Estan-D-flación

Visto

En Ecuador, el índice de precios al consumidor -IPCU- (parámetro que sirve para medir la inflación) se incrementó durante los últimos 11 años un 50%, mientras que en EE.UU. el incremento fue del orden del 20%.

Este hecho genera un serio problema de competitividad para la producción ecuatoriana, mas aún, cuando no tenemos instrumentos de política cambiaria. Esta situación se agrava cuando los otros países con los cuales mantenemos intercambios comerciales aplican medidas devaluatorias.

Por su lado, el PIB, durante el mismo período pasó de 46.000 millones de dólares a 104.000 millones de dólares. El comportamiento de los precios durante los últimos meses muestra un preocupante descenso; pues, en 12 meses se acumuló una tasa negativa de -057%, de -019% en los últimos 4 meses.

La meta de + 1.4% de inflación para el año 2018, definitivamente no se alcanzaría. Técnicamente se puede hablar que el país vive o está entrando en un peligroso proceso deflacionario. Si a lo anterior agregamos el comportamiento de las tasas de empleo adecuado -que está disminuyendo fuertemente- y consideramos, además, que el PIB en el primer trimestre decreció en el 07% y, probablemente, se repitió la tasa negativa en el segundo trimestre, se podría hablar que entramos ya en un proceso recesivo.
Hasta hace un medio siglo, la historia y la teoría económica consideraban como una situación imposible que simultáneamente la economía esté en una fase recesiva y los precios suban persistente y generalizadamente. Sinembargo, en los años 70, la teoría fue superada por la realidad.

Se presentó un fenómeno que fue bautizado como ESTANFLACIÓN (estancamiento con inflación y desempleo). En la "receta" económica, se requiere incrementar el gasto público para enfrentar la caída de la producción, y aumentar las tasas de interés y reducir la oferta monetaria para bajar la inflación, pero ocurre que se "cura" un problema y se agrava el otro.

Ahora, nos preguntamos: ¿Qué pasa si en la fórmula de este peligroso cóctel, cambiamos inflación, por deflación?. Al fenómeno podríamos denominarlo ESTAN-D-FLACIÓN podría definirse como un fenómeno económico caracterizado por la presencia simultánea y sostenida de: caída de la producción (tasas negativas de crecimiento del PIB), decrecimiento persistente de los precios (deflación) y aumento del desempleo y del empleo de mala calidad.

La raíz del problema -que es siempre de carácter política- se encuentra básicamente en la contracción de la demanda agregada. Si esta es la causa básica, la solución, obligatoriamente pasa por impulsar la demanda agregada. La política fiscal contra cíclica, en estas condiciones, es imprescindible.

La experiencia reciente ocurrida en Portugal y en Grecia, es una evidencia a considerarla en serio. Mientras Grecia, que aplicó a rajatabla lo que la troica (FMI, incluido)le impuso, sigue sumida en una profunda crisis, el gobierno socialista de Portugal, que se desmarcó de la troica y del FMI, logró salir del abismo, recupero el empleo y la producción.

Aplicó una política contra cíclica, incluso devolvió a los trabajadores públicos los salarios que el gobierno conservador les quitó. Temo que en nuestro país, la Ley de Fomento Productivo profundice los problemas. (O)

Estan-D-flación

En Ecuador, el índice de precios al consumidor -IPCU- (parámetro que sirve para medir la inflación) se incrementó durante los últimos 11 años un 50%, mientras que en EE.UU. el incremento fue del orden del 20%.

Este hecho genera un serio problema de competitividad para la producción ecuatoriana, mas aún, cuando no tenemos instrumentos de política cambiaria. Esta situación se agrava cuando los otros países con los cuales mantenemos intercambios comerciales aplican medidas devaluatorias.

Por su lado, el PIB, durante el mismo período pasó de 46.000 millones de dólares a 104.000 millones de dólares. El comportamiento de los precios durante los últimos meses muestra un preocupante descenso; pues, en 12 meses se acumuló una tasa negativa de -057%, de -019% en los últimos 4 meses.

La meta de + 1.4% de inflación para el año 2018, definitivamente no se alcanzaría. Técnicamente se puede hablar que el país vive o está entrando en un peligroso proceso deflacionario. Si a lo anterior agregamos el comportamiento de las tasas de empleo adecuado -que está disminuyendo fuertemente- y consideramos, además, que el PIB en el primer trimestre decreció en el 07% y, probablemente, se repitió la tasa negativa en el segundo trimestre, se podría hablar que entramos ya en un proceso recesivo.
Hasta hace un medio siglo, la historia y la teoría económica consideraban como una situación imposible que simultáneamente la economía esté en una fase recesiva y los precios suban persistente y generalizadamente. Sinembargo, en los años 70, la teoría fue superada por la realidad.

Se presentó un fenómeno que fue bautizado como ESTANFLACIÓN (estancamiento con inflación y desempleo). En la "receta" económica, se requiere incrementar el gasto público para enfrentar la caída de la producción, y aumentar las tasas de interés y reducir la oferta monetaria para bajar la inflación, pero ocurre que se "cura" un problema y se agrava el otro.

Ahora, nos preguntamos: ¿Qué pasa si en la fórmula de este peligroso cóctel, cambiamos inflación, por deflación?. Al fenómeno podríamos denominarlo ESTAN-D-FLACIÓN podría definirse como un fenómeno económico caracterizado por la presencia simultánea y sostenida de: caída de la producción (tasas negativas de crecimiento del PIB), decrecimiento persistente de los precios (deflación) y aumento del desempleo y del empleo de mala calidad.

La raíz del problema -que es siempre de carácter política- se encuentra básicamente en la contracción de la demanda agregada. Si esta es la causa básica, la solución, obligatoriamente pasa por impulsar la demanda agregada. La política fiscal contra cíclica, en estas condiciones, es imprescindible.

La experiencia reciente ocurrida en Portugal y en Grecia, es una evidencia a considerarla en serio. Mientras Grecia, que aplicó a rajatabla lo que la troica (FMI, incluido)le impuso, sigue sumida en una profunda crisis, el gobierno socialista de Portugal, que se desmarcó de la troica y del FMI, logró salir del abismo, recupero el empleo y la producción.

Aplicó una política contra cíclica, incluso devolvió a los trabajadores públicos los salarios que el gobierno conservador les quitó. Temo que en nuestro país, la Ley de Fomento Productivo profundice los problemas. (O)

Visto