Dolarización

Visto

La indignación de millones de ecuatorianos que veían como sus pocos ahorros, sus bajos sueldos, se acompañaban de la falta de empatía de la clase política en el gobierno que mas parecía la junta general de algún banco. Eso es lo que recuerdo de los inicios del año 2000, no era el Y2K lo que derrumbo la economía de los ecuatorianos, sino la “bendita” dolarización ¿Cómo empezó esto? En el año de 1994 con el exvicepresidente Alberto Dahik, personaje de la derecha política que defendía el neoliberalismo a ultranza, a quien señala la historia que alguna vez le llamó “terrorista económico”, el expresidente Febres Cordero. Dahik impulsó en el Congreso Nacional la Ley General de Instituciones del Sistema Financiero que abrió las puertas al libertinaje bancario, permitiendo los créditos vinculados.


Otro hecho que nos llevo a desembocar en la dolarización fue lo que disponía la Constitución de 1998: Hasta que el Estado cuente con instrumentos legales adecuados para enfrentar crisis financieras y por el plazo no mayor de dos años contados a partir de la vigencia de esta Constitución, el Banco Central del Ecuador podrá otorgar créditos de estabilidad y de solvencia a las instituciones financieras. ¿Se preparaba el feriado bancario? ¿La clase política pagaba favores a banqueros? Lo que nos señala la historia es clave: 1) Una buena parte de los ministros del gobierno de Jamil Mahuad estaban vinculados a los bancos. Un ejemplo es Guillermo Lasso que fue superministro de Economía. 2) La Ley AGD que permitió que los banqueros endosaran al Estado las consecuencias del manejo irresponsable que llevó a la ruina a decenas de entidades fue aprobada por La “Aplanadora” – Partido Social Cristiano y Democracia Popular- en diciembre de 1998.


El cinco de marzo de 1999 se declaraba el feriado bancario por parte de Mahuad con el fin de proteger el dinero de los depositantes ¿En verdad el salvataje bancario era para ayudar a los depositantes? O era para salvar a mis amigos banqueros pensaría Mahuad. El 09 de enero del 2000, el expresidente establecía el sistema de dolarización. Años después los resultados están a la vista, si nos permitió bajar rápidamente la inflación, a un dígito, se desterró la devaluación, pero también se eliminó el sucre. Por otro lado, más de un millón de personas migraron fuera del país, ocho mil millones de dólares en pérdidas, decenas de adultos mayores fallecieron. Y ahora nos cuentan que Mahuad fue bueno. Necesitamos más historia y menos cuentos. (O)

Dolarización

La indignación de millones de ecuatorianos que veían como sus pocos ahorros, sus bajos sueldos, se acompañaban de la falta de empatía de la clase política en el gobierno que mas parecía la junta general de algún banco. Eso es lo que recuerdo de los inicios del año 2000, no era el Y2K lo que derrumbo la economía de los ecuatorianos, sino la “bendita” dolarización ¿Cómo empezó esto? En el año de 1994 con el exvicepresidente Alberto Dahik, personaje de la derecha política que defendía el neoliberalismo a ultranza, a quien señala la historia que alguna vez le llamó “terrorista económico”, el expresidente Febres Cordero. Dahik impulsó en el Congreso Nacional la Ley General de Instituciones del Sistema Financiero que abrió las puertas al libertinaje bancario, permitiendo los créditos vinculados.


Otro hecho que nos llevo a desembocar en la dolarización fue lo que disponía la Constitución de 1998: Hasta que el Estado cuente con instrumentos legales adecuados para enfrentar crisis financieras y por el plazo no mayor de dos años contados a partir de la vigencia de esta Constitución, el Banco Central del Ecuador podrá otorgar créditos de estabilidad y de solvencia a las instituciones financieras. ¿Se preparaba el feriado bancario? ¿La clase política pagaba favores a banqueros? Lo que nos señala la historia es clave: 1) Una buena parte de los ministros del gobierno de Jamil Mahuad estaban vinculados a los bancos. Un ejemplo es Guillermo Lasso que fue superministro de Economía. 2) La Ley AGD que permitió que los banqueros endosaran al Estado las consecuencias del manejo irresponsable que llevó a la ruina a decenas de entidades fue aprobada por La “Aplanadora” – Partido Social Cristiano y Democracia Popular- en diciembre de 1998.


El cinco de marzo de 1999 se declaraba el feriado bancario por parte de Mahuad con el fin de proteger el dinero de los depositantes ¿En verdad el salvataje bancario era para ayudar a los depositantes? O era para salvar a mis amigos banqueros pensaría Mahuad. El 09 de enero del 2000, el expresidente establecía el sistema de dolarización. Años después los resultados están a la vista, si nos permitió bajar rápidamente la inflación, a un dígito, se desterró la devaluación, pero también se eliminó el sucre. Por otro lado, más de un millón de personas migraron fuera del país, ocho mil millones de dólares en pérdidas, decenas de adultos mayores fallecieron. Y ahora nos cuentan que Mahuad fue bueno. Necesitamos más historia y menos cuentos. (O)

Visto