Juventud e ideales

Son cuatro generaciones que rondan en la actualidad: los abuelos que ya se terminan, nosotros, nuestros hijos y sus hijos. Cada vez que una generación envejece otra va tomando la posta. En perpetuo fluir, los viejos van impregnando experiencias morales, saberes sociales como un eterno renacer de normas, experiencias, condiciones que se transmiten intangiblemente en la convivencia familiar y social, entonces sentimos como un empujón el cambio generacional impulsando un presente.
La juventud es semilla que germina. Los jóvenes son inspiración, fuego en su carácter, fuerza en sus brazos, imaginación que vuela sin complicidades con el pasado y tiene el privilegio de esparcir semillas nuevas para forjar una historia que comienza en sus días. Así como nosotros provenimos de una generación que nos encendió una tea para alcanzar nuevas metas, y no simplemente vivir para envejecer, qué ejemplo llevarán las nuevas generaciones, ¿al buen ejemplo que creemos dar nosotros, qué será lo que reciben nuestros hijos? Actualmente hay estudios sociológicos que demuestran que la mayoría de los jóvenes dejaron de ser utópicos, no se preocupan mucho por cambiar el mundo ni defender sus ideales, están más centrados en el consumismo, en mantener su imagen, los valores familiares han perdido peso, hay una nueva visión en este aspecto posiblemente basadas en opiniones cada vez más tolerantes. Lo que sí observamos un cambio positivo en cuanto en otros valores como lo es el compromiso con el medio ambiente, la solidaridad con la naturaleza y la vida saludable en muchos de ellos. Ahora fijémonos también en el campo científico. Vemos que la tecnología revolucionó el mundo. Parece que en las nuevas generaciones viene incorporada la tecnología haciendo un enganche el aprendizaje virtual, acelerando la vida y las exigencias para ser útiles dentro de un mundo globalizado. Se tiene acceso a estudios online en las que se pueden obtener maestrías o ciertos estudios más avanzados y este hecho de adquirir con más facilidad los conocimientos, se exige más preparación y actualización en cada rama para estar a la vanguardia en lo laboral y personal. Pero esta vivencia dentro del universo digital no debe transmutarse como en un adoctrinamiento para perder valores básicos del humano que son los más sencillos pero los más fuertes el interactuar física y realmente sin dejarse opacar por esta digitalización que frecuentemente los separa con el mundo que les rodea, sin permitirles darse un enfoque a ser ellos mismos. (O)
Parece que en las nuevas generaciones viene incorporada la tecnología haciendo un enganche el aprendizaje virtual.

Juventud e ideales

Son cuatro generaciones que rondan en la actualidad: los abuelos que ya se terminan, nosotros, nuestros hijos y sus hijos. Cada vez que una generación envejece otra va tomando la posta. En perpetuo fluir, los viejos van impregnando experiencias morales, saberes sociales como un eterno renacer de normas, experiencias, condiciones que se transmiten intangiblemente en la convivencia familiar y social, entonces sentimos como un empujón el cambio generacional impulsando un presente.
La juventud es semilla que germina. Los jóvenes son inspiración, fuego en su carácter, fuerza en sus brazos, imaginación que vuela sin complicidades con el pasado y tiene el privilegio de esparcir semillas nuevas para forjar una historia que comienza en sus días. Así como nosotros provenimos de una generación que nos encendió una tea para alcanzar nuevas metas, y no simplemente vivir para envejecer, qué ejemplo llevarán las nuevas generaciones, ¿al buen ejemplo que creemos dar nosotros, qué será lo que reciben nuestros hijos? Actualmente hay estudios sociológicos que demuestran que la mayoría de los jóvenes dejaron de ser utópicos, no se preocupan mucho por cambiar el mundo ni defender sus ideales, están más centrados en el consumismo, en mantener su imagen, los valores familiares han perdido peso, hay una nueva visión en este aspecto posiblemente basadas en opiniones cada vez más tolerantes. Lo que sí observamos un cambio positivo en cuanto en otros valores como lo es el compromiso con el medio ambiente, la solidaridad con la naturaleza y la vida saludable en muchos de ellos. Ahora fijémonos también en el campo científico. Vemos que la tecnología revolucionó el mundo. Parece que en las nuevas generaciones viene incorporada la tecnología haciendo un enganche el aprendizaje virtual, acelerando la vida y las exigencias para ser útiles dentro de un mundo globalizado. Se tiene acceso a estudios online en las que se pueden obtener maestrías o ciertos estudios más avanzados y este hecho de adquirir con más facilidad los conocimientos, se exige más preparación y actualización en cada rama para estar a la vanguardia en lo laboral y personal. Pero esta vivencia dentro del universo digital no debe transmutarse como en un adoctrinamiento para perder valores básicos del humano que son los más sencillos pero los más fuertes el interactuar física y realmente sin dejarse opacar por esta digitalización que frecuentemente los separa con el mundo que les rodea, sin permitirles darse un enfoque a ser ellos mismos. (O)
Parece que en las nuevas generaciones viene incorporada la tecnología haciendo un enganche el aprendizaje virtual.