El poder y la purga

Con fecha 30/08/18, The Economist publica un artículo titulado El Poder y la Purga cuyo autor  afirma: “Un abogado anciano sacude las instituciones del país”, en referencia a Julio César Trujillo, agregando a renglón seguido que se trata del “segundo hombre más poderoso del Ecuador, casi tanto como el actual presidente Lenín Moreno”. El poder del cual dispone hoy el abogado en mención lo explicaría el estar al frente del CPCCS, circunstancia que parece no encajar en la lógica del articulista por la información curricular recogida: militante conservador, candidato presidencial que recaudó menos del 5% de votos, convertido luego en ‘tábano del establecimiento’ por su asesoramiento a movimientos sociales y ambientalistas, sin olvidar sus 87 años de edad. Lo que sí entusiasma al redactor de The Economist, es la tarea que hoy cumple J.C. Trujillo por encargo expreso: ”La tarea del señor Trujillo ha sido revertir el trabajo del CPCCS de Correa. En su nueva encarnación, el CPCCS ha reemplazado a los cinco miembros del Consejo de la Judicatura con partidarios de la independencia judicial”. Sin embargo, su entusiasmo se ensombrece al meditar sobre algunos desaciertos que pueden estarse deslizando en los nombramientos de las nuevas autoridades  de transición y, sobre todo, al reflexionar que dentro de un año se elegirá un Consejo de Participación definitivo. “La verdadera prueba llegará cuando los titulares de cargos de hoy cometan delitos que requieren un enjuiciamiento. El CPCCS seguirá siendo poderoso, quizás demasiado poderoso”, enfatiza el autor. Al margen del entusiasmo o de la prevención del articulista, es evidente que hay elementos incuestionables que no pueden ser ignorados. El Dr. J.C. Trujillo ha estado vinculado a la Democracia Cristiana, partido que gobernó el país hasta 1984. Las organizaciones sociales y ambientalistas, de las cuales fue asesor, tenían patrocinio precisamente de las ONGs vinculadas a la Democracia Cristiana internacional. Curiosamente, un exdirigente de esas organizaciones y que hoy es miembro del CPCCS, ha expresado públicamente su desacuerdo con alguna medida económica tomada por el Gobierno. Finalmente, hay razones de preocupación por las acciones de los encargados de la purga: se destituye a un funcionario de alto nivel ‘por no tener título de tercer nivel’; inmediatamente se nombra a su reemplazo, pero coincidentemente, éste adolece de igual falencia! Sí, señor de acuerdo: demasiado poder. (O)

El poder y la purga

Con fecha 30/08/18, The Economist publica un artículo titulado El Poder y la Purga cuyo autor  afirma: “Un abogado anciano sacude las instituciones del país”, en referencia a Julio César Trujillo, agregando a renglón seguido que se trata del “segundo hombre más poderoso del Ecuador, casi tanto como el actual presidente Lenín Moreno”. El poder del cual dispone hoy el abogado en mención lo explicaría el estar al frente del CPCCS, circunstancia que parece no encajar en la lógica del articulista por la información curricular recogida: militante conservador, candidato presidencial que recaudó menos del 5% de votos, convertido luego en ‘tábano del establecimiento’ por su asesoramiento a movimientos sociales y ambientalistas, sin olvidar sus 87 años de edad. Lo que sí entusiasma al redactor de The Economist, es la tarea que hoy cumple J.C. Trujillo por encargo expreso: ”La tarea del señor Trujillo ha sido revertir el trabajo del CPCCS de Correa. En su nueva encarnación, el CPCCS ha reemplazado a los cinco miembros del Consejo de la Judicatura con partidarios de la independencia judicial”. Sin embargo, su entusiasmo se ensombrece al meditar sobre algunos desaciertos que pueden estarse deslizando en los nombramientos de las nuevas autoridades  de transición y, sobre todo, al reflexionar que dentro de un año se elegirá un Consejo de Participación definitivo. “La verdadera prueba llegará cuando los titulares de cargos de hoy cometan delitos que requieren un enjuiciamiento. El CPCCS seguirá siendo poderoso, quizás demasiado poderoso”, enfatiza el autor. Al margen del entusiasmo o de la prevención del articulista, es evidente que hay elementos incuestionables que no pueden ser ignorados. El Dr. J.C. Trujillo ha estado vinculado a la Democracia Cristiana, partido que gobernó el país hasta 1984. Las organizaciones sociales y ambientalistas, de las cuales fue asesor, tenían patrocinio precisamente de las ONGs vinculadas a la Democracia Cristiana internacional. Curiosamente, un exdirigente de esas organizaciones y que hoy es miembro del CPCCS, ha expresado públicamente su desacuerdo con alguna medida económica tomada por el Gobierno. Finalmente, hay razones de preocupación por las acciones de los encargados de la purga: se destituye a un funcionario de alto nivel ‘por no tener título de tercer nivel’; inmediatamente se nombra a su reemplazo, pero coincidentemente, éste adolece de igual falencia! Sí, señor de acuerdo: demasiado poder. (O)