Enseñanza

Los grandes cambios en el modelo de universidad suscitados desde la vigencia de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), algunos de ellos controversiales por hacer referencia a la autonomía universitaria, el ingreso a la universidad o la exigencia de la obtención de un PhD para ser docente -casi sin apoyo estatal-, terminan por determinar la visión de una universidad funcional o una crítica al sistema imperante.
Sin embargo, también es relevante reflexionar sobre el contenido, los métodos y los medios de enseñanza de las ciencias o disciplinas, por ello esta vez me referiré brevemente a los métodos de enseñanza del Derecho. Hector Fix Fierro, jurista e investigador mexicano, cree que los modelos de enseñanza del Derecho son obsoletos para las exigencias de los estudiantes del siglo XXI, esto cuando se refiere a México, aunque me parece que esta aseveración es igual de válida para nuestro país por varias razones.
Aún en las escuelas de Derecho sigue siendo utilizada la técnica de la conferencia magistral, como la más utilizada y a veces la única. Además, comúnmente los profesores se concretan en la aprehensión de la norma en abstracto por parte de sus estudiantes, dejando de lado un enfoque práctico, que permita desarrollar ciertas habilidades y destrezas que les sean de utilidad para empezar a pensar como un abogado, juez, o cualquiera de los operadores del sistema de administración de justicia. No obstante, no queremos con eso prescribir que la conferencia magistral ha dejado de ser válida, sino que es necesario complementar esta técnica útil, con otras que desarrollen otras capacidades del estudiante. Quienes estuvimos en las aulas de clases en la década pasada, sabemos que tuvimos grandes docentes, pero que cada vez sus técnicas o métodos de enseñanza estaban más anclados al siglo XX. En el tercer milenio se puede evidenciar la aplicación de nuevos métodos de enseñanza, como el PBL, o técnicas como el análisis de casos que pueden ser de mucha utilidad para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Asimismo es imprescindible involucrar a los estudiantes en la cultura de la investigación con una perspectiva interdisciplinaria. Finalmente, incentivar en los estudiantes el afán de servir a los demás, sea en el ámbito público o privado, con un estricto apego a la ética profesional, sin ello la formación académica será un proyecto inconcluso y destinado al fracaso per se de la enseñanza del Derecho. (O)
Asimismo es imprescindible involucrar a los estudiantes en la cultura de la investigación con una perspectiva entre disciplinas.

Enseñanza

Los grandes cambios en el modelo de universidad suscitados desde la vigencia de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), algunos de ellos controversiales por hacer referencia a la autonomía universitaria, el ingreso a la universidad o la exigencia de la obtención de un PhD para ser docente -casi sin apoyo estatal-, terminan por determinar la visión de una universidad funcional o una crítica al sistema imperante.
Sin embargo, también es relevante reflexionar sobre el contenido, los métodos y los medios de enseñanza de las ciencias o disciplinas, por ello esta vez me referiré brevemente a los métodos de enseñanza del Derecho. Hector Fix Fierro, jurista e investigador mexicano, cree que los modelos de enseñanza del Derecho son obsoletos para las exigencias de los estudiantes del siglo XXI, esto cuando se refiere a México, aunque me parece que esta aseveración es igual de válida para nuestro país por varias razones.
Aún en las escuelas de Derecho sigue siendo utilizada la técnica de la conferencia magistral, como la más utilizada y a veces la única. Además, comúnmente los profesores se concretan en la aprehensión de la norma en abstracto por parte de sus estudiantes, dejando de lado un enfoque práctico, que permita desarrollar ciertas habilidades y destrezas que les sean de utilidad para empezar a pensar como un abogado, juez, o cualquiera de los operadores del sistema de administración de justicia. No obstante, no queremos con eso prescribir que la conferencia magistral ha dejado de ser válida, sino que es necesario complementar esta técnica útil, con otras que desarrollen otras capacidades del estudiante. Quienes estuvimos en las aulas de clases en la década pasada, sabemos que tuvimos grandes docentes, pero que cada vez sus técnicas o métodos de enseñanza estaban más anclados al siglo XX. En el tercer milenio se puede evidenciar la aplicación de nuevos métodos de enseñanza, como el PBL, o técnicas como el análisis de casos que pueden ser de mucha utilidad para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Asimismo es imprescindible involucrar a los estudiantes en la cultura de la investigación con una perspectiva interdisciplinaria. Finalmente, incentivar en los estudiantes el afán de servir a los demás, sea en el ámbito público o privado, con un estricto apego a la ética profesional, sin ello la formación académica será un proyecto inconcluso y destinado al fracaso per se de la enseñanza del Derecho. (O)
Asimismo es imprescindible involucrar a los estudiantes en la cultura de la investigación con una perspectiva entre disciplinas.