El turbante

Nacido en la esclavitud, luego reivindicado por las mujeres negras, el turbante es ahora una célebre expresión de estilo e identidad.
El turbante ha sufrido varias transformaciones a través de la historia. Como descendiente de las telas que adornaban las cabezas de las mujeres en el África subsahariana, ha llegado a representar el linaje cultural e histórico que los negros del Continente Americano y han mantenido con el Continente Africano. También se ha convertido en un poderoso complemento del tipo de belleza que se ha enfrentado como la antítesis de la feminidad blanca.
Inicialmente, el turbante no pretendía ser una expresión de resistencia o belleza negra. Como un insulto ofensivo nacido en el racismo y la supremacía blanca, fue apropiado por el pueblo negro cuya humanidad trataron de socavar.
En la actualidad el turbante es un instrumento simbólico de resistencia política y social de la mujer afro en la diáspora es por ello que cada 20 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Turbante, celebrado desde el 2013 en Sudáfrica y desde la fecha a la actualidad muchas son las mujeres que se toman las redes sociales para compartir sus coronas perfectamente envueltas como una forma de celebrar a la mujer negra, este día se convirtió en tendencia y de allí en adelante es un día reconocido para celebrar.
Esta iniciativa fue apoyada por diferentes organizaciones de la población civil, mujeres negras o afro descendientes en el mundo entero.
Este iniciativa también tiene como objetivo el de recordar a nuestras grandes mujeres luchadoras que llevaban en sus cabezas la historia y cultura de sus pueblos, dejando claro que el turbante más allá de un accesorio es resistencia e identidad.
Según nuestras creencia, los nudos del turbante significan jerarquía y saber. Cuando el nudo está a medio lado, se sincroniza con la ubicación del sol, por eso las palenqueras (Grupo de mujeres que huyeron de la esclavización y de manera espontánea fueron tomando conciencia de grupo) y cuando el turbante tiene tres vueltas es una conmemoración a la madre, el padre y los hijos.
El arte de atar un turbante se transmite de madre a hija puesto que demanda no solamente tiempo sino también paciencia. (O)

El turbante

Nacido en la esclavitud, luego reivindicado por las mujeres negras, el turbante es ahora una célebre expresión de estilo e identidad.
El turbante ha sufrido varias transformaciones a través de la historia. Como descendiente de las telas que adornaban las cabezas de las mujeres en el África subsahariana, ha llegado a representar el linaje cultural e histórico que los negros del Continente Americano y han mantenido con el Continente Africano. También se ha convertido en un poderoso complemento del tipo de belleza que se ha enfrentado como la antítesis de la feminidad blanca.
Inicialmente, el turbante no pretendía ser una expresión de resistencia o belleza negra. Como un insulto ofensivo nacido en el racismo y la supremacía blanca, fue apropiado por el pueblo negro cuya humanidad trataron de socavar.
En la actualidad el turbante es un instrumento simbólico de resistencia política y social de la mujer afro en la diáspora es por ello que cada 20 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Turbante, celebrado desde el 2013 en Sudáfrica y desde la fecha a la actualidad muchas son las mujeres que se toman las redes sociales para compartir sus coronas perfectamente envueltas como una forma de celebrar a la mujer negra, este día se convirtió en tendencia y de allí en adelante es un día reconocido para celebrar.
Esta iniciativa fue apoyada por diferentes organizaciones de la población civil, mujeres negras o afro descendientes en el mundo entero.
Este iniciativa también tiene como objetivo el de recordar a nuestras grandes mujeres luchadoras que llevaban en sus cabezas la historia y cultura de sus pueblos, dejando claro que el turbante más allá de un accesorio es resistencia e identidad.
Según nuestras creencia, los nudos del turbante significan jerarquía y saber. Cuando el nudo está a medio lado, se sincroniza con la ubicación del sol, por eso las palenqueras (Grupo de mujeres que huyeron de la esclavización y de manera espontánea fueron tomando conciencia de grupo) y cuando el turbante tiene tres vueltas es una conmemoración a la madre, el padre y los hijos.
El arte de atar un turbante se transmite de madre a hija puesto que demanda no solamente tiempo sino también paciencia. (O)