar pasar la noticia para, por enésima vez, configurar una situación de dictadura en la patria de Bolívar. Resulta difícil pensar, por no decir imposible, que los émulos de Larenas añoren algún día un titular a seis columnas: “EE.UU., Canadá y la Unión Europea se autoembargan venta de armas para el asesinato de ciudadanos en cualquier parte del Mundo”; o, uno similar: “EE.UU., Canadá y la Unión Europea convocan a elecciones universales para refundar sus repúblicas con bases democráticas y de reconocimiento de los derechos universales del Hombre y el respeto a la soberanía de los pueblos en cualquier parte del Mundo”.
No, para el poder mediático criollo está bien que un ciudadano extranjero ejerza de hecho la presidencia de la República; no hay ningún problema en que los medios estatales estén a su servicio; es permisible que se burle la voluntad del soberano, reiterada en cada proceso electoral de la última década; que se violenten los debidos procesos para condenar sin la necesidad de presentar pruebas irrefutables.


Luego de que el soberano triunfara en las urnas el 02/04/17, hoy el pueblo ecuatoriano cada día, al levantarse, constata la tragedia anunciada por Juan Jacobo Rousseau en su ‘Contrato Social’: la negación de éste –del Contrato- por incumplimiento con lo pactado de parte del cuerpo político. El triunfador en las elecciones fue el Programa de Gobierno de la Revolución Ciudadana por sobre el ciudadano electo presidente y mucho más por sobre el equipo ministerial al que, moral y éticamente, le corresponde ejecutar dicho programa. Pero no, al Poder Mediático no le preocupan sutilezas morales ni éticas, más aún cuando puede afirmar que el “contrato social” ya es pieza de museo: lo que hoy predomina, según ellos, es el imponderable poder financiero internacional, más concretamente, esta ‘criatura’ siamesa: Poder Financiero-Poder Mediático.


Si hace 100 años, la humanidad era testigo del anuncio de una nueva política económica –NEP- en el oriente europeo, no debemos tener ninguna duda de que hoy esos vientos soplan en América Latina. Las felonías son pasajeras.(O)