Fotoperiodismo

El 2 de septiembre de 2012 la violencia criminal arrebató a mi familia la vida de Juan Antonio, mi hermano menor. En honor a su memoria creamos, junto al colectivo fotográfico Paradocs, del cual él formaba parte, el premio “Fotoperiodismo por la paz, Juan Antonio Serrano”. Lo hicimos como una forma de conservar viva su memoria, apoyando la actividad profesional a la que estaba dedicado, el fotoperiodismo, y como una forma de enviar un mensaje a la sociedad a favor de la paz y en contra de toda forma de violencia. La iniciativa mantiene plena vigencia.
Desde entonces seis años han pasado, e igual número de ediciones del evento han sido realizadas. Gracias al trabajo, talento e inteligencia de François “Cocó” Laso, Santiago Serrano y Paula Parrini, miembros fundadores de Paradocs junto a Juan Antonio, sus colegas y hermanos de profesión, el evento ha adquirido una importante presencia no solo nacional sino regional, transformándose quizás en el espacio de mayor dinamismo de la fotografía ligada al periodismo en Ecuador, lo cual ayuda a sobrellevar la ausencia de un ser tan querido y positivo como lo fue mi hermano.
El evento se financia exclusivamente gracias a donaciones de personas y empresas privadas las cuales, desinteresada y generosamente, cada año contribuyen a la supervivencia de una iniciativa que busca generar mayor visibilidad para la fotografía enviando un mensaje a favor de la convivencia pacífica, lo cual no significa libre de conflictos, sino una en la que procesemos las diferencias en un marco de respeto, aunque esto implique, a veces, reflexiones críticas incómodas. A todas aquellas personas y empresas el agradecimiento de nuestra parte es sincero y eterno. Como familia nos implicamos de lleno en cada edición aunque subrayo el rol de Mónica Arellano de Serrano, quien se ha convertido en el pilar que permite la continuidad del premio. El evento nos recuerda la fragilidad de la vida así como la necesidad de construir una sociedad más humana y solidaria. La edición de este año estuvo dedicada a los tres miembros de diario El Comercio brutalmente asesinados en la frontera norte, con cuyas familias nos identificamos en el dolor de la pérdida irracional de un ser querido que, de pronto, ya no está más entre nosotros. Nuestra intención es, como bien ha dicho Stephen Ferry, presidente del jurado, evitar que la violencia se normalice en el país porque, de lo contrario, habremos fracasado como sociedad. (O)

Nuestra intención es evitar que la violencia se normalice en el país porque, de lo contrario, habremos fracasado como sociedad.

Fotoperiodismo

El 2 de septiembre de 2012 la violencia criminal arrebató a mi familia la vida de Juan Antonio, mi hermano menor. En honor a su memoria creamos, junto al colectivo fotográfico Paradocs, del cual él formaba parte, el premio “Fotoperiodismo por la paz, Juan Antonio Serrano”. Lo hicimos como una forma de conservar viva su memoria, apoyando la actividad profesional a la que estaba dedicado, el fotoperiodismo, y como una forma de enviar un mensaje a la sociedad a favor de la paz y en contra de toda forma de violencia. La iniciativa mantiene plena vigencia.
Desde entonces seis años han pasado, e igual número de ediciones del evento han sido realizadas. Gracias al trabajo, talento e inteligencia de François “Cocó” Laso, Santiago Serrano y Paula Parrini, miembros fundadores de Paradocs junto a Juan Antonio, sus colegas y hermanos de profesión, el evento ha adquirido una importante presencia no solo nacional sino regional, transformándose quizás en el espacio de mayor dinamismo de la fotografía ligada al periodismo en Ecuador, lo cual ayuda a sobrellevar la ausencia de un ser tan querido y positivo como lo fue mi hermano.
El evento se financia exclusivamente gracias a donaciones de personas y empresas privadas las cuales, desinteresada y generosamente, cada año contribuyen a la supervivencia de una iniciativa que busca generar mayor visibilidad para la fotografía enviando un mensaje a favor de la convivencia pacífica, lo cual no significa libre de conflictos, sino una en la que procesemos las diferencias en un marco de respeto, aunque esto implique, a veces, reflexiones críticas incómodas. A todas aquellas personas y empresas el agradecimiento de nuestra parte es sincero y eterno. Como familia nos implicamos de lleno en cada edición aunque subrayo el rol de Mónica Arellano de Serrano, quien se ha convertido en el pilar que permite la continuidad del premio. El evento nos recuerda la fragilidad de la vida así como la necesidad de construir una sociedad más humana y solidaria. La edición de este año estuvo dedicada a los tres miembros de diario El Comercio brutalmente asesinados en la frontera norte, con cuyas familias nos identificamos en el dolor de la pérdida irracional de un ser querido que, de pronto, ya no está más entre nosotros. Nuestra intención es, como bien ha dicho Stephen Ferry, presidente del jurado, evitar que la violencia se normalice en el país porque, de lo contrario, habremos fracasado como sociedad. (O)

Nuestra intención es evitar que la violencia se normalice en el país porque, de lo contrario, habremos fracasado como sociedad.