Expresión

“Desde que se inventó la imprenta, la ‘libertad de prensa’ es la voluntad del dueño de la imprenta”. Que es una frase acuñada por Rafael Correa, parece es acertada ante las graves denuncias que ha hecho David Jiménez, periodista que dirigió diario El Mundo de España, al señalar en su libro “El director” que “los sobresueldos para informadores estaban a la orden del día pagados por agencias de comunicación, clubes de futbol, partidos políticos y grandes empresas como Telefónica que durante la presidencia de César Alierta llego a tener subvencionados a 80 de los mas conocidos informadores de España”.
Es decir, los medios de comunicación son controlados por grandes grupos económicos y determinan la información que puede circular.
En nuestra Constitución están consagrados el derecho a la comunicación, a la información y en especial a la libertad de expresión, pero ¿Qué es la libertad de expresión? En la tradición liberal de los derechos lo principal era el no hacer – no interferir – en el ejercicio del derecho. Eso implicaba que el Estado debía abstenerse de vulnerar ese derecho al cerrar ilegalmente un periódico.
Por lo contrario, en el Estado Constitucional el ejercicio del derecho a la libertad de expresión se configura bajo el hacer, es decir un derecho prestacional. Con ello se debe garantizar que a mas de la existencia de los medios de comunicación privados, existan los públicos y comunitarios.
Esto avalaría que, siendo una democracia plural, se pueda abrir los espacios para otras voces y no únicamente para quienes tengan el dinero para poder comprar una radio o un canal de televisión. Siendo así el cierre de Ecuador Inmediato, la autocensura a quienes no llevan la línea oficial en un periódico, la invisibilización de quienes opinan diferente a un régimen político, nos parecen son las demostraciones de la negación de la sociedad democrática.
Así, la libertad de expresión no es únicamente para un sector político, sino es para todos los ciudadanos. La libertad de prensa es sumamente relevante para el control del ejercicio del poder, para limitar el autoritarismo ya que sin ella la democracia constitucional esta en vilo, en fin, esperemos en poco tiempo no tener que decir lo que bien señala David Jiménez “el poder había dejado de temer a la prensa y ahora era la prensa la que temía al poder”. (O)
Como dice el español David Jiménez: El poder había dejado de temer a la prensa y ahora era la prensa la que temía al poder.

Expresión

“Desde que se inventó la imprenta, la ‘libertad de prensa’ es la voluntad del dueño de la imprenta”. Que es una frase acuñada por Rafael Correa, parece es acertada ante las graves denuncias que ha hecho David Jiménez, periodista que dirigió diario El Mundo de España, al señalar en su libro “El director” que “los sobresueldos para informadores estaban a la orden del día pagados por agencias de comunicación, clubes de futbol, partidos políticos y grandes empresas como Telefónica que durante la presidencia de César Alierta llego a tener subvencionados a 80 de los mas conocidos informadores de España”.
Es decir, los medios de comunicación son controlados por grandes grupos económicos y determinan la información que puede circular.
En nuestra Constitución están consagrados el derecho a la comunicación, a la información y en especial a la libertad de expresión, pero ¿Qué es la libertad de expresión? En la tradición liberal de los derechos lo principal era el no hacer – no interferir – en el ejercicio del derecho. Eso implicaba que el Estado debía abstenerse de vulnerar ese derecho al cerrar ilegalmente un periódico.
Por lo contrario, en el Estado Constitucional el ejercicio del derecho a la libertad de expresión se configura bajo el hacer, es decir un derecho prestacional. Con ello se debe garantizar que a mas de la existencia de los medios de comunicación privados, existan los públicos y comunitarios.
Esto avalaría que, siendo una democracia plural, se pueda abrir los espacios para otras voces y no únicamente para quienes tengan el dinero para poder comprar una radio o un canal de televisión. Siendo así el cierre de Ecuador Inmediato, la autocensura a quienes no llevan la línea oficial en un periódico, la invisibilización de quienes opinan diferente a un régimen político, nos parecen son las demostraciones de la negación de la sociedad democrática.
Así, la libertad de expresión no es únicamente para un sector político, sino es para todos los ciudadanos. La libertad de prensa es sumamente relevante para el control del ejercicio del poder, para limitar el autoritarismo ya que sin ella la democracia constitucional esta en vilo, en fin, esperemos en poco tiempo no tener que decir lo que bien señala David Jiménez “el poder había dejado de temer a la prensa y ahora era la prensa la que temía al poder”. (O)
Como dice el español David Jiménez: El poder había dejado de temer a la prensa y ahora era la prensa la que temía al poder.