El Dios de Espinoza

¿Qué era para Einstein Dios? Y el respondía: creo en el Dios de Baruc de Espinoza y Descartes, filósofo neo irlandés. Dios hubiera dicho deja de estar rezando y dándote golpes en el pecho, quiero que salgas y goces del mundo, quiero que cantes, que te diviertas de todo lo que he hecho, deja de irte a esos templos lúgubres que tú mismo construiste y dices que esa es mi casa.
Mi casa, mi templo está en las montañas, en las playas, en los ríos. Ahí es donde vivo y expreso mi amor por ti.
Deja de culparte por tu vida miserable. Yo nunca dije que había algo malo en ti, que eras un pecador, que el sexo era pecado. Con él puedes expresar tu amor, tu alegría; es un regalo que te he dado.
No me culpes a mí por lo que te han hecho creer. Deja de leer las supuestas escrituras sagradas si no puedes leerme en los ojos de tu hijito, en la sonrisa de un amigo, en un paisaje, en un amanecer.
No me encontrarás en ningún libro. Confía en mí. Yo no te culpo ni crítico.
Deja de tenerme tanto miedo, deja de pedirme perdón. Yo te creé así, te llené de pasiones, de incoherencias, de equivocaciones, de libre albedrío.
Respeta a tus semejantes. No hagas a otros lo que no quieres que te hagan. Lo único que te pido: pon atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.
Amigo, esta vida no es un prueba ni un escalón, ni un preludio al paraíso, ni un paso en el camino, ni un ensayo.
Esta vida es lo único que necesitas. Te he hecho completamente libre. No hay premios ni castigos. Nadie lleva un registro. Eres sumamente libre para crear un cielo o un infierno. No te pueden decir si hay otra vida, pero sí te digo, vive como si no lo hubiera, como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir; así, si no hay otra vida, has tenido la oportunidad que te di y si lo hay te preguntaré: ¿Qué aprendiste? ¿Te gustó? ¿Disfrutaste?
Agradéceme siendo feliz, no me busques afuera, búscame dentro de ti. Ahí estoy yo latiendo por ti. //fragmento tomado del Facebook.
Por este pensar no creo en elucubraciones.
Dicen que cuando una madre llora por el hijo ausente, solo se le causa sufrimiento a su espíritu. Cada lágrima, símbolo de dolor en esta tierra, llegará hacia donde estén convertida en un símbolo de amor que ellos abrazarán, será una luz de energía del más puro y eterno amor. // Por ti mi Cris//. (O)

El Dios de Espinoza

¿Qué era para Einstein Dios? Y el respondía: creo en el Dios de Baruc de Espinoza y Descartes, filósofo neo irlandés. Dios hubiera dicho deja de estar rezando y dándote golpes en el pecho, quiero que salgas y goces del mundo, quiero que cantes, que te diviertas de todo lo que he hecho, deja de irte a esos templos lúgubres que tú mismo construiste y dices que esa es mi casa.
Mi casa, mi templo está en las montañas, en las playas, en los ríos. Ahí es donde vivo y expreso mi amor por ti.
Deja de culparte por tu vida miserable. Yo nunca dije que había algo malo en ti, que eras un pecador, que el sexo era pecado. Con él puedes expresar tu amor, tu alegría; es un regalo que te he dado.
No me culpes a mí por lo que te han hecho creer. Deja de leer las supuestas escrituras sagradas si no puedes leerme en los ojos de tu hijito, en la sonrisa de un amigo, en un paisaje, en un amanecer.
No me encontrarás en ningún libro. Confía en mí. Yo no te culpo ni crítico.
Deja de tenerme tanto miedo, deja de pedirme perdón. Yo te creé así, te llené de pasiones, de incoherencias, de equivocaciones, de libre albedrío.
Respeta a tus semejantes. No hagas a otros lo que no quieres que te hagan. Lo único que te pido: pon atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.
Amigo, esta vida no es un prueba ni un escalón, ni un preludio al paraíso, ni un paso en el camino, ni un ensayo.
Esta vida es lo único que necesitas. Te he hecho completamente libre. No hay premios ni castigos. Nadie lleva un registro. Eres sumamente libre para crear un cielo o un infierno. No te pueden decir si hay otra vida, pero sí te digo, vive como si no lo hubiera, como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir; así, si no hay otra vida, has tenido la oportunidad que te di y si lo hay te preguntaré: ¿Qué aprendiste? ¿Te gustó? ¿Disfrutaste?
Agradéceme siendo feliz, no me busques afuera, búscame dentro de ti. Ahí estoy yo latiendo por ti. //fragmento tomado del Facebook.
Por este pensar no creo en elucubraciones.
Dicen que cuando una madre llora por el hijo ausente, solo se le causa sufrimiento a su espíritu. Cada lágrima, símbolo de dolor en esta tierra, llegará hacia donde estén convertida en un símbolo de amor que ellos abrazarán, será una luz de energía del más puro y eterno amor. // Por ti mi Cris//. (O)