El nuevo alcalde

Cuenca la de las aguas, la ciudad cargada de alma, la que orgullosamente ostenta el título de ciudad patrimonio mundial, tiene un nuevo horizonte, un reto de cambio de visión y paradigmas. Como resultado del proceso electoral en la elección de alcalde, hay dos grandes ganadores Pedro Palacios y Jefferson Pérez, candidatos que derrotaron al status quo y a la tradicional forma de hacer política, sumando nuevas voces y proyectos, encarnados en algunos candidatos que tuvieron una muy buena votación por diferenciarse de la vieja política.
Cuenca votó por el cambio, se cansó de los rostros de siempre, de las falacias y las promesas incumplidas. Nos cansamos de los gastos superfluos,  de los shows, de las tarimas, de un gobierno local de propaganda, que ha hecho del gasto público su promoción. El nuevo alcalde Pedro Palacios, tiene una gran responsabilidad, su gestión y la del concejo cantonal debe ser transparente y accesible para todos. En donde la democracia participativa sea la prioridad y que las decisiones que se adopten de mano con los ciudadanos sean más legítimas.
Cuenca respira un nuevo y alentador aire, en donde no habrá cabida para la política tránsfuga, clientelar, de extorsión, de chantaje y de exclusión, que mira al ciudadano como sinónimo de voto, de multitud ciega. Las y los concejales electos provenientes de los diferentes sectores políticos, están en la obligación de servir, asumiendo una actitud crítica y de debate sobre los diversos problemas que aquejan al cantón. De la misma manera, los ciudadanos debemos poner el hombro para levantar la imagen y el buen nombre de la ciudad, para convertirla en referente nacional e internacional.
Queremos una alcaldía y concejo cantonal, con liderazgo, que no excluyan al ciudadano  por sus ideas o pensamiento político. Soñamos en una ciudad para los niños, para las mujeres, para las  personas con discapacidad, para los adultos mayores, para los excluidos y la diversidad, una ciudad para todos, incluyente y sin indiferencia. Queremos un alcalde cercano, trabajador, honesto, respetuoso, valiente e inteligente, ahora, más que nunca necesitamos creer en los nuevos políticos. Auguramos al nuevo alcalde Pedro Palacios, el mejor de los éxitos en su administración, los ciudadanos estamos prestos a poner el hombro para hacer de Cuenca la ciudad ejemplar. Como ciudadano de a pie, me comprometo aportar con ideas y proyectos y ser portavoz de una parte de la “calle”. (O)

El nuevo alcalde

Cuenca la de las aguas, la ciudad cargada de alma, la que orgullosamente ostenta el título de ciudad patrimonio mundial, tiene un nuevo horizonte, un reto de cambio de visión y paradigmas. Como resultado del proceso electoral en la elección de alcalde, hay dos grandes ganadores Pedro Palacios y Jefferson Pérez, candidatos que derrotaron al status quo y a la tradicional forma de hacer política, sumando nuevas voces y proyectos, encarnados en algunos candidatos que tuvieron una muy buena votación por diferenciarse de la vieja política.
Cuenca votó por el cambio, se cansó de los rostros de siempre, de las falacias y las promesas incumplidas. Nos cansamos de los gastos superfluos,  de los shows, de las tarimas, de un gobierno local de propaganda, que ha hecho del gasto público su promoción. El nuevo alcalde Pedro Palacios, tiene una gran responsabilidad, su gestión y la del concejo cantonal debe ser transparente y accesible para todos. En donde la democracia participativa sea la prioridad y que las decisiones que se adopten de mano con los ciudadanos sean más legítimas.
Cuenca respira un nuevo y alentador aire, en donde no habrá cabida para la política tránsfuga, clientelar, de extorsión, de chantaje y de exclusión, que mira al ciudadano como sinónimo de voto, de multitud ciega. Las y los concejales electos provenientes de los diferentes sectores políticos, están en la obligación de servir, asumiendo una actitud crítica y de debate sobre los diversos problemas que aquejan al cantón. De la misma manera, los ciudadanos debemos poner el hombro para levantar la imagen y el buen nombre de la ciudad, para convertirla en referente nacional e internacional.
Queremos una alcaldía y concejo cantonal, con liderazgo, que no excluyan al ciudadano  por sus ideas o pensamiento político. Soñamos en una ciudad para los niños, para las mujeres, para las  personas con discapacidad, para los adultos mayores, para los excluidos y la diversidad, una ciudad para todos, incluyente y sin indiferencia. Queremos un alcalde cercano, trabajador, honesto, respetuoso, valiente e inteligente, ahora, más que nunca necesitamos creer en los nuevos políticos. Auguramos al nuevo alcalde Pedro Palacios, el mejor de los éxitos en su administración, los ciudadanos estamos prestos a poner el hombro para hacer de Cuenca la ciudad ejemplar. Como ciudadano de a pie, me comprometo aportar con ideas y proyectos y ser portavoz de una parte de la “calle”. (O)