Erick el héroe niño

El día viernes 13 de diciembre del año 2019, pasa a formar parte del calendario memorable, por haberse producido un acto heroico, siendo protagonista el niño Erick Zhagui de apenas 10 años de edad. El escenario, un hermoso paraje del Pongo, perteneciente al cantón Girón de la provincia del Azuay, cuando el bus escolar que transportaba a Erick, a su hermano y a otros niños del sector, sufrió un terrible accidente, rodando muchos metros abajo por descuido de su conductora. Al ver que su hermano y los otros niños estaban atrapados en el automotor, con toda la serenidad y fortaleza, utilizó su cabeza para romper un vidrio y así poder rescatar a los ocupantes y así lo hizo. Lo ocurrido marca la vida del pequeño Erick, convirtiéndole en un verdadero ejemplo para niños y adultos. La Policía Nacional a mando del jefe zonal el Coronel Mario Castro, ha tomado la acertada decisión de declararle “héroe” por haber salvado la vida de algunos niños ocupantes del bus escolar. Erick, el ilustre niño que se destaca de entre los demás, por su hazaña o por su participación en este acto considerado como heroico, tiene todas las cualidades para ser considerado un héroe: Se interesó por el bienestar de los demás niños, se puso en los zapatos de los demás, fue competente y se sintió seguro de lo que hizo, fue capaz de plantarle cara al miedo y cumplió su objetivo, a pesar de los obstáculos.
El héroe niño forma parte del elenco de personas comunes que arriesgan su vida para salvar a los demás, cuyos valores son los que marcan la diferencia con el resto de la sociedad, que en mucho de los casos huyen y no afrontan el problema. Erick ha creado su propia microhistoria, que jamás olvidará y devendrá en nuevas y nobles acciones. En los próximos días el niño será reconocido por la Policía Nacional; sin embargo, vale recordar que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social en ejercicio de las atribuciones y facultades que le confiere la Constitución de la República, la Ley de Reconocimiento a los Héroes y Heroínas Nacionales, mediante Resolución debería conceder también el reconocimiento de héroe, al niño Erick Zhagui. La lección que nos da el pequeño Erick, se convierte en un imperativo ético, para emprender la construcción decidida de un mundo mejor, para el cultivo y práctica de la adhesión fraterna. Su capacidad empática despierta en nosotros la preocupación por los demás y el amor fraternal que trascienda y deje huella. (O)

Erick el héroe niño

El día viernes 13 de diciembre del año 2019, pasa a formar parte del calendario memorable, por haberse producido un acto heroico, siendo protagonista el niño Erick Zhagui de apenas 10 años de edad. El escenario, un hermoso paraje del Pongo, perteneciente al cantón Girón de la provincia del Azuay, cuando el bus escolar que transportaba a Erick, a su hermano y a otros niños del sector, sufrió un terrible accidente, rodando muchos metros abajo por descuido de su conductora. Al ver que su hermano y los otros niños estaban atrapados en el automotor, con toda la serenidad y fortaleza, utilizó su cabeza para romper un vidrio y así poder rescatar a los ocupantes y así lo hizo. Lo ocurrido marca la vida del pequeño Erick, convirtiéndole en un verdadero ejemplo para niños y adultos. La Policía Nacional a mando del jefe zonal el Coronel Mario Castro, ha tomado la acertada decisión de declararle “héroe” por haber salvado la vida de algunos niños ocupantes del bus escolar. Erick, el ilustre niño que se destaca de entre los demás, por su hazaña o por su participación en este acto considerado como heroico, tiene todas las cualidades para ser considerado un héroe: Se interesó por el bienestar de los demás niños, se puso en los zapatos de los demás, fue competente y se sintió seguro de lo que hizo, fue capaz de plantarle cara al miedo y cumplió su objetivo, a pesar de los obstáculos.
El héroe niño forma parte del elenco de personas comunes que arriesgan su vida para salvar a los demás, cuyos valores son los que marcan la diferencia con el resto de la sociedad, que en mucho de los casos huyen y no afrontan el problema. Erick ha creado su propia microhistoria, que jamás olvidará y devendrá en nuevas y nobles acciones. En los próximos días el niño será reconocido por la Policía Nacional; sin embargo, vale recordar que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social en ejercicio de las atribuciones y facultades que le confiere la Constitución de la República, la Ley de Reconocimiento a los Héroes y Heroínas Nacionales, mediante Resolución debería conceder también el reconocimiento de héroe, al niño Erick Zhagui. La lección que nos da el pequeño Erick, se convierte en un imperativo ético, para emprender la construcción decidida de un mundo mejor, para el cultivo y práctica de la adhesión fraterna. Su capacidad empática despierta en nosotros la preocupación por los demás y el amor fraternal que trascienda y deje huella. (O)