Emprendedores

Visto

El reduccionismo y la subjetividad en que se camina del concepto a la definición, provocan una suerte degenerativa del contenido de la palabra que pierde sentido, fuerza y proyección…
Así en el argot administrativo los términos proactivo y emprendedor se usan de manera indistinta para significar lo mismo, como si fuesen sinónimos en lugar de características complementarias.
La proactividad se define como la capacidad de tomar la iniciativa y romper el modelo lineal del arco reflejo del condicionamiento: estímulo-respuesta; por una respuesta como resultado del análisis, procesamiento, construcción de opciones y decisión de reacciones ante el estímulo. Emprender, por otro lado, es la capacidad de incubar ideas innovadoras que nos conduzcan a tomar acciones proactivas, es decir, para desarrollar la capacidad emprendedora se debe primero desarrollar la actitud o hábito de la proactividad, relación que no es inversamente condicionante.
Emprender significa entender y proyectar; entender el escenario actual, para proyectar el escenario ideal deseado; emprender significa desarrollar las capacidades de: enfoque, homeostasis, innovación y proactividad.
Emprender es tener la capacidad de diseñar el futuro, proactividad es asumir la responsabilidad de caminarlo; se puede ser proactivo sin ser emprendedor, pero no se puede ser emprendedor sin ser proactivo; así como no se pude ser emprendedor sin ser libre y, la libertad la dibuja Sen: “desarrollar las capacidades para alcanzar funcionamientos que amplíen nuestro rango y libertad de elección y selección…”
El trabajo, sostiene Saporosi, por sí solo puede resultar simplemente en un método de supervivencia, si no se acompaña de capital, especialmente de la forma de capital más simple y dinámica que existe: las ideas, la innovación y la creatividad.
Emprender es un ejercicio soberano de nuestra libertad y la única vía hacia la libertad se llama educación, sobre ella inteligencia y trabajo, cincel y plomada.
Emprender es una actitud de vida que se cimienta sobre una plataforma mínima de necesidades básicas satisfechas, sin ella, más que emprender el instinto procura sobrevivir; así, para cosechar una sociedad emprendedora debemos, como condición inicial, sembrar una plataforma mínima de protección que garantice el ejercicio pleno de los derechos fundamentales de cada uno… (O)
Emprender es libertad y la única vía hacia la libertad se llama educación; es tener la capacidad de diseñar el futuro.

Emprendedores

El reduccionismo y la subjetividad en que se camina del concepto a la definición, provocan una suerte degenerativa del contenido de la palabra que pierde sentido, fuerza y proyección…
Así en el argot administrativo los términos proactivo y emprendedor se usan de manera indistinta para significar lo mismo, como si fuesen sinónimos en lugar de características complementarias.
La proactividad se define como la capacidad de tomar la iniciativa y romper el modelo lineal del arco reflejo del condicionamiento: estímulo-respuesta; por una respuesta como resultado del análisis, procesamiento, construcción de opciones y decisión de reacciones ante el estímulo. Emprender, por otro lado, es la capacidad de incubar ideas innovadoras que nos conduzcan a tomar acciones proactivas, es decir, para desarrollar la capacidad emprendedora se debe primero desarrollar la actitud o hábito de la proactividad, relación que no es inversamente condicionante.
Emprender significa entender y proyectar; entender el escenario actual, para proyectar el escenario ideal deseado; emprender significa desarrollar las capacidades de: enfoque, homeostasis, innovación y proactividad.
Emprender es tener la capacidad de diseñar el futuro, proactividad es asumir la responsabilidad de caminarlo; se puede ser proactivo sin ser emprendedor, pero no se puede ser emprendedor sin ser proactivo; así como no se pude ser emprendedor sin ser libre y, la libertad la dibuja Sen: “desarrollar las capacidades para alcanzar funcionamientos que amplíen nuestro rango y libertad de elección y selección…”
El trabajo, sostiene Saporosi, por sí solo puede resultar simplemente en un método de supervivencia, si no se acompaña de capital, especialmente de la forma de capital más simple y dinámica que existe: las ideas, la innovación y la creatividad.
Emprender es un ejercicio soberano de nuestra libertad y la única vía hacia la libertad se llama educación, sobre ella inteligencia y trabajo, cincel y plomada.
Emprender es una actitud de vida que se cimienta sobre una plataforma mínima de necesidades básicas satisfechas, sin ella, más que emprender el instinto procura sobrevivir; así, para cosechar una sociedad emprendedora debemos, como condición inicial, sembrar una plataforma mínima de protección que garantice el ejercicio pleno de los derechos fundamentales de cada uno… (O)
Emprender es libertad y la única vía hacia la libertad se llama educación; es tener la capacidad de diseñar el futuro.

Visto