Equipo de trabajo

En el mundo empresarial, podemos encontrar muchas teorías e hipótesis, mismas que nos ofrecen guías de  cómo lograr resultados efectivos, en otras palabras: Cómo hacer que nuestras ideas funcionen?
Pasamos los años buscando  las herramientas físicas, tecnológicas e incluso financieras para alcanzar eficiencias o resultados, descartando e implementando varios modelos de negocios que vamos diseñando, como parte de nuestros procesos de mejora continua.
Igual nos sucede en la vida personal. No logramos alcanzar nuestras metas o plasmar en realidades todos esos sueños e ideas, y cambiamos una y varias veces la forma de hacer las cosas, buscando lograrlas.
La pregunta que muchas veces nos falta, antes de desechar lo que estamos haciendo, es: Lo tratamos o hicimos adecuadamente?, es decir, lo ejecutamos como debía ejecutarse?. No está mal ser parte de un proceso de reinvención constante en la búsqueda de resultados, pero esto servirá siempre que estemos seguros que la primera vez que lo hicimos ejecutamos todo lo establecido  previamente y de manera excelente, caso contrario solamente seremos inconstantes e ineficientes.
Segunda pregunta: Por qué no lo pudimos hacer como lo habíamos planificado?. La respuesta es  elemental: NO tenemos el equipo humano necesario para lograrlo.
En primer lugar, cada uno de nosotros debe ser el mejor jugador del equipo, más aún si nuestra función es ser líderes del mismo; el líder es aquel que hace las cosas, y no únicamente el que pide que sean hechas. Luego cada una de las personas que formen parte del equipo debe ser el jugador que necesitamos para esa posición, el mejor, al igual que en un equipo de fútbol.
El proceso de crecimiento empresarial debe consistir en: Soñar,  desarrollar Ideas para alcanzar esos sueños y caminar en la constante búsqueda de los mejores jugadores para formar el mejor equipo… Eso será lo único que al final marcará la diferencia.
Hemos visto muchas veces, como el mismo proceso o la misma idea ejecutada por dos personas distintas genera resultados diferentes, y perdemos mucho tiempo tratando de acoplar las ideas a las personas, cuando lo que necesitamos es encontrar o asignar a  la persona adecuada para ejecutar la IDEA desarrollada.
Nuestra misión fundamental como líderes es armar el mejor equipo, pues con este jugaremos en las ligas a las que lleguemos y seguramente lograremos grandes hazañas. (O)
Nuestra misión como líderes es armar el mejor equipo, pues con este jugaremos en las ligas a las que lograremos grandes hazañas.

Equipo de trabajo

En el mundo empresarial, podemos encontrar muchas teorías e hipótesis, mismas que nos ofrecen guías de  cómo lograr resultados efectivos, en otras palabras: Cómo hacer que nuestras ideas funcionen?
Pasamos los años buscando  las herramientas físicas, tecnológicas e incluso financieras para alcanzar eficiencias o resultados, descartando e implementando varios modelos de negocios que vamos diseñando, como parte de nuestros procesos de mejora continua.
Igual nos sucede en la vida personal. No logramos alcanzar nuestras metas o plasmar en realidades todos esos sueños e ideas, y cambiamos una y varias veces la forma de hacer las cosas, buscando lograrlas.
La pregunta que muchas veces nos falta, antes de desechar lo que estamos haciendo, es: Lo tratamos o hicimos adecuadamente?, es decir, lo ejecutamos como debía ejecutarse?. No está mal ser parte de un proceso de reinvención constante en la búsqueda de resultados, pero esto servirá siempre que estemos seguros que la primera vez que lo hicimos ejecutamos todo lo establecido  previamente y de manera excelente, caso contrario solamente seremos inconstantes e ineficientes.
Segunda pregunta: Por qué no lo pudimos hacer como lo habíamos planificado?. La respuesta es  elemental: NO tenemos el equipo humano necesario para lograrlo.
En primer lugar, cada uno de nosotros debe ser el mejor jugador del equipo, más aún si nuestra función es ser líderes del mismo; el líder es aquel que hace las cosas, y no únicamente el que pide que sean hechas. Luego cada una de las personas que formen parte del equipo debe ser el jugador que necesitamos para esa posición, el mejor, al igual que en un equipo de fútbol.
El proceso de crecimiento empresarial debe consistir en: Soñar,  desarrollar Ideas para alcanzar esos sueños y caminar en la constante búsqueda de los mejores jugadores para formar el mejor equipo… Eso será lo único que al final marcará la diferencia.
Hemos visto muchas veces, como el mismo proceso o la misma idea ejecutada por dos personas distintas genera resultados diferentes, y perdemos mucho tiempo tratando de acoplar las ideas a las personas, cuando lo que necesitamos es encontrar o asignar a  la persona adecuada para ejecutar la IDEA desarrollada.
Nuestra misión fundamental como líderes es armar el mejor equipo, pues con este jugaremos en las ligas a las que lleguemos y seguramente lograremos grandes hazañas. (O)
Nuestra misión como líderes es armar el mejor equipo, pues con este jugaremos en las ligas a las que lograremos grandes hazañas.