Heterofobia

Los medios de comunicación ecuatorianos han sido un elemento esencial para transmitir un mensaje de homofobia/transfobia/machismo y misoginia que ha marcado en el imaginario colectivo ecuatoriano, como resultado, la resistencia de poder comprender las múltiples y diversas realidades de lo que personas LGBTIQ+ viven en el Ecuador.


Así hemos tenido, primero, programas “cómicos” de Ecuavisa como: Vivos y La Mofle, u “obras” de teatro como: La Michi y la Melo, gestadas desde aquella heteronormatividad obligatoria del hombre costeño. Estos espacios han capitalizado las identidades sexo género diversas y han impulsado el acoso en el espacio público, privado y violencias a personas LGBTI, ya que sus “chistes” se han materializado en violencias. Entre quienes han lucrado están: “Actores/Actrices” como: David Reinoso, Víctor Arauz y Flor María Palomeque. El debate sobre este ejercicio antiético de sus profesiones vuelve a la luz, tras las denuncias de la Colectiva Maricas Unidas de la ciudad de Guayaquil y personas de la población LGBTIQ+, las primeras, tuvieron un acercamiento con Arauz, que más que para debatir, fue, para educarlo.


Y segundo, los programas de debate, como Hora 25 que este domingo 09 de junio, abordó un panel sobre Matrimonio Civil Igualitario con un pastor y a un abogado antiderechos, tuvieron espacio en televisión nacional para un tema eminentemente de derechos humanos, el pastor Arturo Norero mencionó, “Lo antinatural es crece, nace y se muere sin reproducirse”, “Viene la pedofilia, el bestialismo y me debo casar con mi perra, porque mi perra es mi señora y deben respetarla”, “los privilegios que quieren grupos minoritarios” y “el grupo de personas con desviación sexual”, pero sin quedarse atrás, el abogado antiderechos Braulio Álvarez aseveró “En la Corte Constitucional se está debatiendo  el abuso sexual (…) su Fundación Pakta dio fundamentos a favor a que se legalice la pedofilia”, desmentido inmediatamente por Christian Paula quien mencionó que iniciarán un proceso legal.


David Reinoso, en el live de instragram de Maricas Unidas, comentó, “Ustedes que comentan son heterofóbicos” y “dejen de ser víctimas que ustedes no lo son”. Ahí el error cuando se habla desde el privilegio, la hetorofobia no existe, pero la LGBTIQ fobia sí.

Las personas LGBTIQ+ y heterosexuales necesitamos debates jurídicos, éticos y coherentes al momento real que vivimos, el matrimonio civil igualitario y el aborto, deben darse en el marco de los derechos humanos, la honestidad científica y el Estado laico.

La televisión ecuatoriana desde 1980 usa como recurso “humorístico” la naturalización de la homofobia, transfobia, el machismo y la misoginia.

Heterofobia

Los medios de comunicación ecuatorianos han sido un elemento esencial para transmitir un mensaje de homofobia/transfobia/machismo y misoginia que ha marcado en el imaginario colectivo ecuatoriano, como resultado, la resistencia de poder comprender las múltiples y diversas realidades de lo que personas LGBTIQ+ viven en el Ecuador.


Así hemos tenido, primero, programas “cómicos” de Ecuavisa como: Vivos y La Mofle, u “obras” de teatro como: La Michi y la Melo, gestadas desde aquella heteronormatividad obligatoria del hombre costeño. Estos espacios han capitalizado las identidades sexo género diversas y han impulsado el acoso en el espacio público, privado y violencias a personas LGBTI, ya que sus “chistes” se han materializado en violencias. Entre quienes han lucrado están: “Actores/Actrices” como: David Reinoso, Víctor Arauz y Flor María Palomeque. El debate sobre este ejercicio antiético de sus profesiones vuelve a la luz, tras las denuncias de la Colectiva Maricas Unidas de la ciudad de Guayaquil y personas de la población LGBTIQ+, las primeras, tuvieron un acercamiento con Arauz, que más que para debatir, fue, para educarlo.


Y segundo, los programas de debate, como Hora 25 que este domingo 09 de junio, abordó un panel sobre Matrimonio Civil Igualitario con un pastor y a un abogado antiderechos, tuvieron espacio en televisión nacional para un tema eminentemente de derechos humanos, el pastor Arturo Norero mencionó, “Lo antinatural es crece, nace y se muere sin reproducirse”, “Viene la pedofilia, el bestialismo y me debo casar con mi perra, porque mi perra es mi señora y deben respetarla”, “los privilegios que quieren grupos minoritarios” y “el grupo de personas con desviación sexual”, pero sin quedarse atrás, el abogado antiderechos Braulio Álvarez aseveró “En la Corte Constitucional se está debatiendo  el abuso sexual (…) su Fundación Pakta dio fundamentos a favor a que se legalice la pedofilia”, desmentido inmediatamente por Christian Paula quien mencionó que iniciarán un proceso legal.


David Reinoso, en el live de instragram de Maricas Unidas, comentó, “Ustedes que comentan son heterofóbicos” y “dejen de ser víctimas que ustedes no lo son”. Ahí el error cuando se habla desde el privilegio, la hetorofobia no existe, pero la LGBTIQ fobia sí.

Las personas LGBTIQ+ y heterosexuales necesitamos debates jurídicos, éticos y coherentes al momento real que vivimos, el matrimonio civil igualitario y el aborto, deben darse en el marco de los derechos humanos, la honestidad científica y el Estado laico.

La televisión ecuatoriana desde 1980 usa como recurso “humorístico” la naturalización de la homofobia, transfobia, el machismo y la misoginia.