¿En serio?

Visto

Populismo es el estilo político de la persuasión desde una retórica maniqueísta y demagógica, usa el lugar común para proponer un ideal movilizador que identifica y convoca, pero carece de una línea argumental del desarrollo y ejecución. Populismo es, desde la deconstrucción de lo bueno y lo malo, diferenciar bandos, tomar posición antagónica y disparar a mansalva sobre lo que queda en frente…
El populismo (más allá de las derechas o izquierdas, que le son utilitarias) se reinventa, no únicamente desde el efervescente manejo del escenario, la tarima y el discurso que motiva, contagia y enciende, se reinventa también desde la necesidad del nuevo modelo, estilo y estirpe del liderazgo que demanda, desde el imaginario y la expectativa popular un cuadro renovado, ajeno a la función política, cercano a la empresa, natural y espontáneo…
Demagogia es el uso del argumento falaz, del lugar común que disfraza la carencia de una propuesta, plan o programa , demagogia es justificar un voto desde el fútil argumento que recurre al lugar común como refugio, (https:// twitter.com/tomebamba /sttus/1153651005248 233472), un voto que defrauda y decepciona, un voto que encubre y se cubre, un voto que se explica de inmediato porque es inexplicable…
La consulta no es fin ni resultado, es una herramienta para el ejercicio de un derecho constitucional del colectivo para decidir su camino, una herramienta manipulable desde la retórica del poder, nuestra historia reciente da cuenta de ello, pero es, a la hora del té, la mejor herramienta de la cual disponemos hoy, aquí y ahora, para levantar la voz y tomar una decisión que nos cobije en mayoría…
Caminar hacia la consulta desde la decisión de la Cámara Provincial que nos representa o caminar hacia la consulta desde la exigencia popular que se exprese en el resultado de un proceso de recolección de firmas sabe a una bifurcación que debemos asumir y comprender:
Por un lado, reconocernos en el derecho a tomar la decisión de priorizar el camino que queremos recorrer, y la ciudad que queremos heredar a quienes nos vienen delante en el tiempo; y,
Por otro, entender que enfrentamos un entorno de poder dividido entre una administración provincial comprometida con una visión sustentable del proceso ciudad y provincia, frente a una visión municipal que no se expresa aún clara, concreta y comprometida… (O)
Priorizar el camino que queremos recorrer, y la ciudad que queremos heredar a quienes nos vienen delante en el tiempo…

¿En serio?

Populismo es el estilo político de la persuasión desde una retórica maniqueísta y demagógica, usa el lugar común para proponer un ideal movilizador que identifica y convoca, pero carece de una línea argumental del desarrollo y ejecución. Populismo es, desde la deconstrucción de lo bueno y lo malo, diferenciar bandos, tomar posición antagónica y disparar a mansalva sobre lo que queda en frente…
El populismo (más allá de las derechas o izquierdas, que le son utilitarias) se reinventa, no únicamente desde el efervescente manejo del escenario, la tarima y el discurso que motiva, contagia y enciende, se reinventa también desde la necesidad del nuevo modelo, estilo y estirpe del liderazgo que demanda, desde el imaginario y la expectativa popular un cuadro renovado, ajeno a la función política, cercano a la empresa, natural y espontáneo…
Demagogia es el uso del argumento falaz, del lugar común que disfraza la carencia de una propuesta, plan o programa , demagogia es justificar un voto desde el fútil argumento que recurre al lugar común como refugio, (https:// twitter.com/tomebamba /sttus/1153651005248 233472), un voto que defrauda y decepciona, un voto que encubre y se cubre, un voto que se explica de inmediato porque es inexplicable…
La consulta no es fin ni resultado, es una herramienta para el ejercicio de un derecho constitucional del colectivo para decidir su camino, una herramienta manipulable desde la retórica del poder, nuestra historia reciente da cuenta de ello, pero es, a la hora del té, la mejor herramienta de la cual disponemos hoy, aquí y ahora, para levantar la voz y tomar una decisión que nos cobije en mayoría…
Caminar hacia la consulta desde la decisión de la Cámara Provincial que nos representa o caminar hacia la consulta desde la exigencia popular que se exprese en el resultado de un proceso de recolección de firmas sabe a una bifurcación que debemos asumir y comprender:
Por un lado, reconocernos en el derecho a tomar la decisión de priorizar el camino que queremos recorrer, y la ciudad que queremos heredar a quienes nos vienen delante en el tiempo; y,
Por otro, entender que enfrentamos un entorno de poder dividido entre una administración provincial comprometida con una visión sustentable del proceso ciudad y provincia, frente a una visión municipal que no se expresa aún clara, concreta y comprometida… (O)
Priorizar el camino que queremos recorrer, y la ciudad que queremos heredar a quienes nos vienen delante en el tiempo…

Visto