Ecuador - EE.UU.

Estados Unidos es el principal socio comercial del Ecuador. Históricamente, este país ha sido el destino de la mayoría de nuestras exportaciones, siempre con un saldo positivo en la balanza comercial. Si bien hasta el momento no tenemos un acuerdo comercial de largo plazo, esquemas de preferencias unilaterales como el ATPDEA -ya concluido- y el SPG -todavía vigente- han permitido el crecimiento de nuestras exportaciones en el mercado estadounidense.
Según los últimos registros, un tercio del total de exportaciones no petroleras del Ecuador tienen como destino los Estados Unidos. Este porcentaje -todavía muy importante- ha decrecido en los últimos años, especialmente por la terminación de Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga, ATPDEA, concesión unilateral de los Estados Unidos hacia los países andinos que, entre 2002 y 2013, benefició al sector ecuatoriano al reducir aranceles a 6300 productos de exportación.
Durante este lapso, el sector exportador experimentó un gran progreso a nivel de producción y comercialización. Al terminar la vigencia de estas preferencias, los países vecinos, Colombia y Perú, suscribieron acuerdos comerciales a largo plazo. Ecuador se retiró en medio de las negociaciones.
A la fecha, el Ecuador todavía se beneficia del Sistema General de Preferencias, SGP, que termina en diciembre de 2020, concesión unilateral que beneficia a más de 120 países en desarrollo con la reducción o eliminación de aranceles.
Asimismo, debido a que el Ecuador no cuenta con un acuerdo comercial a largo plazo con los Estados Unidos, sumado al hecho de tener al dólar como moneda de curso legal (condición que impide las devaluaciones intencionales), hacen que muchos productos de exportación sean totalmente dependientes de estas preferencias para continuar en el mercado estadounidense.
Sin exportaciones, la dolarización no es sostenible. El proceso de abrir y consolidar nuevos mercados para nuestros productos debe ir acompañado de políticas públicas y acciones concretas orientadas a mejorar la productividad, competitividad e innovación en nuestro país. Del desarrollo de nuevos productos y del acceso a nuevos mercados se desprenderá nuevas plazas de empleo, crecimiento económico y bienestar para todos los ecuatorianos. (O)
El proceso de abrir y consolidar nuevos mercados para nuestros productos debe ir acompañado de políticas públicas.

Ecuador - EE.UU.

Estados Unidos es el principal socio comercial del Ecuador. Históricamente, este país ha sido el destino de la mayoría de nuestras exportaciones, siempre con un saldo positivo en la balanza comercial. Si bien hasta el momento no tenemos un acuerdo comercial de largo plazo, esquemas de preferencias unilaterales como el ATPDEA -ya concluido- y el SPG -todavía vigente- han permitido el crecimiento de nuestras exportaciones en el mercado estadounidense.
Según los últimos registros, un tercio del total de exportaciones no petroleras del Ecuador tienen como destino los Estados Unidos. Este porcentaje -todavía muy importante- ha decrecido en los últimos años, especialmente por la terminación de Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga, ATPDEA, concesión unilateral de los Estados Unidos hacia los países andinos que, entre 2002 y 2013, benefició al sector ecuatoriano al reducir aranceles a 6300 productos de exportación.
Durante este lapso, el sector exportador experimentó un gran progreso a nivel de producción y comercialización. Al terminar la vigencia de estas preferencias, los países vecinos, Colombia y Perú, suscribieron acuerdos comerciales a largo plazo. Ecuador se retiró en medio de las negociaciones.
A la fecha, el Ecuador todavía se beneficia del Sistema General de Preferencias, SGP, que termina en diciembre de 2020, concesión unilateral que beneficia a más de 120 países en desarrollo con la reducción o eliminación de aranceles.
Asimismo, debido a que el Ecuador no cuenta con un acuerdo comercial a largo plazo con los Estados Unidos, sumado al hecho de tener al dólar como moneda de curso legal (condición que impide las devaluaciones intencionales), hacen que muchos productos de exportación sean totalmente dependientes de estas preferencias para continuar en el mercado estadounidense.
Sin exportaciones, la dolarización no es sostenible. El proceso de abrir y consolidar nuevos mercados para nuestros productos debe ir acompañado de políticas públicas y acciones concretas orientadas a mejorar la productividad, competitividad e innovación en nuestro país. Del desarrollo de nuevos productos y del acceso a nuevos mercados se desprenderá nuevas plazas de empleo, crecimiento económico y bienestar para todos los ecuatorianos. (O)
El proceso de abrir y consolidar nuevos mercados para nuestros productos debe ir acompañado de políticas públicas.