División de poderes

Visto

La Asamblea Nacional Constituyente francesa de 1789, expidió la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y; dentro de las varias normas que contiene el documento, se resalta el articulo 16 que reza así: Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes determinada, no tiene Constitución. Los revolucionarios franceses, no tuvieron en cuenta el éxito de sus proclamas liberales, y tampoco el dogma que tendría su declaración prescriptiva.


Si bien todos estamos de acuerdo que, frente al despotismo ilustrado, es necesario la distribución del poder en varios órganos y funciones, siempre esperamos que eso sea cierto en nuestro Estado. La pregunta es ¿Qué es la división de poderes? -no podemos dar una respuesta argumentada por el espacio- si bien es uno de los temas trascendentales cuando eres estudiante de Derecho o Ciencia Política, la comprensión de los elementos o condiciones del Estado de Derecho, creo generalmente son de los mas apreciados teóricamente, pero a su vez muy denostados en la razón practica.


Una primera distinción la establece Riccardo Guastini, como buen analítico, y resaltable seguidor de las ideas de Bobbio, Tarello, Scarpelli, diferencia separación y división de poderes. Así, cuando hablamos de separación de poderes acudimos a dos principios: 1) la especialización plena de las funciones del Estado, y; 2) la independencia reciproca de los órganos del Estado. A lo contrario, cuando hablamos de división de poderes estamos frente a dos principios: 1) La no plena especialización de las funciones del Estado, y; 2) la falta de independencia reciproca de los órganos del Estado. En definitiva, tanto separación como división de poderes son dos modelos de organización del poder.


La distinción nos ayuda a comprender el modelo que nuestra Constitución determina en la distribución del poder estatal. Es evidente que nuestro modelo es el de división de poderes, no obstante, siempre en la reflexión popular se encuentra generalmente el uso incomodo de estos términos, quizás como acusador y a veces como acusado. Categorizado como un principio de raigambre liberal, sin embargo, sigue siendo un elemento sine qua non del Estado Constitucional de Derecho, mas allá de su origen tradicional, es una condición que no puede obviarse para catalogar la buena salud de la democracia republicana.
Extracto: “nuestro modelo es el de división de poderes”. 

División de poderes

La Asamblea Nacional Constituyente francesa de 1789, expidió la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y; dentro de las varias normas que contiene el documento, se resalta el articulo 16 que reza así: Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes determinada, no tiene Constitución. Los revolucionarios franceses, no tuvieron en cuenta el éxito de sus proclamas liberales, y tampoco el dogma que tendría su declaración prescriptiva.


Si bien todos estamos de acuerdo que, frente al despotismo ilustrado, es necesario la distribución del poder en varios órganos y funciones, siempre esperamos que eso sea cierto en nuestro Estado. La pregunta es ¿Qué es la división de poderes? -no podemos dar una respuesta argumentada por el espacio- si bien es uno de los temas trascendentales cuando eres estudiante de Derecho o Ciencia Política, la comprensión de los elementos o condiciones del Estado de Derecho, creo generalmente son de los mas apreciados teóricamente, pero a su vez muy denostados en la razón practica.


Una primera distinción la establece Riccardo Guastini, como buen analítico, y resaltable seguidor de las ideas de Bobbio, Tarello, Scarpelli, diferencia separación y división de poderes. Así, cuando hablamos de separación de poderes acudimos a dos principios: 1) la especialización plena de las funciones del Estado, y; 2) la independencia reciproca de los órganos del Estado. A lo contrario, cuando hablamos de división de poderes estamos frente a dos principios: 1) La no plena especialización de las funciones del Estado, y; 2) la falta de independencia reciproca de los órganos del Estado. En definitiva, tanto separación como división de poderes son dos modelos de organización del poder.


La distinción nos ayuda a comprender el modelo que nuestra Constitución determina en la distribución del poder estatal. Es evidente que nuestro modelo es el de división de poderes, no obstante, siempre en la reflexión popular se encuentra generalmente el uso incomodo de estos términos, quizás como acusador y a veces como acusado. Categorizado como un principio de raigambre liberal, sin embargo, sigue siendo un elemento sine qua non del Estado Constitucional de Derecho, mas allá de su origen tradicional, es una condición que no puede obviarse para catalogar la buena salud de la democracia republicana.
Extracto: “nuestro modelo es el de división de poderes”. 

Visto